Hoy

Un entorno natural respetado y hermoso

Si se dice que el agua es fuente de vida, la comarca de La Siberia podría ser el lugar más poblado de España. No hay otro terreno, unido a sus vecinos de La Serena, que posea más kilómetros de costa interior del país. Ríos, embalses y pantanos dibujan el territorio junto a extensas dehesas y bosques llenos de alcornoques, pinos y arbustos de jara o tomillo. Un legado ambiental que, sin duda, debemos proteger. Desde la Diputación de Badajoz se ponen en marcha políticas de cooperación entre ayuntamientos, para hacer más eficiente y sostenible la gestión de recursos naturales, como el agua, o para minimizar el impacto de nuestra relación con el entorno mediante el control de los residuos.

Este modelo de trabajo en común a través de la figura de un consorcio, llamado Promedio, hace posible que cada año se ’fabriquen’ para su consumo alrededor de un millón y medio de metros cúbicos de agua, el equivalente a llenar hasta rebosar un estadio de fútbol como el Santiago Bernabéu. O, también, que esa agua, que se usa en cada vivienda, se devuelva a la naturaleza limpia, para preservar el ecosistema de las riberas y, por qué no, facilitar el disfrute de vecinos y visitantes en zonas de baño y actividades de aventura.

Además, no será complicado visitar cualquiera de las poblaciones de la zona sin cruzarse con un camión rotulado con la marca verde y roja de Promedio. Todos los días, recorren La Siberia vehículos recolectores, otros que se dedican a retirar los muebles, enseres y pilas usadas, o aquellos que lavan mensualmente los contenedores. El objetivo es facilitar el reciclaje o desecho de los residuos de manera sostenible y hacer que el entorno urbano de cada uno de los rincones de La Siberia sea más cómodo, limpio y natural.