Marisa Murillo, elegida alcaldesa de Alburquerque con los votos del PSOE y de Ipal

La alcaldesa recibe el bastón de mando. :: f. j. n./
La alcaldesa recibe el bastón de mando. :: f. j. n.

La nueva primera edil aseguró que continuará con la línea de trabajo de Ángel Vadillo

FRANCISCO JOSÉ NEGRETE

En la tarde de ayer se constituyó la nueva corporación municipal y resultó elegida como nueva alcaldesa Marisa Murillo, candidata del PSOE, con ocho votos de su grupo y cuatro de Independientes por Alburquerque (Ipal), por ninguno en contra.

Fue la sorpresa de la sesión, que comenzaba con la formalización de la mesa de edad, integrada por Magdalena Carrasco y Juan Carlos Prieto y la posterior votación secreta. Al abrir la urna se constató que Ipal había votado por Murillo, hecho que justificó tras la sesión Manuel Gutiérrez, candidato de esta formación independiente, al señalar que su grupo otorgaba «un voto de confianza para Marisa Murillo y su equipo, con el fin de que haya un cambio, al menos en las formas, y exista armonía entre el gobierno y la oposición por el bien de Alburquerque y de la convivencia».

Murillo accede a la Alcaldía tras 24 años de Ángel Vadillo. Tras tomar el bastón de mando, la nueva alcaldesa se dirigió a los presentes asegurando que su equipo «continuará con la línea de trabajo de Ángel Vadillo para mejorar la vida de la gente, intentando resolver sus problemas». Dijo que «el proyecto está sustentando por una mayoría -nueve ediles del PSOE y 4 de Ipal- que debe ser respetada», y pidió que «la política se haga de manera constructiva para que ganemos todos y gane Alburquerque».

La primera edil sostuvo que Alburqueque «sufre hoy una triste historia por la ausencia de Ángel Vadillo, pero también el pueblo ha ratificado a su equipo. No dejemos que nadie, nunca más, secuestre el derecho de la democracia de un pueblo», añadió.

Finalizó diciendo que Vadillo, ausente en la sala, «siempre será el alcalde de Alburquerque».