«Soy descendiente de los extremeños Orellana y Pizarro»

«Soy descendiente de los extremeños Orellana y Pizarro»

De la Quadra Salcedo pide a la región que conmemore los 500 años de la muerte de Fernando El Católico en Madrigalejo

ANTONIO J. ARMEROCáceres

El momento de que Miguel de la Quadra-Salcedo saliera al escenario del Palacio de Congresos de Mérida a recoger su premio se acercaba, y seguramente por eso, la mujer que se sentó detrás de él le acicalaba el pelo con mimo. Era un gesto de cariño. Uno más de los muchos que recibió el deportista, reportero y sobre todo, aventurero al que el pasado jueves se dirigieron todas las miradas. «Soy más extremeño que muchos de los que están hoy aquí», afirmó ya con los codos sobre el atril.

Desde el principio dejó bien claro a quienes le acompañaban que él subiría a por su encina cúbica sin la silla de ruedas plegable que utiliza para desplazarse. Sentado en ella llegó al palacio de congresos, y nada más entrar, pidió que se la retiraran porque quería saludar de la mejor forma posible a quienes le esperaban en la puerta. Llevaba una idea en la cabeza y la cumplió: entregarle al director de HOY una copia del testamento que Fernando El Católico mandó redactar poco antes de morir en Madrigalejo, cuyo original está en el Palacio de Liria, de la Casa de Alba. Después, ya desde el escenario, le pidió al alcalde de este municipio cacereño que le entregara otro ejemplar al presidente de la Junta. A «Don Guillermo», como le llamó él.

De la Quadra-Salcedo llevó también a Mérida varios folios grapados. En ellos había dos listas extensas de nombres. Eran sus antepasados, y el motivo de llevar con él esas hojas impresas era demostrar que también tiene raíces extremeñas. En concreto, explicó que es descendiente de Orellana y de Pizarro, descubridores del Amazonas y de Perú, respectivamente.

A partir de ese dato, el premiado quiso dejar clara la importancia de la comunidad autónoma en la historia del Nuevo Mundo. «¡Ustedes saben lo que ha hecho Extremadura en América! Por favor, eso es tan importante...». «La ruta Quetzal, ahora Ruta BBVA, ha permitido a más de diez mil jóvenes conocer Extremadura desde América, diez mil jóvenes que han hablado de Extremadura, a los que hemos explicado qué es Extremadura», añadió el aventurero, que hizo subir al escenario a varias mujeres que habían acudido hasta el Palacio de Congresos para saludarle a él. Todas señalaban el fantástico recuerdo que tenían de su experiencia en la Ruta Quetzal.

De hecho, quien acompañó a Miguel de la Quadra-Salcedo para subir a recoger el premio, quien le ofreció el brazo para superar las escaleras, fue Fernando Murube, otro de los que tuvo la oportunidad de hacer la famosa ruta y que pese a los años transcurridos, recuerda con detalle lo que vivió en aquella experiencia. Además, no dejó pasar la oportunidad para pedir que la región conmemore de la mejor manera posible los 500 años de la muerte de Fernando el Católico, que falleció el 23 de enero de 1516 en Madrigalejo.

 

Fotos

Vídeos