Dos millones y medio de parados en agosto, la cifra más alta en una década

Zapatero anunciará medidas para sacar a flote a trabajadores de la construcción. El desempleo sube por quinto mes consecutivo, concretamente en 103.085 personas

EFE M. J. ALEGRE
El presidente Zapatero, en la rueda de prensa que ha ofrecido en La Moncloa tras reunirse con el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon. /EFE/
El presidente Zapatero, en la rueda de prensa que ha ofrecido en La Moncloa tras reunirse con el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon. /EFE

El número de parados registrados en las Oficinas de Empleo de Extremadura al término del mes de agosto aumentó en 2.990 personas respecto al mes anterior, un 3,69%, con lo que el número de desempleados se situó en 83.947.

En relación al mismo mes del año anterior, el paro aumentó en Extremadura en 11.325 personas, un 15,59 por ciento y, por provincias, subió en las dos: en Badajoz en 1.741 desempleados, mientras que en Cáceres lo hizo en 1.249.

El paro masculino se situó a finales del mes pasado en 31.068, mientras que el femenino se cifró en 52.879, y del total de parados 12.125 son menores de 25 años, 6.102 de ellos mujeres y el resto hombres.

Por sectores, el paro ha subido especialmente en la Construcción (1.267 personas), en Servicios (1.217) y en Agricultura (254), mientras que en el colectivo sin empleo anterior descendió en 55 personas.

El número de contratos firmados en agosto en Extremadura se ha situado en 36.054, es decir, 8.529 menos que el mes anterior y 1.519 menos que en el mismo mes del año pasado. De los suscritos, 1.455 ha sido contratos indefinidos, lo que supone un descenso del 33,86%.

Reacción sindical

Tras darse a conocer estos datos, el sindicato UGT Extremadura propuso que los presupuestos generales para 2009 mantengan las partidas destinadas a mejorar las infraestructuras, poner las bases de las nuevas prestaciones sociales e invertir en la modernización del modelo productivo.

En una nota remitida a Efe, consideró UGT que la única manera de mejorar el mercado de trabajo es reactivando el crecimiento económico y con vistas a los próximos meses ve prioritario actuar en tres frentes: prevenir la destrucción de empleo, facilitar la recolocación de los desempleados y garantizar la cobertura social.

Por su parte, Comisiones Obreras reclamó al Gobierno autónomo que actúe con «decisión y diligencia» para activar las medidas concertadas con los agentes sociales en el Plan de Fomento y Calidad del Empleo y en el Acuerdo para el Desarrollo Empresarial.

Criticó CC OO el hecho de que la Junta no haya desarrollado todavía una fuerte campaña de difusión de esas medidas y abogó por la modernización de manera inmediata del Servicio Público de Empleo, para que funcione como un verdadero órgano de intermediación laboral, y que se pongan en marcha mecanismos que eviten fraudes en la contratación.

Reacciones políticas

En una nota de prensa, la Junta de Extremadura señaló que el hecho de que el paro registrado en el mes de agosto haya subido en la región un 3,69 por ciento, por debajo de la media nacional (4,25%), demuestra que la Comunidad Autónoma está aguantando mejor la situación económica que el resto del país.

No obstante, expresó su preocupación por unos datos que suponen un incremento de paro en 2.990 personas y ha enmarcado estas cifras en el contexto de crisis económica que sufre la economía mundial, algo que se complica aún más en este mes, en el que, históricamente, es habitual que suba el desempleo en la región.

Anunció además que estará especialmente vigilante ante posibles prácticas de fraude que puedan haberse producido durante este mes de agosto, en materia de despidos o finalizaciones de contratos.

Por su parte, el PP ha considerado «totalmente desalentadores» los datos del paro en la región y ha pedido el cese de la consejera de Igualdad y Empleo, Pilar Lucio, mientras que el PSOE ha asegurado que la intervención del Gobierno regional en infraestructuras y vivienda es la causa de que el paro en la región haya subido menos que en el resto de España. El deterioro del mercado laboral se agrava y no ha tocado fondo. Agosto se cerró con más de dos y medio millones de parados, la cifra más alta en una década. El desempleo subió por quinto mes consecutivo, y en este caso se incrementó en 103.085 personas, un 4,2% respecto a julio. En relación a un año antes, supone un aumento de 501.705 desocupados, un fuerte aumento del 24,7%.

Crece el desempleo en la construcción -9,9% en un mes, y nada menos que un 71% en el último año-, y el desplome del 'ladrillo' arrastra a muchas ramas industriales, y en especial a las manufacturas (muebles, cerámica, electrodomésticos...). Lo reconocieron este martes los responsables del Ministerio de Trabajo, enfrentados a un momento especialmente «duro» y una «situación compleja». La otra cara del mercado laboral, las afiliaciones al sistema de la Seguridad Social, también se resienten por la crisis.

En cifras medias, en agosto cayó en 244.666 inscritos la cifra de inscritos respecto a julio, el mayor descenso mensual desde el arranque de 2001. Siempre en cuantías medias, la creación de empleos todavía muestra un avance anual del 0,65%. Trabajo aún confía en que no llegue a producirse destrucción de puestos de trabajo cuando acabe el año, según avanzó el secretario de Estado, Octavio Granados.

La maldita crisis

Los registros de paro y afiliación ya muestran un perfil claro del principal perjudicado por la crisis. Se trata de un hombre, hasta ahora empleado en la construcción, que dispone de baja cualificación profesional. Por eso, en la agenda de la primera reunión del diálogo social, que tendrá lugar este miércoles en el Ministerio de Trabajo, y también en el programa que anunciará el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su próxima comparecencia en el Congreso, una de las medidas 'estrella' del mercado laboral consistirá en un plan de empleo para que unos 100.000 parados se ocupen en actividades de interés colectivo que les aporten experiencia y mejoren su 'empleabilidad'.

Zapatero reconoció que el dato de la evolución del paro en agosto es objetivamente malo, y una prueba del «evidente proceso de estancamiento económico». Desde la oposición, el líder del PP, Mariano Rajoy, instó al Jefe del Ejecutivo a cambiar de actitud y adoptar medidas que «generen confianza y certidumbre ante la actual coyuntura».

La construcción arrastra

La secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, reconoció la gravedad del momento actual, y admitió que, a causa de la caída del sector de la construcción, el deterioro del mercado laboral «no ha tocado fondo». La subida del paro en agosto duplica la del mismo periodo de 2007. Agosto suele ser un mes malo para el empleo, pero en la serie histórica comparable no hay un registro tan negativo como el de este año. Por sectores, junto al incremento mensual del 9,9% en la construcción, la industria muestra una subida del 5,2%, y el desempleo aumento en los servicios el 3,3% y en la agricultura el 2,2%. Incluso el colectivo sin empleo anterior presenta un avance del 0,22%.

La incidencia del desempleo es algo más acusada en los extranjeros, que experimentó en agosto un aumento del 5,2% en la cifra de parados (13.840 desempleados más). La tasa de incremento se deja notar más en el último año, porque la cifra de parados extranjeros se dispara un 67,1% en tasa interanual: la mitad del aumento corresponde a la construcción.

Se achican, mientras tanto, las diferencias de género. El pasado mes, el paro masculino aumentó el 7% (76.089 desempleados más), mientras el femenino subió el 2%, al sumar otras 26.992 mujeres desempleadas

La cifra de contratos registrados en agosto se limitó a 1.049.939, un 18,4% menos que un año antes, y el acumulado de los ocho primeros meses del año (11.234.640) también presenta un retroceso del 8,4%, pero Rojo celebró que un 9,3% de los contratos celebrados el pasado mes tuvieran carácter indefinido. Destacó, igualmente, que un 89,35% de los desempleados -concretamente 1.733.425 - disfruten de protección social.

Se temían «algo peor»

Octavio Granados, secretario general de la Seguridad Social, reconoció que «se temía algo peor» en la afiliación de la Seguridad Social durante el mes de agosto, a la vista de la trayectoria que estaba apreciando en la economía. De los 244.666 inscritos menos que a finales de agosto se habían registrado en un año -explicó- habría que atribuir algo más de 30.000 al impacto de la crisis, y el resto a los efectos de la temporalidad en el mercado laboral.

Por sectores, la afiliación en la construcción cae el 15%, y un 2,69% la relacionada con la actividad del equipamiento de viviendas. Los cuidados sociales y personales, donde la inscripción de trabajadores aumenta el 7,5% en tasa anual, se alzan como uno de los principales nichos de empleo en la actual etapa.

Los registros de la Seguridad Social ratifican la evidencia: se crea empleo entre las mujeres, se destruye entre los hombres. Y también desmontan un tópico extendido. En los trabajadores extranjeros, la caída es proporcional a la del conjunto de la población trabajadora. Si su peso representa la séptima parte del total, la afiliación se reduce justamente en esos términos, equivalentes a unas 40.000 personas.

Lejos del bieno 1992-93

Granados rechazó de plano cualquier comparación del actual mercado laboral con el bienio 1992-93, cuando la economía española entró en recesión, duramente afectada por la crisis petrolera.

Frente a los 12 millones de ocupados de entonces, hoy se han rebasado los 20 millones; la tasa de paro se elevaba al 22,2% y ahora está en el 10,5%; la cobertura del desempleo apenas alcanzaba el 67,2% del colectivo y en la actualidad se encuentra en el 89,3%.

Entonces, en sólo un año -evocó-, la afiliación se desplomó en 800.000 personas.

El secretario general de la Seguridad Social comentó, además, que los nuevos afiliados no salen de las filas del paro. Son mujeres y empleados cualificados en su mayoría, mientras los nuevos parados son hombres y empleados de baja cualificación. De ahí la importancia de actuar sobre estos colectivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos