El Materno inicia una investigación para prolongar la lactancia materna

Madres en un curso de lactancia materna en un hospital del SES. :: HOY/
Madres en un curso de lactancia materna en un hospital del SES. :: HOY

Las matronas detectan que la mayoría de las madres están dispuestas a amamantar pero pocas llegan a los seis meses

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

La intervención motivacional breve es un concepto de Psicología que se cruzó hace poco en el camino de la matrona Cristina Franco.

Con más de una década de experiencia en los paritorios, a Franco siempre le ha interesado la lactancia materna y ahora investiga para mejorarla. A partir de su tesis doctoral ha puesto en marcha una investigación que prepara a las madres con charlas de motivación psicológica.

El ensayo clínico se iniciará en breve de forma simultánea en el Hospital de Don Benito-Villanueva y en el Materno de Badajoz. El proyecto se presentó a la Conferencia Internacional de Matronas de mayo y recibió un premio de siete mil dólares para ejecutarlo.

«La OMS quiere que en 2025 la mitad de los bebés se alimenten con el pecho hasta el medio año»

«La OMS quiere que en 2025 la mitad de los bebés se alimenten con el pecho hasta el medio año» Cristina Franco Investigadora

Cristina Franco parte de dos datos objetivos. Casi el noventa por ciento de las gestantes están dispuestas a amamantar a sus hijos, pero solo el 20% llega al sexto mes tras la maternidad con lactancia exclusiva, el período recomendado por la OMS y las sociedades de pediatría.

Aunque no hay muchos estudios publicados sobre el abandono temprano en la región, la matrona y profesora de la Universidad cree que estos mismos valores se pueden aplicar igualmente a la región. «Hemos hecho muy bien el trabajo de promoción. La gente se ha concienciado, sin embargo, luego hay un abandono muy temprano, por eso queremos mejorar», explica.

Y aquí es donde entra la intervención motivacional breve. A Cristina le habló de esta metodología un compañero de la Universidad de Extremadura que preparaba su tesis doctoral. Cuando le dijo que este método de trabajo estaba dando resultados positivos en pacientes en tratamiento para superar adicciones o para iniciarse en hábitos de vida saludables, pensó que igualmente se podría aplicar en la maternidad.

La intervención motivante clarifica los objetivos que debe cumplir cada uno y los obstáculos que le impiden hacerlo. A través de las entrevistas y charlas abiertas, aclara, buscan motivaciones reales y concretas que les hagan ganar confianza.

Habitualmente, en el posparto inmediato, el personal de paritorio explica a las mujeres los beneficios de la leche materna, pero se trata de una charla muy genérica. Cristina apuesta por un encuentro motivante y abierto para que la madre resuelva sus dudas y refuerce su confianza para no abandonar.

Presión social

Por su experiencia ha detectado que la falta de confianza es lo que lleva al abandono temprano. De ahí que ahora quiera reforzarla. No saben muy bien cuánta leche recibe el niño y temen no darle el alimento suficiente. En esta incertidumbre influye la idea generalizada de que las tomas deben repetirse cada tres horas. Si los niños lloran y piden cada hora y media o dos horas, a las madres les asaltan las dudas. La matrona aclara que el período de tres horas no se puede aplicar a los niños amamantados. La leche materna se digiere mucho más rápido que la de fórmula y es lógico que no aguanten tanto tiempo. Cristina insiste, la lactancia materna se hace a demanda, cada vez que el bebé lo requiera.

Puede ser cada noventa o ciento veinte minutos, pero resulta muy raro que un lactante tome en periodos largos. El temor se acrecienta si vive en un entorno ajeno a la lactancia. «Las madres de ahora son hijas de una generación a la que convencieron de que la leche artificial era mejor. Si continuamente te dicen que tu bebé llora mucho porque pasa hambre, pues es lógico que al final introduzcas el suplemento y abandones el pecho».

La matrona cree que la mejor forma de amortiguar la presión social pasa por preparar psicológicamente a las mujeres. Tendrían menos dudas si inician el proceso realmente convencidas, con las ideas claras y motivadas para prolongar hasta los seis meses como mínimo.

En estos momentos están cerrando la captación de mujeres dispuestas a participar en el ensayo clínico de trabajo psicológico.

Tanto en el Hospital de Don Benito-Villanueva como en el Materno de Badajoz habrá dos grupos distintos. En uno seguirán trabajando como lo hacen habitualmente, informando y dando una charla explicativa en cuanto dan a luz y en otro iniciarán la entrevista motivante, aplicando la metodología psicológica de intervención motivacional breve. A cada participante se le hará un seguimiento para ver si llegan al mes, a los tres meses o a los seis meses.

Cristina Franco parte de la hipótesis de que a los seis meses habrá más madres del grupo motivacional dando el pecho que en el de control. «Por mi parte, trato de intentar demostrar que la intervención motivacional da resultados positivos y reduce el abandono temprano. Si se demuestra, se podría aplicar en otros hospitales».

Han fijado como periodo de muestreo los seis meses porque tanto la OMS como la Sociedad Española de Pediatría recomiendan que el bebé se alimente exclusivamente de leche materna hasta el medio año. Aunque en muchos casos hay quien decide introducir cereales o fruta al cuarto o quinto mes, Cristina recuerda que no hay evidencias científicas de que este adelanto resulte saludable para el niño. Sin embargo, aclara, sí que hay estudios médicos que demuestran los beneficios de la lactancia materna exclusiva a los seis meses.

La OMS se ha puesto como objetivo que en el año 2025, el 50% de los niños lleguen al medio año a base solo de lo que toman de la madre. No se trata de un objetivo inalcanzable, insiste Cristina, pero se trata de abrir vías para intentar conseguirlo. De ahí el interés que ha despertado el proyecto de investigación tanto en Don Benito como en Badajoz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos