La autopsia descarta la muerte violenta del hombre encontrado en el canal

El cuerpo, con polo rojo y pantalón vaquero, quedó detenido junto a la compuerta. :: j. v. arnelas/
El cuerpo, con polo rojo y pantalón vaquero, quedó detenido junto a la compuerta. :: j. v. arnelas

Todo apunta a que el varón, aún sin identificar, habría fallecido por ahogamiento

HOY.ES | E. F. V.

El cadáver de un hombre de mediana edad hallado ayer en el canal de Lobón no presenta signos de violencia. Se descarta por tanto la muerte violenta del varón cuyo cadáver fue encontrado este sábado semisumergido. La Delegación del Gobierno en Extremadura apunta al ahogamiento como posible causa de la muerte. Por el momento se desconoce la identidad del fallecido.

Personal de la Confederación Hidrográfica del Guadiana explicó que el hallazgo se produjo a las 9.15 de la mañana cuando un trabajar de este organismo divisó una bandada de urracas junto a una compuerta que regula el paso del agua, a unos 200 metros de la autovía. «Pensó que habría algún animal muerto y decidió acercarse para recogerlo».

Fue en ese instante cuando descubrió que lo que las aves habían localizado era el cadáver de un hombre que flotaba en el agua, boca abajo. Su cara estaba sumergida y sólo se podía apreciar que vestía un polo de color rojo y unos pantalones vaqueros.

Rápidamente fue dado el aviso y hasta la zona se desplazaron varios efectivos de la Guardia Civil que establecieron un perímetro de seguridad para evitar el paso de vehículos. También fueron avisados los bomberos y personal sanitario.

Durante varias horas, el cuerpo permaneció sumergido en el agua sin que nadie lo tocara. La muerte estaba confirmada y se decidió esperar la llegada del forense para proceder al levantamiento del cadáver, que fue realizado en torno al mediodía. En ese momento el cuerpo fue introducido en un vehículo funerario y trasladado al Instituto de Medicina Legal de Badajoz.

La Guardia Civil confirmó ayer por la tarde que el fallecido no llevaba documentación encima, por lo que fue imposible identificarlo. Tampoco facilitaba la tarea el estado de su cuerpo, que por su apariencia debía llevar varios días fallecido. Aunque era difícil calcular el momento exacto de la muerte, podría haberse producido hace unos cuatro o cinco días.

Testigos presenciales explicaron que estaba muy hinchado y que era difícil distinguir las facciones de su cara. Esta misma circunstancia se apreciaba en el cuerpo, por lo que los especialistas no pudieron determinar con certeza las posibles causas de su muerte.

Tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional consultaron durante el día de ayer las denuncias de desaparecidos registradas durante los últimos días en el entorno de Guadajira, pero en un primer momento no localizaron ninguna que respondiera a estas características.