Hoy

video

Al Maridi. :: pakopí

Una final a dos ritmos

  • Al Maridi abrió la final del concurso y Esto está ganao actuó en segundo lugar. Después fue el turno de Los 3 W, Los Water, Dakipakasa, Los Mirinda, Las Chimixurris y Los Chungos

La final del concurso de murgas 2017 fue a dos velocidades. El principio de la noche fue volando, pero otros grupos desinflaron el entusiasmo. Lo más destacado fue el salto de Los Water Closet que se reivindicaron, aunque probablemente tarde.

Al Maridi ya ha ganado mucho

La noche de la gran final comenzó con Al Maridi. "Por fin llegó Paco Antenas, conquistador de la galaxia y de las nenas" dice su presentación de extraterrestres azules. Y es cierto. Esta murga ha conquistado al público. Solo queda saber si ocurre lo mismo con el jurado. Hay posibilidades.

En la final se lucieron con dos pasodobles espectaculares, el primero una reivindicación valiente para que las murgas sean más críticas y para que el público les exija más. El segundo un alegato contra los que perjudican la fiesta por las quejas del ruido. Gustó tanto que les interrumpieron con aplausos antes de terminar. Al Maridi ya ha ganado mucho.

Esto está ganao levanta al público

Esto está ganao salió a continuación. Antes de subir el telón se escucho decir a uno de sus letristas, Chiqui Mendoza, "que la gente se lo pase bien". Lo cumplieron con creces. Le pusieron a su repertorio más energía para poner en apuros al jurado.

La mayor parte de los aficionados trata de comparar está murga con Al Maridi, pero son totalmente distintas. Esto está ganao es incomparable porque es el único grupo que hace esos pasodobles en los que cada frase hace reír y pensar y un popurrí, el mejor del concurso sin discusión, lleno de ritmo y puntazos, pero a la vez crítico. Hicieron rugir al público con su queja por los problemas del ruido.

Esto está ganao funciona. Es el veredicto. El experimento que Chiqui y Regaña iniciaron el año pasado al unirse es un caso claro de éxito.

Los 3 W se defienden lejos de sus mejores años

A continuación llegaron Los 3 W. Esta murga sabe lo que es meterse al público en el bolsillo en una final de cantantes muertos o clientes de una sauna, pero en 2017 están lejos de esa calidad. A pesar de todo defendieron con fuerza su repertorio, pero sin dar más de si.

Sorprendieron con un pasodoble diciendo que el concurso se muere. Tuvieron alguna dificultad con inseguridad en las letras. Los cuplés cumplieron siguiendo su estilo y el popurrí fue bien, aunque les falta miga. El mejor punto es el entrenamiento de Contreras rodando por el escenario y esta murga ha sabido dar mucho más en otras ediciones.

Los Water, campeones ganen o pierdan

Y llegaron Los Water. Este año tienen difícil revalidar su victoria como dicen todas las quinielas, pero ojo que esta noche deberían haber escalado puestos. Han hecho una final de campeones, levantando al público, con cachondeo, sorpresas y ante todo, energía.

Este año han aguantado muchas críticas, pero ni enfados ni broncas ni rencor. Han salido a romper y han puesto al patio de butacas en pie. Lección para los que les daban por vencidos. Son unos campeones.

Se acordaron de Loles León, del componente de Locomía en el jurado, sacaron a su figurante a San Francisco y todo a pesar de que dos de sus componentes han sido padres esta semana. A la gran felicidad que no se puede superar tendrán que sumar que han demostrado lo que son, unos grandes.

Dakipakasa, el mejor sonido del concurso

Tras el descanso Dakipakasa demostró, una vez más, que cuentan con las mejores voces del certamen y una música espectacular que es completamente original. Sin embargo su actuación no levantó tantas pasiones como en semifinales. Los pasodobles, que son su fuerte, fueron buenos pero el público se queda con los de la segunda fase. Los cuplés no son los suyos. Pinchan y, de hecho, repitieron uno de ellos. Algo que no suele verse en la final.

De todas formas, la victoria depende de las puntuaciones acumuladas de preliminar, semifinal y final por lo que mantienen su candidatura a la victoria. Durante su actuación, su ex componente Santi Linares, les envió su cariño desde el patio de butacas.

Los Mirinda, suficiente premio con la final

Los Mirinda también repitieron un pasodoble y tuvieron problemas en los cuplés. Estuvieron inseguros con la letra. Sin embargo tienen un personaje gracioso, buena interpretación y puentes fuertes como la interpretación de Edmundo o la rumbita de los pelotas. Entrar en la final ha sido suficiente premio para esta murga.

El nuevo pasodoble se lo dedicaron a San Roque. Desde el palco de HOY les siguió el pregonero, Julián Quintanilla, al que habían pedido que asistiese para escuchar la letra sobre su barrio. Fue el mejor momento de su actuación.

Las Chimixurris se despiden sin micros

Las Chimixurris protagonizaron uno de los momentazos de la final al salirse de la línea de micrófonos y cantar la despedida directamente al público. Demostraron la potencia que tienen y la calidad de sus voces.

Su actuación fue de menos a más. Empezaron con menos energía que en otras fases. Sus revolucionarias se encontraron un patio de butacas más frío, quizá por la hora. Repitieron un cuplé y dedicaron un pasodoble a los problemas por ruido, el tema estrella de la noche de la final.

Los Chungos levantan el final de la noche

Los Chungos cerraron la noche y revivieron a un patio de butacas bastante cansado. Hacía falta su energía y fue un gran momento volver a ver en el escenario a Jorge Lasuerte.

Esta murga de San Fernando no tiene pelos en la lengua y eso se agradece. Es refrescante. Se marcaron un buen pasodoble sobre el Carnaval y, ante todo, animaron el ambiente.

Temas