La Diputación de Cáceres encarga medir el nivel de radón en un museo de Hervás

Entrada el museo, que está en el centro de la localidad. :: andy solé/
Entrada el museo, que está en el centro de la localidad. :: andy solé

El gas radiactivo está presente en el 47 por ciento del territorio de la comunidad, según un estudio del Consejo de Seguridad Nuclear

A.A. CÁCERES.

La Diputación de Cáceres ha solicitado a una empresa especializada que mida los niveles de gas radón en el museo público Pérez Comendador-Leroux de Hervás. El encargo figura en la respuesta que la administración provincial dio el mes pasado a una pregunta que Eduardo Villaverde, diputado del Partido Popular, formuló durante un pleno ordinario. En esa contestación se explica que ya en el año 2016 se realizó un informe, pero que no resultó suficientemente aclaratorio. Lo que se hace ahora es pedir a una empresa especializada un trabajo más esclarecedor, que además de cuantificar la presencia de esta sustancia incluya medidas correctoras.

El radón es un gas radiactivo de origen natural, presente en el subsuelo, sobre todo en terrenos graníticos y pizarrosos. Desde ahí penetra en las viviendas, por esto es más frecuenta en sótanos y plantas bajas que en las situadas a mayor altura. La OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que es el responsable de entre el tres y el catorce por ciento de los casos de cáncer de pulmón en España, según sean su concentración en el aire y la prevalencia del consumo de tabaco entre la población. Es más dañino que el humo ambiental del tabaco, aunque el carácter nocivo implica que la exposición a él sea prolongada en el tiempo.

Más en las casas modernas

La empresa de ingeniería que cuantifique la presencia del fluido debe también proponer medidas correctoras

Hace un año, Jorge García Paniagua, arquitecto técnico extremeño cuya tesis doctoral analizaba la presencia de radón en el norte extremeño, explicaba en este diario que «las viviendas antiguas, al tener mayor ventilación, registran menores concentraciones, lo contrario que las viviendas nuevas, en donde se dan mayores concentraciones al ser más herméticas».

A escala regional, el dato más ilustrativo lo aporta el Consejo de Seguridad Nuclear, que ha documentado que Extremadura es la comunidad española con más radón después de Galicia. En concreto, este organismo estima que el 47 por ciento de la región está afectado por esta sustancia, que está más presente en la provincia de Cáceres que en la de Badajoz. El paradigma en este sentido es la cueva de Castañar de Ibor, donde las concentraciones multiplican por cien las recomendadas por la Unión Europea para los espacios de trabajo, si bien la exposición a la que se someten los visitantes de la cavidad está alejada de los máximos anuales aconsejados.

La recomendación general de la OMS es no superar los cien bequerelios por metro cúbico en los espacios de trabajo, aunque el Gobierno propuso el pasado agosto que el límite de exposición se fije en trescientos. Lo hizo en el borrador del nuevo Código Técnico de Edificación, un documento en el que se incluye un listado de los municipios de España en los que hay altas concentraciones de este gas. En esa relación aparecen 195 municipios pacenses, el 56 por ciento de ellos en la denominada zona dos, para la que se proponen medidas correctoras más duras que en los del área uno. Y 208 localidades cacereñas, el 91 por ciento de ellas en la zona dos.

El encargo de la Diputación no ha precisado la convocatoria de un concurso público, al tratarse de un contrato menor, y la previsión es que la empresa de ingeniería aporte los primeros datos a finales del mes que viene. Hay que tener presente, indican desde la institución provincial, que se aconseja realizar mediciones durante varias semanas, para obtener unos resultados más fiables, pues las concentraciones de este fluido varían a lo largo del día y según la época del año.

Aunque hay soluciones técnicas que ayudan a reducir la presencia de esta sustancia, la más sencilla y habitual es la ventilación de la estancia abriendo las ventanas. No obstante, está pendiente el desarrollo de una normativa de rango nacional que especifique las medidas a tomar según la cantidad de radón presente. La idea de la Diputación es poner en marcha en el Pérez Comendador-Leroux las que recomiende el informe solicitado, y que estas sean más exigentes que las que recoge el borrador de la nueva ley.

Más