Seis pueblos de la comarca de Mérida inician restricciones en el consumo de agua

La sequía ya es visible dentro de la presa romana de Cornalvo, situada en un parque natural. / Brígido

Se abastecen todavía de la presa de Cornalvo, que apenas tiene 0,4 hectómetros cúbicos de los once que puede acumular

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

La presa romana de Cornalvo, declarada monumento nacional, está prácticamente sin agua. De ese milenario embalse beben todavía seis pueblos de la comarca de Mérida pero apenas le queda caudal. Para dos o tres semanas más, entienden los expertos de la mancomunidad de municipios Centro. Con capacidad para acumular hasta 11 hectómetros cúbicos, el pantano, a 16 kilómetros de la capital de Extremadura, ahora alberga poco más de 0,4 hectómetros.

Más información

Trujillanos, Mirandilla, Valverde de Mérida, San Pedro de Mérida, Aljucén y El Carrascalejo (4.800 habitantes censados, con una población residente bastante mayor durante el verano) han decidido adoptar medidas para reducir al máximo el consumo de agua. De un lado, sus piscinas municipales cerrarán el próximo domingo, 1 de septiembre. De otra parte, se va a reducir al mínimo el riego en parques y jardines públicos.

Al mismo tiempo los ayuntamientos han lanzado un mensaje a la población «para que extreme el ahorro en los consumos de agua domiciliaria».

Suman casi 5.000 habitantes censados, población que en verano se incrementa

Históricamente el pantano de Cornalvo, sobre el arroyo Albarregas, un afluente del río Guadiana, nunca ha logrado acumular gran cantidad de agua. Ni siquiera en años lluviosos. A pesar de un buen estado de conservación general muestra deficiencias, visibles tras centenares de años de vida, hacen que no pueda acoger mucha más agua. En época de sequías, como sucede ahora, el panorama se torna aún peor para los municipios de la comarca emeritense que todavía dependen de él.

«El problema no es que tenga 0,4 hectómetros cúbicos, una cantidad bajísima, y que por eso tengamos agua para quizás dos o tres semanas. El problema real es que el agua que queda ahora en Cornalvo pueda ser apta para el consumo. De momento los análisis dicen que sí, pero eso no se puede asegurar que siga pasando dentro de unos días», explica Eva María Polo a HOY.

Polo es concejala en Mirandilla y presidenta de la Corporación de Servicios Públicos de Cornalvo, la empresa pública creada por la mancomunidad de municipios Centro para gestionar el abastecimiento del servicio de agua a las seis localidades antes citadas.

«El pantano apenas tiene agua y sabemos que en poco tiempo ya no lo podremos usar. Pero mientras sea posible debemos optimizar el consumo los municipios que nos abastecemos de él. La población lo debe entender», remata Polo.

En unas semanas, conexión al pantano de Alange

Los vecinos de los seis pueblos que se abastecen de Cornalvo pueden estar tranquilos. Aunque esté prácticamente seco, cuando la situación lo requiera podrán disponer del pantano de Alange, uno de los mayores embalses de la región. Ya está terminada una de las grandes obras de infraestructura hidráulica en las últimas décadas. Se trata de una actuación en la que se han invertido 36,2 millones de euros y beneficia a unos 100.000 habitantes de la comarca de Mérida, incluida la capital extremeña. Un nuevo sistema de distribución mediante anillo exterior desde Alange que incluye nuevos depósitos de regulación y conexión con las poblaciones de la zona.