Amar en tiempos de internet

Foto de archivo en la que se muestra la pantalla de registro de la aplicación de Facebook./AFP
Foto de archivo en la que se muestra la pantalla de registro de la aplicación de Facebook. / AFP

Facebook Dating es la app de citas con la que la compañía de Mark Zuckerberg quiere ganar a Tinder y emparejar a golpe de 'Me Gusta'

JOSE A. GONZÁLEZMadrid

El intercambio de miradas en una discoteca ha dado paso a un «match», así se liga ahora en el nuevo milenio. Uno de cada tres jóvenes se plantea usar o ya usa aplicaciones para ligar. Tinder, Badoo, Grindr y Meetic son las más utilizadas por los jóvenes españoles.

En 2012, Tinder revolucionó el mundo del amor. Desde su aterrizaje a las tiendas virtuales, casi cuatro de cada diez usuarios de internet vía smartphone han descargado alguna app de dating, según 'The Competitive Intelligence Unit'.

Un éxito que radica en el uso casi diario de este tipo de aplicaciones. Entre los usuarios activos, casi tres de cada diez afirman que acceden al menos una vez al día, 15,8% lo hace al menos una vez cada tercer día y el 32% accede al menos una vez a la semana.

El negocio del amor mueve en la red dos billones de dólares anuales y Facebook se ha metido de lleno en la fiesta. Desde esta semana, la compañía de Mark Zuckerberg busca activar su caja con el amor. La nueva aplicación lleva solo para mayores de 18 años, pero no se verá en Europa hasta 2020.

Por el momento, Facebook Dating está disponible en Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, Filipinas, Guyana, Laos, Malasia, México, Paraguay, Perú, Singapur, Surinam, Tailandia, Uruguay, Vietnam y, por supuesto, Estados Unidos.

El equipo de Zuckerberg asegura que los perfiles de la red social y la nueva aplicación de citas están separados «ningún contacto podrá saber que se está utilizando la app para ligar salvo que el usuario así lo elija y los contactos nunca aparecerán sugeridos». Sin embargo, poco se conoce cómo trabajará el algoritmo de Facebook Dating para emparejar medias naranjas.

Amor en manos de algortimos

El amor 3.0 tiene en los algoritmos su principal aliados, Tinder es su líder. En el último año, Match Group, la propietaria de la app de citas más usada en el mundo, ha modificado sus cálculo para hacer trabajar al Cupido virtual.

Hasta principios de año, los usuarios de esta aplicación apuntaban al sistema Elo, el equipo de Tinder desveló parte de su receta de match: «El factor más importante que os puede ayudar a mejorar vuestro potencial de matches en Tinder es... Usar la aplicación», explicaron a principios de año. «Elo es agua pasada en Tinder. Es una medida obsoleta y nuestra tecnología de vanguardia ya no la utiliza para nada».

Facebook Dating, de momento, esconde la fórmula secreta que dará lugar a los flechazos dentro de esta aplicación, aunque sí señalan la aparición de Secret Crush que dará la opción de que surjan emparejamientos con los contactos de Facebook, pero únicamente si ambas personas se añaden a su lista de 'crushes'.

Amor protegido

«Encontrar una pareja romántica es algo profundamente personal, y por esto hemos construido Dating para que sea seguro, inclusivo y opcional», apunta Nathan Sharp, director de producto de Facebook Dating, en el blog de la compañía.

Facebook apunta que la información de los usuarios estará protegida desde el primer momento y tendrán a su disposición herramientas para denunciar y bloquear perfiles o no permitir el envío de imágenes, vídeos, enlaces o pagos en sus mensajes.

Los perfiles únicamente se crearán si los usuarios mayores de edad así lo solicitan y se podrán eliminar en cualquier momento. El emparejamiento por geolocalización es una de las bazas de este tipo de aplicaciones, encontrar a parejas cercanas al lugar donde se encuentra el usuario.

Tinder ya sufrió uno de estos problemas de seguridad. La unidad de ciberseguridad de Telefónica desarrolló una herramienta capaz de seguir los pasos de un usuario de Tinder y mostrarlos de forma detallada sobre un mapa. Con tan solo conocer un detalle sobre la otra persona, ya fuera edad, nombre o dónde vive, su herramienta podía vigilar su localización de forma constante.

Tinder usa el GPS del móvil para averiguar tu localización. Al conectarse a la aplicación, el smartphone envía la geolocalización al servidor de la compañía para ofrecer los perfiles más cercanos.

Los investigadores de Telefónica desarrollaron un pequeño bot que imitaba a un usuario y le pedía de forma continuada a la aplicación dónde se encuentran los usuarios y cambian la ubicación propia con facilidad.

Otro de los agujeros de seguridad por resolver en este tipo de aplicaciones son los perfiles falsos. Cada minuto se registran unas 67 personas en los distintos sitios y apps que existen. Tres son perfiles falsos y uno de ellos será un estafador.

La batalla del amor 3.0 acaba de comenzar, aunque en el mercado empresarial Facebook ya asusta a Match Group, al menos, en Bolsa.