Tachï: La música como terapia infalible

Tachï (Natalia Labrador Muñoz) padece fibromialgia y fatiga crónica desde hace 17 años. :: Irina Cortés/
Tachï (Natalia Labrador Muñoz) padece fibromialgia y fatiga crónica desde hace 17 años. :: Irina Cortés

Tachï | Cantante

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

Rebosa ilusión y empuje y aunque a veces le falte la energía siempre vuelve al escenario, el lugar donde ella es feliz. «Ahí está mi zona de confort», dice esta llerenense de nombre Natalia Labrador Muñoz a la que todo el mundo conoce como Tachï desde que era una niña.

Como compositora está llena de ideas y ahora que tiene 32 años anda metida en un carrusel de entrevistas en los medios porque ha puesto voz y acordes a la fibromialgia y fatiga crónica, enfermedades que ella padece y sobre la que quiere llamar la atención, ya que entre los afectados es una queja común que apenas haya recursos para facilitar la vida de estos pacientes, el noventa por ciento mujeres.

ALGUNOS DATOS

Biográficos
Nació en Llerena en 1985 y ha vivido en Andalucía y Madrid, «pero decidí volver a mi tierra porque soy muy de bellota», dice. Es hija de un músico, tiene tres hermanos y un hijo de siete años y reside en Llerena, donde acaba de ser nombrada Reina del Carnaval.
Profesionales
Con doce años de edad pasó a formar parte de la orquesta Sónix. Siempre ha compuesto y en la actualidad sube al escenario con su compañero guitarrista Alfonso Seijo (Tachï Chocolate). Entre otros trabajos, colaboró en 2013 en la grabación del disco de Lin Cortés (exguitarrista de Raimundo Amador).
Fibromialgia
Acaba de protagonizar un videoclip en el que versiona la canción de Antonio Vega 'Se dejaba llevar' con el fin de visibilizar esta enfermedad y recabar fondos para la investigación de la fibromialgia y la fatiga crónica.

Tachï ha puesto su granito de arena en la causa versionando la mítica canción de Antonio Vega 'Se dejaba llevar', sobre la que la familia del autor, ya fallecido, ha cedido los derechos para colaborar. Lo siguiente ha sido que el programa de la Diputación de Badajoz Músicos en Movimiento y Sefifac (Sociedad Española de Fibromialgia y Síndrome Fatiga Crónica) dieran forma a la producción de esta versión, la cual incluye un emotivo videoclip realizado por La Raya Films que está dando la vuelta al mundo gracias a Internet. Al final aparece el número de cuenta para el que quiera ayudar.

«Canto desde que empecé a hablar y a los 8 años subí a un escenario, ahí arriba está mi zona de confort»

Tachï, voz y protagonista de esta idea, es la mayor de cuatro hermanos y siempre ha vivido en una familia de melómanos. Su padre, además de maestro, es bajista, ahora en el grupo Betonwerk; y su hermano es productor de música electrónica y discjockey. «Yo canto prácticamente desde que empecé a hablar, pero mi padre tenía una banda de música cuando yo era pequeña y ya con ocho años me subí a un escenario. Me encantó», rememora ahora esta extremeña que con 12 años ya cantaba en una orquesta. «Nos llamábamos Sonix y teníamos muy buena aceptación porque éramos muy buenos músicos y hacíamos todo el repertorio en directo, no como la mayoría de orquestas. Ahí estuve hasta los 15 años más o menos. Éramos cuatro amigos y la verdad es que lo pasábamos muy bien», recuerda Tachï, que por aquella época ya descubrió la composición y desde entonces no ha parado de crear.

«También me gusta el teatro y actuar. De hecho he participado en algunos cortos que han sido premiados. Pero sobre todo me gusta escribir poesía y prosa poética, algo que cuando empiezas ya no puedes parar. Para mí es una razón para vivir que descubrí cuando tenía 16 ó 17 años, aunque luego para trabajar lo que dé de comer sean las versiones», explica esta admiradora de Nat King Cole o Nina Simone que lo mismo versiona un bolero que un tema de funky o de soul, dos de sus estilos favoritos.

«También me gusta el rap -añade- y de hecho cuando escribo mis letras las rapeo primero y luego las canto. En mi caso primero hago la letra y luego les pongo música, que es lo contrario de lo habitual», revela esta madre de un niño de siete años que vive con su pareja, también artista.

Efectos de la enfermedad

Hay que saber que la fibromialgia no fue declarada enfermedad por la Organización Mundial de la Salud hasta 1992, hace relativamente poco. A ella se la diagnosticaron poco tiempo después, cuando tenía 15 años.

La wikipedia la define como una enfermedad crónica que se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado, con una exagerada hipersensibilidad en múltiples áreas corporales, sin alteraciones orgánicas demostrables. Entre sus síntomas destacan la fatiga persistente y el sueño no reparador.

Ésta es una enfermedad controvertida pues apenas hay literatura médica sobre ella ni especialistas. Para Tachï, otras comunidades autónomas están más avanzadas que Extremadura y a los pacientes se les reconoce como enfermos y tienen una mejor cobertura. En su caso, dice, «yo voy del médico de cabecera al especialista, y de ahí al médico de cabecera y vuelta a empezar porque no hay un protocolo de atención».

Según cuenta, en su caso los brotes son constantes. Además, reconoce que más de quince años después con fibromialgia y fatiga crónica su cuerpo lo está notando, de hecho ya camina apoyada en un bastón, hace tiempo que no se atreve a ir en solitario a determinados sitios.

Según cuenta, ha trabajado en la hostelería y la enfermedad le obligó a cerrar sus empresas anteriores, primero una fábrica en Llerena de pastelería artesana en la que llegó a tener cinco empleados, y después una tienda de pastelería creativa. «Yo me acuesto, pero no sé cómo me voy a levantar. Sin embargo, hace tiempo que trato de que mi vida no se pare por esto, aunque cuando tengo actuaciones procuro programarlas a corto plazo, nunca con demasiada antelación». De momento, la próxima es este 9 de marzo en Cáceres en el festival Cantautaria con su guitarrista Alfonso Seijo, con el que forma el conjunto Tachï Chocolate.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos