https://static.hoy.es/www/menu/img/aula-hoy-desktop.jpg

«Hacer chistes hoy en día es una actividad de alto riesgo»

José Luis Franco, conocido como 'Franquete', en un banco de la plaza de San Juan de Cáceres. /Jorge Rey
José Luis Franco, conocido como 'Franquete', en un banco de la plaza de San Juan de Cáceres. / Jorge Rey

En el marco de Aula HOY dará una charla en la que analizará si el humor tiene límites y cómo han cambiado los tiempos para los cómicosJosé Luis Franco 'Franquete' Humorista

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

Se define como espiritual y respetuoso. Así es José Luis Franco Valle, la persona que se 'esconde' tras el personaje de 'Franquete', el humorista cacereño que nació en la calle Caleros el 9 de enero de 1949. A los doce años comenzó a colaborar en la emisora La Voz de Extremadura y a los 15 actuó por primera vez en el Gran Teatro de Cáceres. Desde entonces ha recorrido escenarios de Extremadura y parte de España con la intención de sacar una sonrisa a la gente.

Por esa labor y por su capacidad para hacer reír a los que más lo necesitan ha cosechado numerosos reconocimientos. Entre ellos, en 2001, el Ayuntamiento de Cáceres le concedió el título de hijo predilecto.

FECHAS

En Cáceres
Hoy a las 20.15 en el salón de actos del Obispado Coria-Cáceres, en la calle Clavellina.
En Badajoz
Mañana, a la misma hora, en el salón de actos de Colegio Oficial de Farmacéuticos, en la calle Ramón Albarrán.

Desde las 20.15 horas ofrecerá una charla bajo el título 'Los límites del humor' en el marco de Aula HOY en el salón de actos del Obispado Coria-Cáceres, en la calle Clavellina. Mañana, a la misma hora, estará en la sede del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Badajoz, en la calle Ramón Albarrán.

-¿Tiene límites del humor?

-Eso depende de cada humorista. Hay que tener en cuenta el público que te escucha y esforzarte por sacar sonrisas y no enfados.

-¿Era más complicado hacer reír en sus comienzos o ahora?

-Empecé actuando durante la dictadura de Franco. De hecho, siempre he hecho mucho juego de palabras con mi apellido. Por entonces había gente que se podía molestar y había que maquillarlo para no herir sensibilidades. Sin embargo, antes contaba un chiste de un cojo y se reía. Ahora se molesta. Hoy en día lo cuentas de una señora y se pregunta por qué no se dice lo mismo de los hombres. Socialmente era más fácil hacer humor antes que ahora.

-¿Cree que se pueden hacer chistes de colectivos desfavorecidos?

-Sí, siempre que no se haga daño a la gente. El humor te puede elevar a los cielos o llevarte a los infiernos. Hacer chistes hoy en día es una actividad de alto riesgo.

-El cómico Dani Mateo ha sido recientemente imputado por un delito de ofensas y de odio por sonarse la nariz con la bandera de España en un 'sketch' de un programa de televisión. ¿Le parece que ha traspasado los límites?

-No entiendo que unos profesionales tan buenos se compliquen la vida de ese modo. Los humoristas están para hacer feliz a la gente y no para provocar.

-¿Se ha enfrentado a situaciones incómodas en las que sus chistes no han hecho reír al público?

-Lo más complicado de hacer reír es salir ileso de la actuación y que nadie se moleste. Te puede pasar todo lo contrario, pero el humor es patrimonio de los inteligentes y existen técnicas con las que siempre sacamos una sonrisa.

-Tras más cinco décadas en los escenarios, tendrá que recurrir poco a historias inventadas.

-Ahora hablo de mí. En vez de dirigirme a aquel que le sucedió determinada anécdota, lo explico en mis propias carnes.

-Aunque los escenarios extremeños son su casa, también ha actuado fuera de la región.

-Sí porque hacía pareja cómica con Miguel Ángel Laviana y actuábamos en varios lugares de España, incluso en Televisión Española. Él era un gran imitador y yo llevaba la parcela de la improvisación.

-¿Tiene algún referente en el ámbito humorístico?

-Me gusta observar a muchos, aunque me caracterizo por tener un sello personal. Mis chistes siempre tienen un doble sentido y procuro que no lleven dinamita. Es un humor blanco con ironía. Por ejemplo, con Chiquito de la Calzada descubrí que el amor está por encima del humor. Cuando murió su mujer fue cuando él empezó a enfermar.

-También es una persona solidaria. Actúa para muchos tipos de público y con diferentes fines.

-'Franquete' actúa donde le llaman. Tiene un escenario móvil y su apostolado es sacar una sonrisa a la gente. Voy todos los fines de semana a la cárcel de Cáceres para intentar hacer reír a los presos, colaboro con Proyecto Hombre y la Casa de la Misericordia de Alcuéscar. También participo en festivales de la Asociación Española contra el Cáncer y pertenezco a agrupaciones de carácter benéfico como las Conferencias de San Vicente de Paul y la Pastoral Penitenciaria. Además, los rotarios me hicieron socio de honor por colaborar con la ya tradicional 'Operación Patata'.

-¿Cuál es la actuación que recuerda con más cariño?

-Las actuaciones en la cárcel me llenan muchísimo. También cuando actúo para enfermos. He sacado sonrisas a gente a punto de fallecer.

-¿Qué le gustaría que cambiara en Extremadura?

-En la última actuación que hice estaba el señor Guillermo Fernández Vara y hablé del tren. Se reía porque decía muchas verdades con humor y respeto. Me gustaría que cambiara eso, que tuviéramos un tren digno. También sufro mucho cuando veo que los jóvenes tienen que salir fuera de la región porque no hay trabajo o cuando observo que cada vez hay más casas de apuestas y muchos caen en la droga del juego.

-¿Tras la conferencia de Aula HOY cuál será su próxima actuación?

-Tengo previsto actuar en el seminario de Cáceres. Ahora estoy dejando de hacer galas para dedicarme exclusivamente a todo lo que sea solidario y benéfico.

-¿Hay algún lugar en el que le gustaría actuar especialmente?

-En el Teatro Romano de Mérida el Día de Extremadura.

-¿Se ha puesto fecha para dejar los escenarios?

-Estaré hasta que el cuerpo aguante. De eso no me voy a jubilar.