El CSIC da los últimos pasos para instalar el Instituto de Arqueología en las Freylas de Mérida

Visita el pasado 31 de octubre a las Freylas para comprobar sus posibilidades de restauración. :: brígido/
Visita el pasado 31 de octubre a las Freylas para comprobar sus posibilidades de restauración. :: brígido

Las conversaciones se centran en la forma de financiación del proyecto y en cuánto dinero tiene que poner cada parte

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Durante estos días se avanzan los últimos pasos para que el convento de las Freylas de Mérida se convierta en un futuro en la nueva sede del Instituto de Arqueología de Mérida, entidad dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Aunque todavía se está negociando y las partes implicadas están en conversaciones para determinar algunos aspectos como la forma de financiación del proyecto, el arqueólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto de Arqueología (CSIC-Junta de Extremadura), Sebastián Celestino, ha indicado a HOY que «se está hablando de ello y por ahora todas las partes están de acuerdo».

El siguiente paso que hay que dar, según detalla, es sentarse para hacer un convenio. «Un documento en el que se estipule qué dinero pone cada uno».

Tiene una superficie aproximada de 2.500 metros cuadrados y data del siglo XVI

«Extremadura es la que más fácil lo tiene, porque puede sacar el dinero de Fondos Feder. Y el Ministerio y el Consejo también, aunque no hay que olvidar que en el Ministerio hoy está uno y mañana puede que esté otro... Pero de todas formas creemos que la decisión sí está tomada. No de forma definitiva, pero sí está clara», confirma Celestino.

También recuerda que, antes de las Freylas, los responsables del CSIC barajaron otros sitios para establecer la sede del Instituto de Arqueología. «El problema es que Mérida no cuenta con muchos lugares de estas características. Las Freylas es el cuarto que se ha visto. Los tres anteriores no reunían las características que tiene que tener una entidad como esta. Este es un poco caro, porque hace falta restaurarlo y demás, pero desde luego el sitio es magnífico y el más apropiado». Sería un edificio representativo de una institución como el CSIC, que posee un solo centro de investigación en Extremadura, el Instituto de Arqueología. El edificio en el que actualmente se encuentra, en los soportales de la Plaza de España, además de que es de alquiler, no reúne las características que se necesita para un centro de investigación.

Visita reciente

Interesados en este lugar y para ver sus posibilidades arquitectónicas y de restauración, el pasado 31 de octubre se acercaron hasta el convento situado junto a la Basílica de Santa Eulalia el secretario general de Ciencia, Tecnología e Innovación, Jesús Alonso, la subdirectora general de Obras e Infraestructuras del CSIC, Carmen González, la delegada del CSIC para Andalucía y Extremadura, Margarita Paneque y el concejal de Urbanismo, Rafael España. El edificio es actualmente propiedad del Ayuntamiento.

Si se hicieran obras en el edificio no estarían listas antes de dos años desde su comienzo y en estos trabajos se invertirían no menos de 1,5 millones de euros.

El convento es un edificio muy singular y una de las pocas construcciones renacentistas que se conservan en la ciudad.

Con una superficie aproximada de 2.500 metros cuadrados, se construyó a partir de 1530, cuando las Freylas, las monjas de San Martín de Robledo, al lado de Montánchez, decidieron asentarse en la ciudad. El edificio se construyó en tres partes. La primera desde 1530; en 1603 se hizo una reforma importante y en el siglo XVIII se finalizaron las obras.

Estuvo en uso hasta 1770. A partir de ese momento, por problemas económicos y por falta de vocaciones, el edificio desapareció. Se amortizó hacia el siglo XIX, cuando lo adquirió la familia de los Grajera. Y en el siglo XX lo compró otra familia, la de Serafín Molina, siendo utilizado para un taller de madera.

 

Fotos

Vídeos