Hoy

«Mi hijo tiene alta capacidad y se le ha pasado de curso»

Mauro con su hermano pequeño Álvaro y sus padres detrás, Pedro y Anabel. :: pakopí
Mauro con su hermano pequeño Álvaro y sus padres detrás, Pedro y Anabel. :: pakopí
  • Anabel Agudo es madre de Mauro, un niño de 8 años con un coeficiente de inteligencia de 144 que estudia en el colegio público de Puebla de la Calzada

No fue a la guardería. Con dos años y medio leía los número de las casas y las matrículas de los coches. A los cuatro meses de empezar el cole ya sabía leer y escribir y, en una revisión médica, la profesional que la realizó alertó a Anabel. «Me dijo que el niño tenía unos conocimientos por encima de la media, que hablara con la tutora». Lo hizo y esta lo confirmó. El equipo de orientación del centro realizó un completo examen y numerosas pruebas al menor. Tres meses después comunicaron a sus padres que tenía un coeficiente de inteligencia de 144. La media se sitúa en 100 y por encima de 130 se considera superdotación.

«El siguiente curso, en segundo de Infantil, le aplicaron medidas ordinarias que consistieron en ampliarle los conocimientos, pero no funcionó». Anabel asegura que su hijo se aburría y, por eso, molestaba e interrumpía.

En tercero de Infantil se aplicó la primera medida extraordinaria. Ese curso Mauro se mantuvo con sus compañeros, pero estudia los libros de primero de Primaria. «Y tampoco funcionó, se seguía aburriendo». Y entonces se acordó otra medida excepcional, la que hoy sigue en vigor. Mauro pasó el curso siguiente directamente a segundo de Primaria y con un programa de enriquecimiento además. «Está muy bien, adaptado y todos muy contentos; lo cierto es que en nuestro caso, el colegio de Puebla de la Calzada, donde vivimos, se está portando fenomenal».

Anabel asegura que la alta capacidad no es un problema, sino una bendición. «A pesar de que la educación de Mauro es muy complicada; con él se pueden mantener conversaciones de adulto, pero hay que explicarle todo, cada decisión que se toma, porque da mil vueltas a todo». También porque lleva mal cambiar de actividad y tiene muchas rabietas por ello. «Por eso me puse en contacto con A3CEX, que también me está ayudando mucho, para conocer cómo son estos niños, cómo sienten y cómo actuar ante ellos; y puedo decir que todo va bien».