Los empalaos llevan una vez más el fervor y sacrificio a Valverde de la Vera

Imagen de un empalao anoche en Valverde de la Vera./HOY
Imagen de un empalao anoche en Valverde de la Vera. / HOY

Valverde de la Vera acogió en la madrugada de este Viernes Santo este ritual ancestral declarado Fiesta de Interés Turístico de regional

REDACCIÓN

La calles empedradas de Valverde de la Vera han recobrado durante la madrugada de este Viernes Santo el emocionante caminar del Via Crucis de los empalaos, Fiesta de Interés Turístico regional. A partir de medianoche ya se podían oir por las calles de esta localidad cacereña el sonido de las vilortas. Se trataba del golpe de esta piezas de hierro, que indicaban que un 'empalao' ya estaba recorriendo las calles de Valverde en este particular Via Crucis motivado por una promesa.

Vecinos y turistas llenaban las calles para presenciar esta solemne cita.

El Empalao camina descalzo, sobre sus hombros lleva un timón de arado sujeto por una soga de esparto que le envuelve torso y brazos desnudos. Lleva además una enagua blanca que le cubre de cintura para abajo, de la mitad de sus brazos penden un par de vilortas, con tres aros cada una y una toga, símbolo del Crucifijado. Cubre su rostro un velo blanco que sujeta con una corona de espinas, sobresaliendo por encima de la cabeza dos espadas cruzadas.

En todo momento va acompañado por el Cirineo, que se oculta bajo una manta y le alumbra el paso con un farolillo.