«Mi madre ha pasado dos horas anestesiada en un quirófano para nada»

Olga Sánchez, con la reclamación que ha puesto, ayer en el hospital Infanta Cristina. :: /PAKOPÍ
Olga Sánchez, con la reclamación que ha puesto, ayer en el hospital Infanta Cristina. :: / PAKOPÍ

Olga Sánchez denuncia que el problema surgido en el Infanta Cristina con un enchufe ha impedido la intervención quirúrgica

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Ha presentado una queja ante el servicio de Atención al Paciente, en el hospital Infanta Cristina, y anuncia que acudirá a los tribunales para que lo que le ha pasado a su madre «no vuelva a repetirse, que no le ocurra a nadie más», afirma Olga Sánchez, residente en la localidad de Lobón.

El pasado abril le comunicaron que su madre, María Vega Gracia, de 68 años, sería sometida a una intervención quirúrgica en el plazo aproximado de un mes para quitarle las piedras que tiene en el uréter y solucionar así sus problemas de riñón.

«Finalmente nos llamaron para que ingresara el 2 de agosto, porque al día siguiente sería cuando los urólogos la operarían; y el día 3, a las 08.15 horas, la llevaron al quirófano», relata Olga Sánchez.

Dos horas después, pasadas las 10.30 de la mañana, «salieron dos médicos del quirófano para informarnos, como es lo normal, pero lo que nos dijeron es que mi madre no había podido ser intervenida». El motivo de esta circunstancia, siempre según el relato de la hija de la paciente, «es que el enchufe al que había que conectar el láser con el que iban a intervenirla no servía y que, aunque habían tratado de resolver el problema para operarla, no había sido posible». Olga Sánchez señala que las dos facultativas que les informaron les explicaron, asimismo, que el problema había surgido porque el quirófano en el que habitualmente realizaban este tipo de intervenciones estaba en obras y que, por ello, habían tenido que ocupar otro, «y era en éste en el que se había dado el problema con el enchufe».

María Vega Gracia, la paciente y madre de la denunciante, fue traslada desde el quirófano hasta la unidad de Reanimación y regresó a la habitación pasadas las 12.30 horas de la mañana del viernes. «Al día siguiente le dieron el alta y desde el sábado, 4 de agosto, está en casa; ahora tenemos que regresar el 13 de agosto porque la operarán el 14, cuando la tendrán que volver a anestesiar y cuando esperamos que esta vez la intervengan de verdad», declara Olga Sánchez.

«Me parece indignante lo que ha ocurrido, y por eso he presentado la reclamación en el SES y llevaré el caso al juzgado», afirma. «Considero que anestesiar a una persona y llevarla al quirófano antes de comprobar que lo que hay en la sala funciona, y que por tanto la operación se podrá llevar a cabo, es una irresponsabilidad», señala. «Porque estamos hablando de una persona y de que se la ha anestesiado para nada», añade.

Por eso, después de presentar la reclamación, acudió al Servicio de Urología para pedir un informe en el que detallaran lo ocurrido y en el que señalaran que debido a un enchufe a su madre no se la había podido operar.

Desde el SES

Olga Sánchez asegura que después de llamar a muchas puertas para ello, les atendió por fin el jefe de Urología. «Pero no solo lo hizo con malos modos, sino que además se atrevió a decirnos que mi madre sí había sido operada, porque en el quirófano se le cambió el catéter con el que llegó, cuando la realidad es que mi madre no entró al quirófano para ello, sino para sacarle las piedras del uréter y sigue con ellas», explica Olga. «De hecho, por eso tiene que volver al quirófano el próximo martes, día 14».

El SES, por su parte, no realiza ninguna valoración respecto a la queja planteada por Olga Sánchez. Desde la Consejería de Sanidad se explica que no comentan situaciones particulares de pacientes a quienes se les debe salvaguardar su derecho a la intimidad y a la confidencialidad de su historial clínico. «Si se ha presentado una reclamación, será debidamente atendida y respondida, realizando las averiguaciones necesarias para ello. Las explicaciones que haya que dar se darán exclusivamente a la reclamante». Y, por último, que obviamente la usuaria también está en su derecho de llevar el asunto por vía judicial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos