'Tito Andrónico' mostrará en el Festival de Mérida la parte más vengativa del ser humano

Presentación de la última obra del festival. / Brígido

Antonio C. Guijosa dirige una de las primeras y más violentas tragedias de William Shakespeare en un montaje atemporal y lleno de acción, que se encargará de cerrar el Festival de Teatro Clásico de Mérida en el Teatro Romano

MARÍA BLANCO CANCHO

Mañana llega al Teatro Romano de Mérida la versión actualizada de una de las tragedias más crueles y violentas de William Shakespeare, 'Tito Andrónico'. De esta forma, la 65 edición del Festival de Teatro Clásico de Mérida llega a su fin. Esta función estará en escena hasta el domingo.

La trama de la obra es el regreso, tras diez años de guerra, de Tito Andrónico, que llega a Roma victorioso y trae como esclavos a la reina goda y sus tres hijos. Después de la batalla, Tito espera tener una vida de descanso ya que es un hombre fatigado por la contienda y que ha sufrido la muerte de la mayoría de sus hijos, aún le quedan cinco. Pero antes de su descanso, tal como ordenan los ritos sagrados, debe sacrificar al hijo mayor de la reina goda.

Más información

Este hecho junto con las peleas por la sucesión del trono generarán una serie de crueles acontecimientos y muertes que convergen en el instinto universal, la venganza.

La función tiene un elenco de trece actores y está dirigida por Antonio C. Guijosa. Según él, el ser humano rechaza la violencia pero solo de manera intelectual, ya que como «bichos biológicos tenemos un impulso violento que se manifiesta en mucho momentos y de nosotros depende ese control». En el montaje aparecen momentos de violencia explícita en los que también hay belleza, contradicción que al director le gusta poner en escena. En la obra ocurren cosas terribles que afectan al espectador, o no, en función de la perspectiva desde la que se observe. El personaje de Carmen Mayordomo, que hace de Tamora, «es muy mala, tiene una dosis de crueldad notable», comentó.

El director explica que Tamora no mata a nadie con sus propias manos, en cambio Tito mata a cinco personas. Sin embargo, Tito es el héroe y «todos están muy contentos con él».

Guijosa pone como ejemplo el documental del león persiguiendo a la gacela. En ese momento, el espectador quiere que el león mate a la gacela, pero si estamos viendo un documental de gacelas, entonces el león es el malo. «En cualquier caso, la violencia es violencia, el impulso está ahí y a todos nos genera cierta fascinación. Debemos aprender a convivir y a cómo dejarla apartada, en vez de hacer que no existe», comenta el director.

Carmen Mayordomo respondió por alusiones durante la rueda de prensa para explicar que Tamora no es mala y que el espectador entenderá perfectamente su horrible reacción a causa del asesinato de su hijo «de una manera muy cruel».

La última obra de la 65 edición del Festival de Mérida es una producción extremeña

Además, a Tamora, aún siendo reina goda, se la llevan humillada como esclava a Roma. Mayordomo explica que estos dos acontecimientos «serán el germen que servirá como factor desencadenante» para empezar la ola de venganza.

Por su parte, José Vicente Moirón da vida al personaje principal, Tito Andrónico. Moirón ya formó parte de esta obra hace más de 30 años interpretando a Quirón, cuando tenía apenas 19.

Ahora con el personaje principal, Moirón asegura que ha sido una obra que le marcó desde el principio. Para él, la idea del mal está muy presente en esta función. Pero existe una paradoja: a pesar de la crueldad que existe la belleza está presente. La acciones violentas van acompañadas de «un lirismo extraordinario y de la retórica de Ovidio», explicó. «Como actor me ha sorprendido muchísimo porque es muy difícil ejecutar a un hijo en escena, y justificarlo mucho más», comentó el actor ganador de un Premio Max.

Brígido

Según Moirón, lo importante en la obra no es la sangre o las muertes, sino el texto de Shakespeare. «No creo que nadie ponga en tela de juicio esta obra. Llevamos más de un año con este proyecto, lo hemos cocido a fuego lento, nos fuimos a Londres a ver una versión de la Royal Shakespeare, a indagar profundamente en todas las versiones y traducciones que nos hemos encontrado de este texto».

Dramaturgo

El dramaturgo Nando López ha sido el encargado de versionar la obra original de Shakespeare pero, como dice López, conservando la esencia del escritor inglés y buscando como acercarlo al público del siglo XXI. Para él, una buena adaptación es cuando la persona que lo adapta resulta casi invisible. «Creo que uno de los mayores elogios que se puede hacer a alguien que ha hecho una versión de un clásico es no saber dónde empiezan sus palabras y dónde acaban las del texto original».

A Nando López lo que más le ha interesado ha sido la belleza poética del lenguaje original. En cuanto al tema, el dramaturgo opina que es una obra necesaria en la actualidad en la que vivimos porque trata sobre la violencia, sobre el instinto de la violencia y sobre cómo nos afecta a todos. «Todos tenemos muy claro lo que no hay que hacer, pero caemos todos una y otra vez». Para él, Shakespeare lo que intenta es una reivindicación de la civilización como una de las medidas necesarias para contener esa violencia.

«Debemos aprender a convivir con la violencia y a cómo apartarla en vez de hacer como que no existe» comentó Guijosa

José Vicente Moirón y Carmen Mayordomo encabezan un reparto de otros once actores. Guillermo Serrano hará de Mucio y Aarón; Quino Díez, de Marco Andrónico y la actriz Lucía Fuenllago será Lavinia. Por su parte Alberto Lucero dará vida a Quirón y Juan Vázquez será Quinto y Godo, entre otros.

Tito Andrónico se ha representado en otras dos ocasiones en Mérida y es una coproducción de la compañía extremeña Teatro del Noctámbulo junto con el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida.