La Reina e Ibarra recibirán las medallas de Extremadura por los 25 años de autonomía

Doña Sofía ha sido «la gran amiga» de la región, y Rodríguez Ibarra reúne todos los méritos, según acordó el Consejo de Gobierno en Yuste Su Majestad no puede venir a recogerla el día 21, sí lo hará el ex presidente

J. L. AROCA
Vara, juntoa Ángel Franco (izquierda) y Dolorea Aguilar, con el prior de Yuste, Fray Francisco.|EFE/
Vara, juntoa Ángel Franco (izquierda) y Dolorea Aguilar, con el prior de Yuste, Fray Francisco.|EFE

El Gobierno regional se trasladó ayer al monasterio de Yuste para, con motivo del Día de Europa, agradecer la contribución comunitaria al desarrollo de la región, y anunciar la concesión de dos medallas extraordinarias de Extremadura: a la Reina Doña Sofía y al ex presidente de la Junta Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

Son premios de carácter especial que se entregan ligados al 25º aniversario de la constitución de la región como comunidad autónoma; además habrá las medallas ordinarias que como cada año reciban otras personalidades el 7 de septiembre en Mérida, en la víspera de la festividad autonómica.

Doña Sofía recibe la máxima distinción por haber sido «una gran amiga de Extremadura», explicó ayer en Yuste el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, mientras que de su antecesor Rodríguez Ibarra añadió que reúne todos los requisitos para lucir este premio destinado a los que han trabajado en pro de los intereses de la Comunidad Autónoma.

La Reina no viene

Doña Sofía es doble noticia, buena porque se confirma una medalla que ya anunció hace meses Vara, pero mala porque su agenda no le permite, en contra de lo previsto, venir a Mérida el próximo día 21 con motivo del XXV aniversario de la constitución de la Asamblea de Extremadura.

Estaba pensado que se le entregara la medalla ese día, pero el palacio de la Zarzuela, al pedir excusas por la no venida de su Majestad, ha ofrecido celebrar un acto allí en Madrid donde muy gustosa recibirá la distinción extremeña.

Sí se mantiene el calendario de entrega a Rodríguez Ibarra el 21 de mayo, en un acto «sencillo» unido al pleno institucional que conmemora la primera reunión de los diputados regionales tras las elecciones autonómicas de 1983.

Ambas distinciones fueron ayer concedidas por unanimidad del Consejo de Gobierno de la Junta, acuerdo que cuenta con el apoyo de la Mesa de la Asamblea, y de la comisión que cada año propone quiénes deben ser los destinatarios de los galardones; es luego el presidente extremeño el que los concede.

Doña Sofía «ha sido en realidad una amiga de Extremadura a lo largo de todo este tiempo», argumenta Fernández Vara. «En ella hemos encontrado siempre el apoyo y la compañía que todos estos años hemos tenido».

De su antecesor en la silla presidencial del Consejo de Gobierno, que recibirá la otra medalla extraordinaria, Fernández Vara afirma que si ese premio está pensado para quienes han hecho cosas «importantes» por la región, el ex presidente «reúne todos los requisitos que pueden ser necesarios y exigibles para poder acceder a él».

«Para el Consejo de Gobierno es un honor distinguir a estas dos personas», añade.

La fecha del viaje a Madrid para entregarle el galardón a la Reina está pendiente de acuerdo entre la Casa Real y la Junta de Extremadura.

La Reina no viene este mes, pero sí en junio, el 18, para, precisamente en el mismo monasterio de Yuste, presidir junto a su Majestad Don Juan Carlos la entrega de los premios Academia Europea de Yuste.

Como la propia Casa Real ha propuesto un acto en el palacio de la Zarzuela y además la Junta desea que la entrega de la medalla a Doña Sofía sea «un hecho exclusivo» y no aprovechando su visita por otro motivo, la distinción viajará hasta Madrid.

Gracias a Europa

A casi 200 kilómetros de la capital autonómica, el monasterio de Yuste fue ayer la sede de reunión para el Consejo de Gobierno por lo que representa ese lugar para la integración europea vía emperador Carlos V, al ser el Día de Europa.

«Pero además estamos aquí», informaba el presidente Vara, «por la celebración de Yuste 2008, ya que coinciden el seiscientos aniversario de la venida de la orden Jerónima, el cuatrocientos cincuenta de la muerte de Carlos V, y el cincuenta aniversario de la vuelta de los jerónimos a este monasterio».

Una niebla muy espesa, que dio lugar posteriormente a una lluvia fina a ratos, y fortalecida por un fuerte bajada de temperaturas primaverales, acompañaron al Ejecutivo regional durante su estancia, y a la declaración institucional del Día de Europa de la que dio cuenta el presidente de la Junta.

La declaración vota por una Europa unida para «aliviar las tensiones bélicas del mundo» y agradece la ayuda de los organismos comunitarios en la «transformación» de la región.

Con la integración europea «hemos demostrado haber aprendido la lección de las confrontaciones sangrientas y de una historia llena de sufrimiento, de tal forma que hoy vivimos juntos de una manera que nunca fue posible en el pasado».

Según Fernández, Vara, la Comunidad Autónoma de Extremadura, desde la entrada de España en la Comunidad Económica Europea en 1986, ha sabido aprovechar la oportunidad que le ofreció «un horizonte nuevo que permite hoy en día que, desde una región olvidada por la Historia», los extremeños puedan alzar la voz y proclamarse «intensamente europeístas e infinitamente comprometidos con el proyecto común que es la Unión Europea actual».

Los organismos políticos del viejo continente, a través de los fondos económicos que han ido llegado a esta parte del suroeste español, «nos han ayudado en nuestro esfuerzo por transformar esta región y así debemos reconocerlo y agradecerlo en este día».

Pero el presidente alaba también el esfuerzo «sin precedentes» que los extremeños han realizado para mostrar la Extremadura de hoy, la que «hemos construido durante 25 años que han transcurrido desde nuestro reconocimiento como autonomía», empeño que debe servir para que en España y en Europa «nos miren como ejemplo de convergencia, como muestra de capacidad y aprovechamiento; debe servir para que los europeos miren a los extremeños como el pueblo unido y solidario que cree en sí mismo y contribuye desde sus capacidades a la construcción de la Europa de los 25».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos