La región se queda ahora sin autobuses

Vecinos de Santa Marta afectados en la parada de bus de su pueblo. /Casimirmo Moreno
Vecinos de Santa Marta afectados en la parada de bus de su pueblo. / Casimirmo Moreno

La supresión de trayectos desde el 1 de agosto indigna a los viajeros del sur de Extremadura | Una ruta que hacía Leda ha pasado a Alsa, que cumple con el mínimo obligatorio en el pliego y ha dejado sin transporte a mayores y universitarios

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

Desde el pasado 1 de agosto las ventanillas de Alsa y Leda de la estación de autobuses de Badajoz son un ir y venir de viajeros desconcertados. Desde el punto de vista técnico el problema que ha surgido es que la oferta de servicios que ha pasado de Leda a Alsa ha disminuido sensiblemente, aproximadamente a un tercio de la que había. Desde el punto de vista social, se han multiplicado las historias personales de gente que se siente desatendida y cuyas vidas han debido reorganizar. Según los usuarios con los que ha hablado este diario, la sensación general es que si el avión presta unos servicios mínimos y las infraestructuras ferroviarias son las más atrasadas del país, con esta merma del servicio de autobuses los pueblos de la región quedan aún más aislados de lo que estaban.

Ahora se están viendo afectadas personas mayores, y en cuanto comience el curso universitario, en septiembre, serán los jóvenes los perjudicados, vaticinan usuarios habituales de la estación de autobuses pacense, ya que los viernes y los domingos las conexiones más lógicas con Badajoz o Sevilla desde pueblos como Zafra, La Albuera o Santa Marta han quedado suprimidas.

Purificación Contreras ha enviado correos electrónicos a la dirección General de Transportes y a varios alcaldes del sur de la región. Ella es de Monesterio. «Trabajadores y estudiantes que todos los domingos nos desplazamos de Monesterio a Badajoz ahora no tenemos ningún autobús que realice este trayecto (...). Dentro de unos días comienzan la clases, ¿alguien puede explicarnos cómo se van a desplazar todos los trabajadores que desde Calera, Monesterio, Santa María, Pallares, Montemolín, Cabeza la Vaca, Fuente de Cantos, Calzadilla, Zafra, Santa Marta o La Albuera usábamos este servicio público todos los domingos por la tarde para estudiar o trabajar en Badajoz?», se pregunta.

 «Aquí vive mucha gente mayor sin coche que tiene que ir al médico, a ver qué hacemos ahora»

«Aquí vive mucha gente mayor sin coche que tiene que ir al médico, a ver qué hacemos ahora» Manuela Gutiérrez, Usuaria de Santa Marta

Oficialmente la Junta de Extremadura se desmarca y explica que el único contrato de concesión de servicios de transporte regular de viajeros por carretera de uso general, que entró en funcionamiento el pasado 1 de agosto, es el denominado 'Oliva de la Frontera-Cáceres' e 'Higuera de Llerena-Badajoz', por un importe de 922.245 euros. Es una de las 44 concesiones autonómicas. Pero el Estado tiene quince más.

Uno de los itinerarios más afectados es el que une Badajoz capital con Zafra, si bien la línea oficial es Badajoz-Granja de Torrehermosa, que en dirección a la capital pacense ha dejado de operar los domingos y entre semana ha reducido su frecuencia, ya que de seis servicios diarios se ha quedado en uno. Igualmente, desaparece la ruta a Don Benito-Villanueva que pasaba por Almendralejo y Villafranca de los Barros, lo que dificulta enlazar con Sevilla, entre otros efectos.

En cuanto a la conexión entre dos grandes poblaciones como Zafra y Badajoz, con Leda había escalas en La Albuera, Santa Marta y los Santos de Maimona que ahora no existen o su frecuencia ha disminuido al mínimo, lo justo para cumplir con el pliego de condiciones que se impone a Alsa como adjudicataria.

Manuela Gutiérrez es de Santa Marta y va a Badajoz a menudo, casi siempre a asuntos médicos. «Me venía bien el de las 7.20 de la mañana porque luego volvía en el de las 11.15 horas. Ya me quedé una vez colgada cuando la huelga de Leda y ese día tuve que esperar hasta las ocho de la tarde a que saliera mi nuera de trabajar para volver a mi pueblo. Como yo, nos quedamos tirada mucha gente. Y ahora que han suprimido definitivamente el servicio de vuelta... ¿Qué hacemos? Porque aquí vive mucha gente mayor que tiene que ir al médico y cuyos hijos están fuera y no pueden coger el coche».

No es la única persona a la que la rutina a la que estaban acostumbradas según el horario del autobús ha saltado por los aires. «Un pueblo así, con casi cinco mil habitantes, no se puede quedar tan descolgado en cuanto a comunicaciones -tercia Francisco Jiménez, que no tiene coche, sufre prostatitis y debe ir a menudo al hospital de Badajoz-. Esta semana he tenido que coger una habitación en un hostal para ir al especialista porque tenía la cita a la una de la tarde y el autobús de las tres de Leda que usaba antes ahora lo han quitado».

Este mismo problema lo tiene Juana Jiménez. Su marido padece una enfermedad respiratoria, tiene un marcapasos y ello le obliga a ir al médico a Badajoz a menudo. «Ahora no sé qué voy a hacer», dice esta vecina de Santa Marta, un pueblo que tiene en Almendralejo otro municipio de referencia para gestiones relacionadas con la Seguridad Social, el Sexpe o la obtención de pasaportes, entre otros servicios. También han suprimido la conexión directa con esta localidad, se queja esta extremeña.

Ana Paniagua regenta el bar Sol, de Santa Marta, situado justo donde la parada del bus. Su apreciación es tajante: «Antes paraba un autobús prácticamente cada dos horas y ahora hay uno a las 8.15 horas y otro a las 11.15, los dos en dirección a Badajoz, de vuelta ni uno».

Cuentas

En realidad la vuelta directa es posible, pero solo los viernes a las cuatro de la tarde y los sábados a las diez de la mañana. De lunes a jueves hay que ir hasta Almendralejo y de ahí hasta Santa Marta. No son pocos los que ya hacen cuentas para organizar el regreso entre varios en un taxi cuyo coste ronda los 50 euros, señala Francisco Jiménez.

La indignación crece entre los usuarios, principalmente personas mayores que no tienen otro medio de transporte. Enrique Fabián es un lector de HOY que este mes envió una carta titulada 'vergüenza de autobuses'. En ella afirmaba «nos han hundido en una auténtica miseria», y a continuación describía cómo antes podía ir a Zafra en varios horarios durante un día en un trayecto que duraba una hora y costaba cinco euros, y ahora solo de lunes a jueves una vez al día en dos horas y por el doble de dinero.

En la ventanilla de Leda de Badajoz ya solo se despachan billetes de buses que van a la playa o de viajes organizados. Las rutas ordinarias no existen desde principios de mes, pero la gente sigue preguntando. Un comentario que se escucha a menudo es que habrá gente que tendrá que dejar el trabajo que tiene en Badajoz porque no tiene cómo regresar a casa a diario. Desde Leda envían a la ventanilla 14 a los antiguos clientes. Allí, en la de Alsa, siguen las preguntas. La respuesta es que en un futuro se ampliarán las líneas, pero aún no se sabe ni cuáles ni cuándo.

De manera oficial, este diario ha preguntado a la compañía Alsa, pero no ha obtenido respuesta. Por su parte, la Junta indica que hay otros contratos regionales pendientes de adjudicación: Valverde del Fresno-Cáceres y Madrigal de la Vera-Plasencia y Navalmoral de la Mata; Helechosa de los Montes-Badajoz; además de un contrato de 41 lotes, correspondientes a otros 41 servicios que pendiente de fijar fechas para las mesas de contratación.

PP, IU y Cs protestan por la situación

El PP, Izquierda Unida y Ciudadanos ya han reaccionado a la nueva situación de las rutas extremeñas de autobuses. El PP pidió la semana pasada «medidas urgentes ante la situación de incomunicación en varios municipios de la región». Manuel Naharro, primer edil de Valencia del Mombuey, compareció el pasado día 13 en Mérida con alcaldes de diversos pueblos de la región para denunciar que «Extremadura está ahora más aislada que nunca», dijo. Por su parte, la agrupación local de Ciudadanos en Santa Marta de los Barros ha protestado por el mismo motivo en las redes sociales. Su mensaje: «Hace poco tiempo nos quejábamos del tren digno de Extremadura que solo dispone de 23 estaciones en toda la región. Y el total de los municipios ascienden a 388. Los autobuses son el transporte por excelencia en nuestra región, los cuales se han visto disminuidos a lo largos de los años y actualmente son muy escasos. Y los mayores perjudicados, nuestro mayores, minusválidos y estudiantes». Su único concejal en Santa Marta, Pedro Sanjuán, ya está recogiendo firmas en el pueblo, una acción que pretende extender a otras localidades cercanas. «Queremos que se restablezca el servicio anterior», exige. Por su parte, la agrupación local de Izquierda Unida también informa que está llevando a cabo una recogida de firmas.