Los candidatos de Macri cosechan una nueva derrota

El gobernador de la provincia argentina de Córdoba, Juan Schiaretti, da un discurso tras ser reelegido el domingo en las urnas. /REUTERS
El gobernador de la provincia argentina de Córdoba, Juan Schiaretti, da un discurso tras ser reelegido el domingo en las urnas. / REUTERS

La pérdida de las elecciones en Córdoba, una provincia clave, lastra las aspiraciones del presidente argentino para su reelección en octubre

MARCELA VALENTEBuenos Aires

Un arrasador triunfo del gobernador peronista de Córdoba -el segundo distrito electoral de Argentina- puso en alerta este lunes al Gobierno de Mauricio Macri, que se postula para la reelección. Juan Schiaretti, gobernador de la provincia central de Córdoba, ganó en todos los departamentos y fue reelegido con el 55% de los votos. La ventaja que le sacó al segundo no tiene precedentes en los comicios de esa provincia desde 1983.

Presa de una fuerte disputa interna, la alianza Cambiemos, liderada por Macri a nivel nacional, llevó dos candidatos que compitieron por separado en Córdoba. Pero sumados los dos dirigentes apenas reunieron poco más de la mitad de los votos que obtuvo Schiaretti. Mario Negri, jefe del bloque de diputados de Cambiemos en el Congreso Nacional, sacó el 17,7% y Ramón Mestre, hasta hace poco aliado del Gobierno nacional, el 11%.

LA CLAVE

El error de Negri fue no haber aceptado competir en una primaria con Mestre. Este lunes Negri asumió la derrota y en un intento por aliviarle la carga a Macri sostuvo que el Gobierno nacional no había presentado candidatos en Córdoba. Se refería a que la alianza Cambiemos no había participado como tal, pero los principales referentes del oficialismo -menos Macri- lo habían visitado durante la campaña y le habían dado su respaldo a él.

De esta manera cristalizó la octava derrota consecutiva de los candidatos de Macri en provincias. Estos hitos van transformando el camino de Macri a la reelección en un desfiladero cada vez más estrecho. En las presidenciales de 2015, había obtenido un 72% de apoyo en Córdoba. Si bien las elecciones del domingo fueron a gobernador, la cosecha fue muy magra.

«Es una tragedia política, un golpe muy duro», interpretó Federico Storani, dirigente del radicalismo, una de las principales fuerzas que integra Cambiemos, aludiendo a Córdoba. Storani representa a un sector de la alianza que quisiera cambiar de candidato para las presidenciales de octubre. Otros admitieron el error de competir divididos.

Tampoco con Cristina

La victoria de Schiaretti fue histórica por dos razones. Nunca un gobernador de esa provincia había obtenido tanta ventaja respecto del segundo. Pero además el peronismo ganó también en la capital provincial, algo que no ocurría desde 1999. Las elecciones cordobesas estuvieron precedidas de gran expectativa por el impacto del resultado en la alineación de fuerzas a nivel nacional de cara a las presidenciales de octubre. La expresidenta Cristina Fernández, si bien aún no se ha postulado, es la favorita, y Macri está segundo.

Alineado en el peronismo no kirchnerista, Schiaretti podría erigirse en el conductor de un espacio de dirigentes y gobernadores de su mismo signo político que no pactan con Fernández. Es el peronismo de Alternativa Federal, más dialogante con Macri, pero que aún no tiene candidato.

Más información: