Jerez otorga a su cronista oficial, Feliciano Correa, la 'Medalla de Jerezano Ilustre'

Virginia Borrallo y Feliciano Correa durante el acto. :: M. P. R./
Virginia Borrallo y Feliciano Correa durante el acto. :: M. P. R.

Virginia Borrallo le hizo entrega de una figura de Vasco Núñez de Balboa

MARI PAZ ROMERO

El auditorio del Conventual San Agustín acogió el pasado domingo, 24 de febrero, la entrega de la 'Medalla de Jerezano Ilustre' a Feliciano Correa, historiador, escritor, académico y cronista oficial de Jerez.

La cita, enmarcada en los actos conmemorativos del V Centenario de la muerte de Vasco Núñez de Balboa, comenzó con la intervención de Antonio Torrado, persona encargada de conducir el acto y quien realizó un resumen del amplísimo currículum de Correa.

A continuación, Gema Correa, hija del homenajeado, centró su intervención en el amor que, desde pequeña, su padre le ha inculcado por Jerez.

Feliciano Correa inició su intervención recordando a su abuela Fernanda y sus paseos por las calles de Jerez, y cómo le maravillaban sus iglesias, calles empedradas, escudos... «es en la importancia de la infancia, donde reside la verdadera patria del hombre y la mujer».

A partir de ahí, Correa fue desgranando los aspectos más destacados de su vida: «a Jerez he querido servirlo siempre, aunque sé que no he sido un cronista cómodo, pues nunca he permitido que se me ligaran las trompas de la libertad».

Profeta del pasado

Ser cronista, para Correa, es ser profeta del pasado, testigo del presente y notario del futuro, «aunque a veces me haya podido sentir cansado, nunca me he sentido desalentado y la razón, en mi caso, es el afán por este sitio que me ha narcotizado. La semilla de ese narcótico se llama amor, amor por donde vivieron o nacieron aquellos atrevidos aventureros que atravesaron mares o sirvieron a reyes, y sobre los que he tenido el placer de indagar y conocer».

Para Correa, Jerez no es como otros pueblos de España, pues Jerez tiene alma, «Jerez tiene ese algo más que otros pueblos no tienen». Por eso, agradeció al pueblo de Jerez este reconocimiento, pero, también, instó a los jerezanos a seguir luchando, «por fortuna en este pueblo hay mucho que hacer».

Para finalizar, Virginia Borrallo, alcaldesa del municipio, resaltó la extraordinaria contribución de Feliciano Correa «al conocimiento y puesta en valor de la historia y del rico patrimonio de esta noble y leal ciudad de la que siempre ha sido un gran embajador», y le hizo entrega de una figura de Vasco Núñez de Balboa, un obsequio que simbolizaba su reconocimiento.