Inma Ramos: La ilustradora del feminismo militante

Inma Ramos, con una taza diseñada por ella con su sello p.nitas. :: HOY/
Inma Ramos, con una taza diseñada por ella con su sello p.nitas. :: HOY

Inma Ramos Dibujante y diseñadora

Ángela Murillo
ÁNGELA MURILLO

Bocas abiertas, enormes vulvas, pechos caídos, caderas desproporcionadas y ojos a la virulé. Así son las mujeres que dibuja p.nitas, nombre artístico de la ilustradora extremeña Inma Ramos (Plasencia, 1981). Se define como 'artivista' y plasma sus creaciones en todo tipo de formatos y soportes, desde bolígrafo sobre papel a zapatillas y cantos rodados pintados a mano o tazas y colecciones de ropa estampadas con sus diseños. Sus cuerpos femeninos alejados de los cánones de belleza imperantes gritan contra el patriarcado, la violencia machista o el feminicidio. Reivindican la igualdad de género y las libertades de expresión e identidad sexual.

De niña esta feminista extremeña tuvo que hacer las maletas varias veces y rodar por la provincia de Cáceres. Su padre era guardia civil y estuvo destinado en Casar de Palomero, Moraleja y Moheda de Gata. Después comenzó Bellas Artes en Salamanca y a mitad de carrera se replanteó su formación y decidió marcharse a Barcelona, donde se licenció y vivió nueve años. «La Universidad de Salamanca se me quedaba pequeña, estaba enfocada al realismo y aquello me parecía muy clásico. No me interesaba».

ALGUNOS DATOS

Biografía
Nació en Plasencia en 1981. Cambió varias veces de residencia porque su padre era guardia civil. Vivió en Casar de Palomero, Moheda de Gata y Moraleja, donde reside actualmente con su hija de dos años. Es madre soltera.
Estudios
Se licenció en Bellas Artes en la Universidad de Barcelona, aunque comenzó la carrera en Salamanca.
Trabajo
Crea diseños con mensaje feminista y los comercializa a través de Internet. El año pasado firmó el cartel de Los Palomos y ya ha expuesto en espacios alternativos de distintas ciudades europeas.
Aficiones
Los gatos, la música, la poesía y las series, películas y libros de ciencia ficción.

Durante las clases garabateaba mujeres con bocas cosidas en los márgenes de sus cuadernos. «Lo hacía de manera inconsciente. Hasta que un día me di cuenta y me cabreé. Decidí empezar a pintar mujeres gritando». Ese fue el germen de p.nitas. Los consejos y enseñanzas de su profesor, el escultor Curro Ulzurrum, fueron lo más valioso que le aportó la ciudad charra. Él le hizo ser consciente de sus inquietudes feministas. Para una de sus prácticas experimentó con barbies y muñecos Action Man, vistiendo a los guerrilleros de cabareteras. «'Barbie liberation organization' fue uno de los primeros colectivos feministas que conocí a través del profesor Ulzurrum». A partir de ahí entró en contacto con este tipo de arte. «Abrí la puerta del feminismo convirtiéndolo en el centro de mi reflexión personal y mi trabajo».

«Mis diseños no son comerciales, están dirigidos a un público muy reducido, pero eso no me condiciona»

La ilustradora, que el año pasado firmó el cartel de Los Palomos, se rebela contra los comportamientos machistas, también contra esos que tenemos interiorizados sin saberlo. «La sociedad es patriarcal, educa a las mujeres desde niñas para que pensemos que lo que tenemos que aportar es menos importante, que nuestro lugar no es el espacio público ni, tampoco, los espacios de toma de decisiones. La sociedad y los medios de comunicación nos enseñan desde pequeñas que nuestro mayor valor gira en torno a nuestro físico y la atracción que podamos despertar en el sexo opuesto». Cree que es una estrategia del capitalismo que condiciona la vida de niñas y mujeres en todo el mundo. «No por casualidad hay toda una industria que gira en torno a dietas, cosmética y operaciones estéticas».

Diseño de p.nitas para la próxima huelga de mujeres del 8 de Marzo.
Diseño de p.nitas para la próxima huelga de mujeres del 8 de Marzo.

En las creaciones de esta extremeña amante de los gatos y la poesía se aprecian reminiscencias del arte maya, africano y aborigen. También se reconoce la influencia de Frida Kahlo, Matisse y Picasso. «El Guernica presidía el salón de casa y he pasado muchas horas mirando su universo».

Asegura que muchas personas que no conocían el feminismo de cerca se han acercado a él a través de sus dibujos. Aunque pocos, entre sus clientes también hay hombres. «Me parece muy necesario que ellos participen en la revolución feminista revisando y cuestionando sus propios privilegios, convirtiendo en feministas sus espacios y siendo parte activa en la tarea de derrocar juntas al patriarcado».

Cree que este movimiento está vivo en Extremadura. Ayer mismo se celebró en Cáceres la asamblea de la Red Feminista de Extremadura. «Tiene un largo recorrido y presencia desde hace años. En la actualidad crece incesante el interés, participación y concienciación de colectivos cada vez más jóvenes».

Inma Ramos, con algunos de sus dibujos.:HOY
Inma Ramos, con algunos de sus dibujos.:HOY

Inma es madre soltera de una niña de dos años y trabaja desde casa. Reside en una vivienda de su familia en Moraleja y sobrevive con lo que ingresa con las ventas de sus creaciones, aunque reconoce que a veces se «autoexplota» trabajando diez horas diarias. «Mis diseños no son comerciales, están dirigidos a un público muy reducido. Pero eso no me condiciona, porque vivo acorde con mis principios. Llevo casi 15 años con ello y ha habido gente a la que le han fascinado; pero también a quien les causan rechazo».

La creación de ilustraciones para un calendario con doce historias de feminismo, la mayoría sugeridas por sus seguidores en redes sociales, ha sido uno de sus últimos proyectos. Las aportaciones económicas de 350 personas a través del 'crowdfunding' han materializado el almanaque. Ahora trabaja en los diseños para la huelga de mujeres y la celebración del 8 de Marzo en Extremadura y en la imagen para un foro feminista en Bruselas.

 

Fotos

Vídeos