Hacienda dice que irrumpir en la boda era la única forma de cobrar

Fachada de la delegación de Hacienda en Badajoz. /HOY
Fachada de la delegación de Hacienda en Badajoz. / HOY

Justifica que se presentó en el enlace de la pareja de Badajoz por la deuda del catering del banquete y llamó a la Guardia Civil para poder identificarlos

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Era la única forma de cobrar. Es la respuesta de la Agencia Tributaria a la queja de la pareja de Badajoz que les reclama una compensación por interrumpir su boda. Desde esta institución explican que fue la única manera de identificar a los novios e interceptar el dinero que ahora, en lugar de ir a la empresa de catering, servirá para saldar parte de la deuda fiscal de este negocio.

HOY publicó el martes la denuncia de una pareja de recién casados que va a presentar una reclamación de responsabilidad patrimonial contra la Agencia Tributaria. Dos agentes se presentaron en su banquete y les separaron de los invitados hasta en dos ocasiones, la segunda acompañados por agentes de la Guardia Civil. Los inspectores fueron a la finca donde se celebraba el enlace porque la empresa de catering que la alquila tiene una deuda con ellos y les pidieron a los novios que no pagasen a los que organizaban su banquete, sino que retuviesen el dinero para ingresarlo a Hacienda.

Más información

Los novios aseguran que entienden la labor del fisco y que están dispuesto a ingresar el precio de su banquete a esta administración en cuanto se lo indiquen, pero critican las formas. Aseguran que los funcionarios fueron muy agresivos y centraron la atención en ellos cuando la infracción no era suya. Además las interrupciones les alteraron, se perdieron momentos importantes por ejemplo no cortaron la tarta y además el encargado de la empresa, por atender a los trabajadores de la Agencia Tributaria, se ausentó gran parte de la jornada, lo que provocó muchos fallos en el evento.

Ayer Hacienda indicó que por el momento no ha recibido la reclamación de esta pareja y que no puede comentar casos concretos por impedimento legal. Sin embargo explicó por qué sus funcionarios pudieron comportarse así.

«El tipo de actuaciones como las que señala el artículo son actuaciones de embargo de créditos: alguien mantiene una deuda con la Agencia Tributaria y esta le notifica a aquellas personas o empresas que deben abonar cantidades a ese deudor que hasta nuevo aviso esos pagos los realicen a la Agencia, para ir cancelando la deuda», detallan.

En Hacienda aseguran que los pagadores, como estos novios, no sufren ningún tipo de perjuicio. Es decir, que en lugar de pagar al prestador del servicio o vendedor de un bien, abonan las cantidades pendientes a la Agencia Tributaria, que con ello va cobrando (saldando, en estos casos) lo que debe el deudor, añaden.

No buscaban la boda

La institución alega además que sus funcionarios no buscaban la boda, sino que se la encontraron cuando fueron a visitar la finca que tiene alquilada el catering para tratar de identificar a los clientes de este negocio. «Cuando estas actuaciones son presenciales en lugar de mediante notificación al pagador, que es lo que critican (los novios no entienden que se presentasen en la boda en lugar de escribirles), es porque se da la circunstancia de que a priori la Agencia Tributaria no sabe quién es el pagador».

«En esos casos la Agencia se dirige al establecimiento o lugar donde el deudor presta el servicio y, si en ese momento se está prestando, trata de localizar e identificar a los pagadores para notificar ese embargo de créditos. En esos casos es necesario hacerlo así ante la imposibilidad de identificar a priori a los pagadores», añade Hacienda.

La Agencia Tributaria indica que estas acciones son normales cuando deben identificar a los pagadores de un moroso

En cuanto a la presencia de la Guardia Civil, la Agencia Tributaria asegura que sus funcionarios solo llaman a las fuerzas de seguridad si estando en el local los pagadores se niegan a identificarse. Es decir, que los novios por ejemplo no quisiesen darles sus nombres.

A este respecto, la pareja afectada asegura que no tuvieron problema en identificarse aunque no llevaban la cartera, ya que iban con la ropa de novios. Sin embargo, les dieron los datos, indican. De hecho alegan que han recibido posteriormente el requerimiento de Hacienda tanto por correo ordinario como por email.

«Que no vuelva a pasar»

Los novios también alegan que su objetivo no es conseguir una compensación económica. Explican que se casaron con sus ahorros y no pretenden sacar dinero. Su objetivo es que no vuelva a pasar algo similar. Temen que lo que califican como una actitud agresiva de los funcionarios estropee el evento de alguna familia de Badajoz.

Los afectados también niegan que los trabajadores de la Agencia Tributaria ignorasen que ese día habría un evento en la finca. Alegan que estos funcionarios se instaron en la habitación que estaba preparada como suite para los novios y que, en un momento del día, les dijeron que no esperaban encontrarse una boda, sino una comunión.