Ana De Nevado: Una dramaturga de premio

Ana De Nevado durante un rodaje. :: MARINA GÓMEZ VAZ/
Ana De Nevado durante un rodaje. :: MARINA GÓMEZ VAZ

La escritora de obras teatrales y directora de cine acaba de ganar un certamen nacional de teatro de autor convocado por la Fundación SGAE

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOBadajoz

La niña inocente que un día se subió a las tablas del Gran Teatro de Cáceres para formar parte del elenco de 'La zapatera prodigiosa', de Federico García Lorca, no se imaginaba por aquel entonces que dos décadas después su vida profesional iba a estar tan ligada al teatro. Aquello sólo fue un tímido comienzo para Ana De Nevado, una cacereña de 31 años que acaba de ver reconocido su trabajo como dramaturga por la Fundación SGAE, una organización que desde 1997 promueve la creación musical, escénica y audiovisual.

Esta extremeña ha ganado el Premio Teatro Autor Exprés, una convocatoria a nivel nacional que selecciona textos teatrales y que contribuye a la difusión y promoción de la dramaturgia contemporánea. Este reconocimiento le ha servido para que editen ejemplares impresos de 'Mordrake (Canción de cuna)', la última obra que ha escrito y que ya se ha podido ver en escena en dos salas madrileñas, La Pensión de las Pulgas y Nada.

DATOS

Biografía
Aunque nació en Badajoz el 25 de abril de 1986, se siente de Cáceres porque es la ciudad en la que vivió hasta los 18 años, cuando se fue a estudiar Comunicación Audiovisual a Salamanca.
Formación
Actualmente vive en Madrid, donde realizó el máster de Dirección Cinematográfica de la Escuela de Artes y Espectáculos TAI y ha colaborado en distintos talleres asistiendo a directores como Gracia Querejeta y José Luis Cuerda.

Esta publicación supondrá la difusión de una historia que transcurre en Reino Unido y cuyo protagonista es Edward Mordrake, heredero de la condesa de Darlington que se sume en una profunda depresión después de que los susurros demoniacos de un segundo rostro, que anida en la parte posterior de su cabeza, hayan provocado el asesinato de su padre. Por su parte, Eleonor, su madre, ama y protege de manera enfermiza a su hijo, al que jamás ha permitido salir de la casa familiar. Sin embargo, la llegada de una joven sirvienta despertará en Edward sentimientos y deseos que sólo conocía a través de los libros.

Acaba de ganar un certamen nacional de teatro de autor convocado por la Fundación SGAE

Esa es la sinopsis de una creación que llegará a críticos, compañías, productores, editoriales, programadores y académicos, algo que servirá a Ana De Nevado para dar el salto definitivo al mundo teatral, una profesión de la que «es complicado vivir». La joven asegura que «levantar una producción teatral de forma privada es muy difícil. Las inversiones se suelen destinar a profesionales con una larga trayectoria y esto tiene que cambiar. Necesitamos impulsos con premios como el que acabo de recibir para que se abra paso a una nueva generación de dramaturgos y dramaturgas».

Y es que ellas también tienen mucho que decir. Estamos acostumbrados a escuchar nombres como Calderón de la Barca, Lope de Vega o Azorín, y poco se oye de mujeres que también fueron grandes escritoras como Ana Caro Mallén de Soto o María Rosa Gálvez, entre otras.

«En el pasado hemos estado en un segundo plano y ahora sucede lo mismo», lamenta De Nevado. De hecho, del total de obras teatrales de autores españoles puestas en escena de 2011 a 2014, sólo dos de cada diez (23%) están escritas por mujeres, según un estudio elaborado por el grupo de aficionados al teatro Barraquianos (Tragycom) a partir del análisis de 12.000 fichas de estrenos llevados a cabo en España en los últimos 20 años.

Esos datos ponen de manifiesto algunos de los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres en este ámbito, como su falta de presencia en los órganos de decisión o la ausencia de referentes femeninos en la enseñanza oficial. «Yo no me he enfrentado a desprecios por ser mujer, pero sí notas una posición de inferioridad en los resultados. Son menos las nominadas a premios y menos las que salen en los medios, por ejemplo. No es que no existan mujeres dramaturgas, es que no se les da la suficiente voz».

Pese a esas piedras en el camino, De Nevado apunta que hay mucho talento y ganas de trabajar para hacerse un hueco en los escenarios. En su caso, se puede decir que lo lleva intentando desde pequeña. Siempre le gustó escribir y poner imágenes en escena. En definitiva, crear historias.

En 2006 debutó como directora y guionista de su cortometraje 'Perdida'. En 2009, tras licenciarse en Comunicación Audiovisual por la Universidad Pontificia de Salamanca, se afincó en Madrid para enrolarse en el máster de Dirección Cinematográfica de la Escuela de Artes y Espectáculos TAI, donde dirigió su segundo cortometraje, 'Mentiras'. Simultáneamente, colaboró con distintos talleres asistiendo a directores como Gracia Querejeta y José Luis Cuerda y trabajó en series de ficción televisiva como 'Bandolera', producida por Diagonal Televisión.

Tras su experiencia en el medio televisivo y audiovisual, se adentró en el ámbito de las artes escénicas con la escritura y dirección de su primera obra teatral, 'Lili Marleen', que estrenó en junio de 2015 en el Teatro Lagrada de Madrid. Ya en 2016, ejerció como asistente de dirección de la obra 'Éxodo', dirigida por Roberto Cerdá, y escribió la dramaturgia de 'Mordrake (Canción de cuna)'. En 2017 participó en el proceso de creación de 'La ternura' de Alfredo Sanzol, en el marco del ciclo Teatro de la Ciudad: la comedia.

En la actualidad dirige videoclips musicales y campañas publicitarias. Además, está sumergida en la creación de su próxima obra teatral. Con ella, avanza que quiere tratar problemas del presente a través de un viaje que transcurre en el mar.