El Grupo Gallardo plantea el despido de 88 trabajadores de Galvacolor

Instalaciones de Galvacolor, en Jerez de los Caballeros. :: HOY/
Instalaciones de Galvacolor, en Jerez de los Caballeros. :: HOY

El expediente afecta a más del 90% de la plantilla y se hará efectivo en un mes a contar desde el pasado viernes

José M. Martín
JOSÉ M. MARTÍN

La documentación fue entregada a los trabajadores el pasado viernes, 7 de septiembre. En ella se ponía de manifiesto el expediente de despido colectivo que plantea el Grupo Gallardo para la empresa Galvacolor, ubicada en Jerez de los Caballeros. Dicha regulación de empleo afecta a 88 trabajadores de los 96 que tiene la compañía, más de un 90% de la plantilla, y se hará efectiva en un mes, a contar desde la fecha de entrega de la documentación.

La dirección del grupo alega falta de actividad en la industria para iniciar el proceso de despido y los sindicatos se encuentran estudiando la información recibida para valorar la situación real de la compañía y establecer su estrategia de actuación ante la complicada negociación que se avecina. «Es difícil, porque todas las empresas están vinculadas a las cuentas del grupo y aunque no sea verdad la falta de actividad es posible que se cumplan los requisitos que exige la ley para efectuar los despidos», expone Saturnino Lagar, secretario general de Comisiones Obreras Industria en Extremadura.

Mañana miércoles, a las 11.00 horas, comenzarán las reuniones entre el comité de empresa, del que forman parte CSIF, UGT y CC OO, y la dirección de la empresa. Las citas se repetirán en los miércoles sucesivos y hay previstas cuatro sesiones.

Desde Comisiones Obreras ya se adelanta que acudirán a las negociaciones con la intención de pedir el máximo económico que establece la ley para los despidos y, en la medida que sea posible, la recolocación de los empleados en otros puestos de trabajo dentro del grupo. «Lo que nos han transmitido es que la indemnización será de 20 días por año trabajado con un máximo de un año de salario», insiste Lagar. Estos son los márgenes que se establecieron en la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en el año 2012.

La empresa alega pérdidas económicas provocadas por la situación del mercado del acero galvanizado

Sin embargo, no hay personal en la plantilla que se acerque a ese límite temporal. El motivo es que Galvacolor ya cesó su actividad en plena crisis y los trabajos en sus instalaciones se retomaron hace algo más de dos años. «Esto supone que los integrantes de la plantilla no tengan una antigüedad superior a ese periodo y las indemnizaciones serán muy reducidas», comenta el responsable de Industria del sindicato, que acudirá como asesor de CC OO a las reuniones.

Ante el complicado panorama que se presenta para los trabajadores que pierdan su empleo, desde la empresa se incide en que se buscarán medidas para que los efectos de los despidos sean lo «menos traumáticos» que permita un episodio de estas características. De momento, prefieren no ahondar en los aspectos concretos dado que están en plenas conversaciones con el comité de empresa.

Las pérdidas económicas arrastradas, los negativos datos de producción y la situación global del mercado del acero galvanizado son los motivos que expone la dirección de la empresa para justificar un cese que consideran «necesario». Por ello, comentan que se han visto obligados a presentar el expediente de regulación de empleo que definen como «obligatorio» en la coyuntura actual.

Origen

Galvacolor inició su actividad en 2002 dedicada a la producción de chapa galvanizada a partir de bobinas laminadas en frío o caliente. Tras su cierre temporal, volvió a funcionar después de completar, en 2016, un proceso de fusión con Tubos Europa, otra empresa del grupo que se centraba en la laminación. Mientras que en Galvacolor, denominación que se mantuvo en detrimento de Tubos Europa, se procedía a la galvanización o a la pintura del acero, que también se vendía a clientes externos.

Ahora, la previsión es que se mantengan ocho trabajadores. «Se quedan en la parte del recocido de las bobinas, que luego se mandan a otras empresas del grupo para continuar el proceso», señalan los sindicatos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos