Los aceleradores de Amancio Ortega aún no han sido comprados

N. R. P. BADAJOZ.

El Hospital Universitario de Badajoz estrenó ayer un nuevo acelerador lineal, un equipo muy demandado porque es necesario en muchos tratamientos contra el cáncer. Este aparato ha sido costeado por el SES, pero la región también estrenará otros cuatro gracias a una donación de 12,8 millones de euros la Fundación Amancio Ortega. El problema es que un obstáculo en la tramitación del contrato está retrasando la compra de los mismos.

A nivel mundial solo hay dos empresas que fabriquen aparatos de radioterapia, según explicó ayer el consejero de Sanidad de la Junta, José María Vergeles. Se trata de Versa y Elekta. La administración regional adjudicó la compra de los cuatro equipos nuevos a la primera empresa, pero la segunda recurrió y la comisión jurídica le dio la razón. Ahora el contrato está adjudicado de forma provisional a Elekta, pero Vergeles cree que habrá un nuevo recurso de la marca perjudicada.

Vergeles aseguró que desde el SES van a hablar con los departamentos jurídicos de ambas empresas. «Pero evidentemente es una tarea ardua cuando hay tanta exclusividad en el mercado».

Con los fondos de la Fundación Amancio Ortega para Extremadura no solo se compran aceleradores lineales. En total el SES ha destinado esta donación a tres lotes de equipos. El primero son cuatro aceleradores, aún pendientes, el segundo es la adquisición de tres aparatos de tomografía axial computerizada (TAC) que se instalarán en Badajoz, Plasencia y Cáceres y el tercer lote que incluye un equipo de radioterapia intraquirúrgica, es decir, un tratamiento que se puede realizar dentro de los quirófanos, y se funcionará en el nuevo Hospital Universitario de Cáceres.

Aunque ha habido problemas con el primer lote, los otros dos ya han sido adjudicados sin complicados y estarán funcionando en breve.

 

Fotos

Vídeos