La patronal del sector recuerda que es legal y critica la hipocresía

Cejuego es la asociación que agrupa a las principales empresas del sector. Su director general, Alejandro Landaluce, recuerda que la actividad es legal y sostiene que en las salas se pide el Documento Nacional de Identidad. También niega que la ubicación de estos negocios se acerque a los colegios y defiende que el lugar se elige con criterios de mercado según el tránsito de público y el precio del metro cuadrado en la zona.

Desde Cejuego defienden que existe una parte de la sociedad a la que produce satisfacción apostar. «No hay diferencia entre el juego público, como la quiniela, o el privado. Las apuestas 2.0 son las divertidas y la esencia es la misma. Hay algo de hipocresía. No tiene sentido decir que un juego es limpio y el otro deleznable», apunta Landaluce.