Mi viaje favorito...Lago Trasimeno (Italia)

«Cuando vamos en la autocaravana, se convierte en un viaje de aventura»

BULGARIA. En el monasterio de Rila, durante un viaje realizado en el verano de 1990./
BULGARIA. En el monasterio de Rila, durante un viaje realizado en el verano de 1990.

Prepara sus viajes no solo con mapas, sino incluso memorizando poemas sobre los destinos que luego visita

Celia Herrera
CELIA HERRERA

-¿Cuál ha sido su viaje favorito?

-Recuerdo de niñez, tele en blanco y negro: Los Chiripitifláuticos y el Capitán Tan con camiseta a rayas y sombrero salacot diciendo: «En mis viajes por todo lo largo y ancho de este mundo». Ahí empezó mi espíritu trotamundos, lo que se graba en la infancia es eterno. Mi primer viaje, con mi primer sueldo, a París. Me perdí en el Louvre en una especie de Síndrome de Stendhal. Favorito, recorrer Cerdeña o Córcega en moto. En moto recorrer el perímetro del Trasimeno para comprender por qué allí Aníbal derrotó a los romanos.

-¿Volvería allí o es de las que siempre buscan destinos nuevos?

-Vuelvo. Como a Italia, Grecia y Turquía. Quiero volver a Capadocia, en la mítica Anatolia en Asia Menor. Lo de buscar destinos nuevos es lo más interesante para un viajero, el planeta Tierra es inmenso.

-¿A quién recomendaría este viaje?

-Todos los viajes a quien sepa unir historia, geografía y cultura de los pueblos. A los que sepan diferenciar al viajero del turista. Aunque sea intangible hay diferencias, aunque todos somos ambos según nos comportamos como uno u otro.

-¿A dónde le gustaría ir?

-A la hacienda El Lencero, municipio Emiliano Zapata, Veracruz, México. Construida a principios del XVI por Juan Lencero, soldado extremeño de Hernán Cortés que recibió una merced real. En la novela histórica 'Cuando los dioses nacían en Extremadura', de Rafael García Serrano, aparece el capitán Lencero, que llegó al apoyo de Cortés con una columna de soldados bien mermada a la que llamaron 'El socorro de Lencero', todos medios y ninguno entero... y con Cortés hasta el final. Fue posada y hacienda azucarera. Allí pasó temporadas Gabriela Mistral.

-¿Cuál es el sitio que más le ha impresionado?

-La tumba de Leonor en el Cementerio del Espino de Soria. No subí al alto Espino una tarde azul, como Machado, era una tarde brumosa de otoño soriano. O frente al Adriático en la escalinata de Virgilio en Bríndisi, donde se alzan las columnas romanas, porque había casi memorizado el Canto X de Antonio Colinas, mientras Virgilio muere en Bríndisi. Y leer poemas de Ezra Pound en el umbral de su casa en Venecia.

A los grandes viajes no se puede ir sin planificar, sin preparar una ruta, tener buen mapa e información

-¿Cuántos viajes suele hacer al año?

-Los normales de las vacaciones, en autocaravana, que te permite libertad, ya que es una casita que está siempre dispuesta. Con la ventaja de meter en ella una 'scooter' o bicis eléctricas. No salimos de Portugal, tenemos nuestros lugares preferidos y son un bálsamo. Adoro Portugal y es mi segundo país.

-¿Cuál es el lugar más raro que ha visitado?

-La ruta que hicimos tras las huellas de Santiago Ramón y Cajal en Aragón, un paisaje muy peculiar, los Aguarales de Valpalmas, cerca de Zaragoza. Como si hubieras aterrizado en la luna. Las Médulas, en el Bierzo de León, cuando las visitamos casi estábamos solos y sin problema para dormir allí bajo el cielo y en silencio absoluto.

-¿Qué tipo de viajera es? ¿Planifica o va a la aventura?

-A los grandes viajes no se puede ir sin planificar, sin preparar una ruta, tener buen mapa e información. La ruta puede ser caprichosa. Cuando vamos con la autocaravana, se convierte en viaje de aventura.

- ¿Y suele mirar comentarios sobre hoteles o destinos antes de reservar?

-Me parecen bien las referencias, aún sabiendo que pueden ser engañosas las de internet, pero me dejo aconsejar por la gente conocida que ya ha visitado esos lugares.

-¿Qué tipo de viaje prefiere: los activos o los de relax?

-En verano los activos me dan pereza, me agobia el calor aderezado con una manada de gente alrededor, prefiero relax en esta época. En otras sí me gusta el movimiento.

-¿Mar, montaña o ciudad?

-El mar me seduce y me obliga a ser orilla, parodiando a Benedetti. Montaña a pequeñas dosis, soy de lomas suaves, por eso adoro la Toscana. No subí al Teide en Tenerife y solo me acerqué al Etna en Sicilia. Prefiero la planicie. Como el Delta del Ebro, todo lisito o la meseta española. Para alturas, nuestro Puerto de Honduras en otoño, a un lado el valle del Ambroz (palacio de Sotofermoso) y al otro el del Jerte, castaños y piornos.

-¿Low cost o lujo?

-Mis primeros viajes, low cost. Viajé bastante con tienda de campaña y con ella sufrí las inclemencias del tiempo: en Venecia visitando el Museo de Peggy Guggenheim, cayó una tromba de agua mientras contemplaba las esculturas de Giacometti, se inundó la tienda y me empapó la ropa. Con el tiempo cambias de estilo de viajar, y a nadie le amarga el lujo.

- ¿Qué lugar visitó y quiso quedarse a vivir en él?

-Viviría en Ferrara, en la Llanura Padana, delta del río Po. Primera ciudad moderna del Renacimiento, ciudad de las bicicletas, todo llano. Ferrara es arquitectura, arte, literatura y belleza tranquila. En el cementerio judío, jardín maravilloso donde la naturaleza es libre, está la tumba de Giorgio Bassani que ambientó su obra literaria en Ferrara, aconsejo leer El jardín de los Finzi-Contini, o ver la película que rodó De Sica de esta novela.

-¿Qué viaje le ha defraudado y no recomendaría nunca?

-Unos lugares te decepcionan porque lo magnifican, por excesiva publicidad o estar saturado de gente. Nosotros viajamos en autocaravana y huimos de lugares donde el minimalismo geográfico te impide aparcar para gozar del sitio.

-¿Es la gastronomía una parte importante de su viaje?

-Lo justo. Pruebo lo típico, pero no es prioritario. No doy mucha importancia a dónde voy a comer cuando visito una ciudad. Ademas compro en los mercados tradicionales y cocino en la autocaravana.

-¿Qué plato recuerda de su viaje favorito?

-Musaka griega. De Turquía, la salsa de yogur y pepino y las hojas de parra rellenas. Grecia y Turquía comparten recetas por el dominio otomano. Los cuscús de Marruecos o la zuppa di cozze de Tarquinia (mejillones).

-¿Es de las que se atreve a probar de todo?

-¡No! Hay comidas demasiado especiadas. Carnes que no son de mi agrado, vísceras o insectos. solo mentarlo me da repelús.

-¿Le gusta hacer fotos de sus viajes?

-Fotos testimonio y recuerdo. Desde la grandeza del monumento a curiosidades del suelo, una señal en una pared, piedras de formas extrañas. Di un recital en el Museo Artium de Vitoria de poesía del Trecento italiano y fuimos a Italia a prepararlo, recorrimos los lugares ligados a Dante, Petrarca y Boccacio haciendo cientos de fotos a pequeños detalles renacentistas que montamos en un 'power point' con música del Renacimiento italiano. Las comparto por Whatsapp solo con familia y algunos amigos.

-¿Qué es lo que no falta nunca en su maleta?

-Libros relacionados con el viaje, como el de Italia. 'Impresiones de viaje por un pintor', de nuestro extremeño Adelardo Covarsí...

- Y en la vuelta ¿es de las que siempre necesita más espacio por las cosas que ha comprado?

-Nunca típicos cacharritos hechos en China, huyo de esa masa imperfecta de reproducir hasta el horror. Traigo cosas útiles o comestibles.

-¿Qué es lo que llevará seguro en su próximo viaje?

-Ilusión y ganas de patear el lugar si es nuevo, o recrearlo si es un regreso. Siempre como los nómadas que canta Franco Battiato.

PERFIL

Rosa Lencero
Escritora y poeta, dirigió la Editora Regional y el Plan de Fomento de la Lectura Extremeña. Nació en La Nava de Santiago y es licenciada en Geografía e Historia. Entre otros galardones, fue Premio Extremadura a la Creación