El fiscal pide 18 meses para el camionero acusado de poner en peligro la vida de varios ciclistas en Badajoz

La grabación muestra el momento en el que el camión pasa junto a los ciclistas. :: HOY

La defensa apeló para que se archive el caso, pero la Audiencia cree que hay indicios suficientes y la Fiscalía pide 18 meses de cárcel

EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

La Audiencia Provincial de Badajoz ha dado vía libre al Juzgado de Instrucción 1 de Olivenza para que continúe con el procedimiento que sentará en el banquillo a un camionero por el supuesto delito contra la seguridad vial que habría cometido al adelantar a un grupo de ciclistas sin guardar la distancia de seguridad mínima. Esa maniobra fue grabada por la cámara que había colocado a su bicicleta uno de los afectados y podría convertirse en una prueba fundamental cuando el caso sea visto en el juzgado.

Los hechos ocurrieron el 9 de junio de 2018 cuando un conductor profesional de 45 años de edad iba al volante de un camión Iveco perteneciente a una empresa de transportes extremeña. El vehículo se encontraba en el kilómetro 23,6 de la carretera EX-107, justo a la entrada de la localidad de Olivenza, y se movía en dirección a Villanueva del Fresno cuando al llegar a la altura del Hotel Heredero rebasó a ese grupo de ciclistas.

Con la grabación en su poder, una de las personas que fueron adelantadas por ese camión denunció judicialmente el presunto delito contra la seguridad vial y el caso comenzó a ser investigado por el Juzgado de Instrucción de Olivenza, que abrió unas diligencias previas por un delito de conducción temeraria.

En abril de este año, llegó a la concusión de que había motivos para juzgar al conductor y acordó la tramitación de un procedimiento abreviado, paso previo a la celebración del juicio. También la Fiscalía de Badajoz, representada por el fiscal delegado de Tráfico, Diego Yebra, concluyó que había razones para solicitar una condena.

Pero en ese momento del proceso el abogado de la defensa se dirigió a la Audiencia Provincial de Badajoz para solicitar que se paralizase el proceso, una apelación que ha sido rechazada ahora por el tribunal provincial. En ese auto, la Audiencia no valora si existe o no el delito, pero sí constata la existencia «de unos indicios racionales de criminalidad» dado que el atestado policial y la declaración del investigado y de los ciclistas son «en principio», pruebas suficientes. «Se delimitan los hechos con claridad y precisión y se realiza una calificación provisional que, en principio, es correcta».

«Consta la imputación de unos hechos concretos, un adelantamiento en línea continua en el casco urbano de la ciudad, en lugar concurrido y peligroso, adelantamiento de un camión de grandes dimensiones a varios ciclistas, habiendo una mediana que le obligó a rectificar la maniobra. Eso constituye, indiciariamente, una actuación muy peligrosa, arriesgada e innecesaria, que reviste los caracteres de un delito de conducción temeraria pues se ha ejecutado, indiciariamente, con manifiesto desprecio a la vida e integridad física de los ciclistas que circulaban correctamente», prosigue el auto, que da vía libre al juzgado oliventino para que se reactive el procedimiento abreviado que previsiblemente sentará en el banquillo al acusado por estos hechos.

La imputación habla de un adelantamiento en línea continua realizado por un camión en Olivenza

«No es que no estuviese a metro y medio, es que tuvieron que poner pie a tierra», afirma Yebra

La valoración que hace la Audiencia coincide con lo expresado por la Fiscalía en el escrito de acusación provisional, donde se indica que se trató de una maniobra «ilegal» porque los ciclistas iban en fila, de dos en dos, correctamente orillados hacia la derecha de la calzada «cuando el conductor realizó un adelantamiento prohibido en tramo urbano al haber una línea continua, invadiendo para ello el carril contrario, llegando hasta el punto en que se inicia una mediana rígida de cemento, que separa ambos carriles, sin haber conseguido superar por completo al grupo, por lo que para evitar colisionar de frente con la misma se reincorporó brusca y repentinamente a su carril antes de haber rebasado por completo a los ciclistas, pasando a escasos centímetros de éstos».

«Llegó incluso a rozar a uno de ellos y forzó al grupo de cicloturistas a frenar fuertemente y detenerse sobre la acera para evitar el atropello», concluye la Fiscalía.

Tras describir los hechos de este modo, el escrito de acusación indica que el acusado realizó el adelantamiento desatendiendo las más elementales normas de prudencia, «por cuanto rebasó a un grupo numeroso de ciclistas (entre 15 y 16, ocupando unos 80 metros), con un camión voluminoso (de categoría C), en un tramo con pendiente ascendente –lo que dificultaba la maniobra y capacidad de reacción de los deportistas– y con la limitación espacial impuesta por la mediana que, unos metros más adelante, comenzaba a separar los carriles».

La Fiscalía entiende que estos hechos constituyen un delito contra la seguridad vial por conducción temeraria para el que solicita una pena de 18 meses de prisión y la privación del derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores durante un plazo de tres años y medio.

«Pudo haber una desgracia»

El fiscal delegado de Tráfico, Diego Yebra, ha valorado positivamente el auto dictado por la Audiencia. «La Fiscalía siempre ha entendido que estos adelantamientos a ciclistas por vehículos de grandes dimensiones son muy peligrosos. No es que no pasase a más de metro y medio, es que tuvieron que poner pie a tierra los ciclistas, por eso entendemos que existió un grave riesgo para sus vidas y pudo haber una enorme desgracia. En este caso el camión debió mantenerse detrás de los ciclistas y no efectuar esta maniobra gravemente irresponsable».