Un Viriato «más humano que mito» cerrará el 63 Festival de Teatro de Mérida

La obra 'Viriato' se ha presentado hoy en Mérida / J.M.ROMERO

La obra del extremeño Florián Recio y a cargo de la compañía Verbo Producciones se pondrá en escena del 23 al 27 de agosto

EFE

La obra 'Viriato', del extremeño Florián Recio, a cargo de la compañía extremeña Verbo Producciones, será la encargada de cerrar la programación del 63 Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, con una reflexión sobre la guerra a través de la figura más humana del caudillo lusitano que se enfrentó a Roma.

Con esta obra, dirigida por Francisco Carrillo y que se pondrá en escena del 23 al 27 de agosto, el certamen emeritense retoma la senda de la tragedia tras las diez representaciones de 'La Comedia de las mentiras', que se cerró ayer con 31.000 espectadores y llenos en cada una de sus funciones, según ha explicado el director del festival, Jesús Cimarro.

Para su puesta en escena sobre los últimos días de este caudillo lusitano, que se enfrentó a los romanos y que fue traicionado cuando buscaba la paz, el festival ha confiado de nuevo en esta compañía extremeña que ya cosechó éxitos en ediciones anteriores con 'Los Gemelos' y 'El cerco de Numancia'.

Cimarro ha destacado que de este modo se pone de manifiesto, una edición más, la apuesta que el Festival de Mérida hace por las compañías y actores extremeños, que en esta ocasión cuenta también con la participación de una quincena de artistas salidos de la Escuela Superior de Arte Dramático (ESAD) de Cáceres.

Para este 'Viriato' se parte de un texto inédito del dramaturgo extremeño Florián Recio, que ha defendido hoy, en la presentación de la obra, la necesidad de contar la vida de este personaje histórico, del que se solo se conoce su parte de mito, creada tras su muerte, y ya que se desconoce incluso su lugar de nacimiento.

En este sentido, ha recordado que hay una veintena de municipios españoles, entre ellos muchos extremeños, y otros tanto portugueses que se disputan la condición de pueblo natal de este personaje que acabó siendo asesinado tras ser engañado y traicionado cuando buscaba el fin de la guerra allá por el año 139 antes de Cristo.

Ha asegurado que para un dramaturgo «es un regalo» un personaje como Viriato, al que se le puede dotar de «carne y alma», ya que solo se conoce solo su armadura de mito y titulares de sus hazañas bélicas como el célebre «Roma no paga traidores».

El Viriato que se podrá ver en Mérida quiere hacer trascender que aquello por lo que luchaba (su patria, sus dioses, su religión), enfrentada a la de otros «sigue ocurriendo», ya que se sigue viendo a las distintas culturas o religiones «como el enemigo» y mientras eso siga así «seguirá habiendo guerras».

Por su parte, Fernando Ramos, encargado de dar vida al caudillo lusitano, ha destacado la importancia de contar con casi el mismo equipo técnico y artístico que en las obras anteriores, ya que facilita el trabajo «porque al final se ha formado una gran familia».

Con este montaje, se pretende trasladar a los espectadores algo más que las peripecias de Viriato, como es la reflexión sobre las guerras, la búsqueda de la paz, que en la mayoría de las ocasiones se hace con las armas, el poder, la avaricia o los refugiados, asuntos que siguen actualidad.

Fotos

Vídeos