Fallece un joven de 24 años al chocar su vehículo en el túnel subterráneo de Mérida, frente a las Escolapias

Estado en el que quedó el vehículo. /HOY
Estado en el que quedó el vehículo. / HOY

El fuerte impacto del vehículo se ha producido en torno a las 4 de la mañana de este viernes

M. A. M.

Un accidente de tráfico en la avenida Reina Sofía se ha cobrado en la madrugada del viernes la vida de otro joven en la ciudad. Esta vez ha sido la de Ángel Morcillo Hernández, de 24 años, quien falleció tras colisionar el vehículo en el que viajaba como único ocupante con la estructura de hormigón y hierro del subterráneo de esta avenida.

Una estructura que separa el tráfico entre quienes acceden al túnel y los vehículos que siguen por el vial que comunica con la rotonda de acceso a la Zona Sur o al centro de Mérida. El siniestro tuvo lugar justo enfrente del colegio de las Escolapias. Se trata de un punto del casco urbano que ya ha suscitado críticas por su peligrosidad para la circulación tal y como está diseñado en estos momentos.

El centro de Urgencias y Emergencias 112 Extremadura recibió sobre las cuatro de la madrugada la llamada en la que se alertaba que se había producido un fuerte impacto de un vehículo en el punto indicado. El 112 informó erróneamente en un primer momento que la víctima era una mujer de 50 años. Después se comprobó que se trataba de un joven de 24, estudiante en el Centro Universitario de Mérida (CUM). Según ha podido saber este diario, el vehículo que conducía Ángel Morcillo, un monovolumen de color gris, es propiedad de su madre.

Debido al impacto una parte del vehículo quedó donde impactó y la otra se desplazó unos metros

La familia del joven, que fue alumno de los Salesianos, regenta la farmacia Hernández Mancha, situada en la avenida Juan Carlos I, en la barriada de La Antigua.

Los servicios de emergencias desplazados hasta el lugar solo pudieron certificar la muerte del joven. También estuvo allí una dotación de bomberos del parque de Mérida y patrullas de la Policía Nacional y Local.

El cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Badajoz para practicarle la autopsia.

Fuentes oficiales consultadas por este diario apuntan a un posible exceso de velocidad como el motivo del siniestro mortal. Todo apunta a que el joven perdió el control del vehículo y se empotró contra esta estructura, ya que en la calzada no se han hallado huellas de frenada.

Se desplazó varios metros

A consecuencia del brutal impacto la carrocería del coche se partió por la mitad y el motor quedó al inicio del puente, donde colisionó. La parte superior del coche se desplazó varios metros por encima de la barandilla hasta quedar en el punto donde se encontró la otra mitad del vehículo.

Debido al accidente, la avenida Reina Sofía permaneció cortada al tráfico durante varias horas y la zona permaneció acordonada hasta aproximadamente las 7.30 de la mañana del viernes. Al ser una jornada festiva, la afluencia del tráfico era muy inferior a la habitual en este punto de la ciudad. A esa hora ya estaba limpia la zona de la mayor parte de los restos del vehículo que quedaron esparcidos por la calzada.

La misa funeral por de Ángel Morcillo tuvo lugar en la misma tarde de ayer, en el tanatorio.

Lugar de la avenida Reina Sofía donde sucedió el siniestro.
Lugar de la avenida Reina Sofía donde sucedió el siniestro. / Brígido

Este es el último accidente de tráfico mortal que se registra en esta avenida. Hace más de un año, en marzo de 2018, fallecía en esta vía, pero en el otro extremo, cerca de una gran superficie, otro joven de 20 años al perder el control de su coche y chocar contra un árbol.

Para intentar reducir la velocidad en esta vía, una de las que más accidentes de tráfico registra en el casco urbano, la delegación de Tráfico tiene previsto instalar en pocos días un radar que ha recibido del Organismo Autónomo de Recaudación (OAR) de la Diputación de Badajoz.

El nuevo radar es capaz de controlar de forma simultánea hasta seis carriles de circulación con total identificación del infractor y su carril con precisión. El nuevo sistema medirá velocidades entre 20 y 300 kilómetros por hora.