Un matrimonio de Moraleja lideraba la red criminal desmantelada en la operación antidroga en Cáceres

Uno de los registros efectuados durante la operación / HOY

Más de 43 kilos de droga y una docena de armas incautadas es el resultado de la operación 'Malladas' realizada el viernes por la Guardia Civil

EFE

Más de 43 kilogramos de droga y una docena de armas incautadas es el resultado de la operación 'Malladas', desarrollada en por la Guardia Civil en Cáceres, Toledo y Madrid, en la que también se han intervenido 319.405 euros y diez vehículos de alta gama.

Concretamente se han intervenido casi 4 kilos de cocaína, 71,5 gramos de heroína, más de 11 kilos de hachís y 24 de marihuana; unos 40 gramos de MDMDA y sustancias de corte. Las armas eran 4 pistolas y un revolver con los números de serie borrados, 4 escopetas y tres tasser eléctricos, 368 cartuchos además de 3 chalecos antibalas. También se encontraron una prensa artesanal, una envasadora, una máquina de contar billetes, vehículos, teléfonos móviles, documentación de índole patrimonial, económica, y fiscal.

La operación se llevó a cabo en las localidades cacereñas de Moraleja, Coria, Vegaviana, Huélaga, La Moheda de Gata, San Gil, Navalmoral de la Mata y Cáceres, y en las poblaciones madrileñas de Torrejón de la Calzada, Villa de Vallecas y Navalcarnero, así como en la localidad de Casarrubios del Monte en la provincia de Toledo. Se realizaron 13 registros domiciliarios simultáneos seguidos de otros 7 registros sucesivos

La delegada del Gobierno, Yolanda García Seco, junto a responsables de la Comandancia de la Guardia Civil de Cáceres, ha informado hoy en rueda de prensa del resultado de esta actuación, desarrollada el viernes y sábado pasados y que se ha saldado con la detención de 21 personas, diez de las cuales han ingresado en prisión.

Cocaína intervenida por la Policía Nacional:: HOY
Cocaína intervenida por la Policía Nacional:: HOY

Los cabecillas del grupo eran un matrimonio del municipio cacereño de Moraleja de entre 30 y 35 años, según ha precisado el jefe de la unidad orgánica de la Policía Judicial de Cáceres, Héctor David Del Vas. El matrimonio contactaba con los proovedores para adquirir la droga que posteriormente era adulterada. Se almacenaba y era transportada a Moraleja donde se distribuía entre los miembros del grupo o se vendía directamente a clientes. Los hijos menores de algunos de los investigados los acompañaban en los transportes desde Madrid para dar un aspecto de normalidad.

En ocasiones, a los clientes se 'les fiaba' para que vendiesen a su vez los estupefacientes y ampliar los beneficios. Han sido identificados 33 clientes y a sus proveedores.

La investigación se inició el pasado mes de febrero a raíz de la detención que habían acudido a Moraleja a comprar estupefacientes. En abril, la Guardia Civil halló en la cuneta de una carretera próxima a la localidad cacereña 10.000 euros. Los agentes sospechan que fueron arrojados por la ventanilla por uno de los principales objetivos de la operación al ver un control de seguridad.

La investigación determinó la existencia en Moraleja de un «clan familiar» dedicado a la venta de drogas. La Guardia Civil ha destacado el carácter violento del grupo tanto para cobrar las deudas procedentes del tráfico de drogas como para disputar territorio con otros grupos rivales. Uno de los miembros del grupo familiar investigado falleció en un enfrentamiento armado en la provincia de León.

Blanqueo de dinero

Al mismo tiempo, se analizó la trama de blanqueo de dinero establecida por la organización para justificar un importante incremento patrimonial que no se correspondía con sus ingresos lícitos. Para ello compraron casas, pisos y fincas rústicas e incluso construyeron un chalet de 357 metros cuadrados. Estos eran adquiridos si contrato o escritura notarial y con el tiempo pasaban a ser propiedad de, entre otros, hijos menores de los investigados, desde los 17 años a los siete meses. Realizaban las mismas operaciones con coches de lujo.

 

Fotos

Vídeos