Vara: «Nada me hubiera gustado más que el Consorcio ganara el concurso de ambulancias»

El presidente de la Junta, su antecesor Monago, Vergeles y Carrón cierran las comparecencias de la comisión de la Asamblea

REDACCIÓN | EFE

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, indicó ayer que nada le hubiera gustado más que el Consorcio Extremeño del Transporte Sanitario, que ya estaba realizando esa labor, hubiera ganado el concurso de la nueva adjudicación de este servicio. Como es sabido, la vencedora fue Ambulancias Tenorio.

Fernández Vara destacó que en esta legislatura se han incrementado un 10% las adjudicaciones a las empresas extremeñas hasta situarse por encima del 80% del total de las adjudicatarias de los contratos de la Junta.

Vara compareció a petición del PP ante la Comisión de la Asamblea sobre el concurso público del transporte sanitario terrestre en la región. Acusó al PP de haber roto en la pasada legislatura la ley no escrita en la comunidad autónoma de que los presidentes y expresidentes de la Junta no comparecían ante las comisiones de investigación de la Asamblea, «no por ocultar nada», sino porque adquieren un matiz partidario alejado de su función institucional.

El líder del PP acusó a los socialistas de iniciar esta investigación para «tapar el caos» en el servicio

Fernández Vara mantuvo un perfil bajo en su comparecencia ante la comisión y reiteró en varias ocasiones que lo sucedido antes o después de la adjudicación del servicio nada tiene que ver con el proceso administrativo del concurso.

Reconoció que el traspaso del servicio entre la anterior y la nueva adjudicataria «no fue una transición modélica, sino anómala y atípica en la que todos pudieron hacer cosas bien y mal».

Más información

Fernández Vara justificó que el SES, como organismo autónomo, convocara un nuevo concurso, tras las sucesivas prórrogas del anterior desde 2008, porque en diez años aparecen nuevos recursos y nuevas planificaciones.

En respuesta al diputado de Podemos Daniel Hierro, reconoció que a él le habían llegado quejas de los trabajadores del Consorcio y que tres de ellos que se reunieron con él fueron despedidos, pero insistió en que nada de esto tiene que ver con que se sacara un nuevo pliego de condiciones.

Vara dijo desconocer todas las condiciones del pliego, en respuesta al parlamentario popular José María Saponi, y destacó que hay que cumplir lo que establece el Tribunal de Cuentas y respetar, como corresponde a una economía de mercado, que a los concursos puedan concurrir empresas de fuera.

No quiso entrar en las incidencias que se registraron en los primeros días del traspaso ni en hablar de posible boicot, pero pidió en dos ocasiones a la actual adjudicataria que retire las denuncias que interpuso contra algunos trabajadores, porque se trata -dijo- de pasar página y de mejorar.

Ridículo

Por su parte, el expresidente de la Junta José Antonio Monago acusó ayer a los socialistas de montar una comisión sobre el transporte sanitario para «tapar el caos» que se produjo durante el traspaso del servicio y el «ridículo» que habían hecho al obtener la concesión una empresa andaluza. Consideró que la clave del problema es que antes de las elecciones los socialistas pusieron las expectativas muy altas a favor de las empresas extremeñas y se prometió que a partir de ahora los concursos públicos se los llevarían ellas.

El PSOE consiguió votos con lo que denominó en su programa electoral «la operación de salvamento de la empresa extremeña», pero el macroconcurso del transporte sanitario, de más de 120 millones de euros -subrayó-, se lo llevó la andaluza Ambulancias Tenorio, y eso no se puede tapar con «botes de humo».

A su juicio, el asunto se les ha «ido de las manos» a los socialistas porque pensaban que no se iba a producir tanta controversia, y han improvisado una estrategia para justificar que no se lo haya adjudicado a una empresa extremeña.

Dentro de la legalidad, se puede modular para primar en el concurso a las empresas extremeñas, pero no se puede prometer que se van a llevar los concursos, precisó Monago.

También compareció el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, quien dijo que hay indicios que ponen de manifiesto «si no fue boicot, fue algo que se le parece mucho» lo que provocó los incidencias en el traspaso del transporte sanitario entre la anterior y la actual adjudicataria.

En su respuesta a los distintos grupos, Vergeles dejó claro además que en los primeros ocho días del traspaso, del 1 al 8 de noviembre de 2017, no se puede afirmar que se produjera un caos en el transporte sanitario extremeño, porque en el primer mes las reclamaciones supusieron el 0,96% de los servicios prestados y porque, además, «las urgencias jamás corrieron peligro».

José María Vergeles destacó que la intención de su departamento fue «sacar un buen concurso para los pacientes», que son los que les importan en este caso, no las empresas, según especificó.

Dijo estar convencido de ello y de que el proceso del concurso ha sido «limpio, transparente y legal», sin más injerencias políticas que las que contienen las cláusulas sociales, en concreto las de igualdad de género, y «huyendo en todo momento de que fuera una subasta».

Finalmente, el exconsejero de Sanidad Luis Alfonso Hernández Carrón aseguró que uno de los documentos del SES entregados a la comisión parlamentaria de investigación sobre el transporte sanitario se elaboró con una «intencionalidad concreta» y reclamó una investigación.

En su comparecencia ante la comisión, explicó que este CD comenzó a elaborarse en julio de 2017, mes y medio después del cambio de concesionaria, y que lleva la firma del técnico Ángel Francisco González Manero, del SES.

Este técnico, según Hernández Carrón, entró en la Administración regional en septiembre de 2015.

El CD terminó de elaborarse en noviembre, cuando ya se había constituido la comisión, apuntó el diputado, que le preguntó si se habían presentado «pruebas falsas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos