El 'desierto demográfico' amenaza a más de la mitad del territorio extremeño

Paisaje rural del norte de la comunidad autónoma, la zona de Extremadura más afectada por la despoblación./HOY
Paisaje rural del norte de la comunidad autónoma, la zona de Extremadura más afectada por la despoblación. / HOY

Extremadura, con una superficie de 41.634 kilómetros cuadrados, congrega al 2,3 % de la población española, lo que supone una densidad media de 26 habitantes por kilómetro cuadrado

EFE

Más de la mitad del territorio extremeño, cuya población arrastra un prolongado declive natural, se encuentra o se aproxima a una situación de 'desierto demográfico', pues su densidad media es igual o inferior a 10 habitantes por kilómetro cuadrado.

Extremadura, con una superficie de 41.634 kilómetros cuadrados, congrega al 2,3 % de la población española, lo que supone una densidad media de 26 habitantes por kilómetro cuadrado, porcentaje que comparte con Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León.

Más información

Sin embargo, Extremadura, con 388 municipios, tiene una media de población de 2.783 municipios, un promedio superior al de Castilla y León (1.079), Aragón (1.790) y Castilla-La Mancha (2.211), según recoge el análisis de poblamiento y organización territorial incluido en el 'Diagnóstico Estratégico' elaborado por CaixaBank.

Las dunas del denominado 'desierto demográfico' han invadido desde hace muchos años el territorio de numerosos municipios, como o Toril, Capilla, Alía, Portezuelo y Cachorrilla, donde no llegan a 2 habitantes por kilómetro cuadrado.

En este último municipio cacereño hay censadas 78 personas, de las que 53 tienen más de 50 años de edad; una situación muy similar a la que presenta Ruanes, donde 39 de sus 65 vecinos y vecinas tienen más del medio centenar de años.

El Carrascalejo tiene 67 habitantes censados, Benquerencia se aproxima a los 80 y cerca del centenar de vecinos presentan los pueblos de Berrocalejo, Garvín, Robledillo de Gata y Valdecañas de Tajo, entre otros ejemplos.

Si se abre el abanico, el 52,3 % del territorio extremeño se compone de municipios que no logran superar los 2.000 habitantes y cuya densidad media se sitúa en 10 habitantes por kilómetro cuadrado, es decir, «rozan el límite que la Unión Europea considera para definir un territorio como 'desierto demográfico'», según apunta el citado informe.

Pero la alarma suena al conocer que el 35,6 % de estos municipios -que representan el 39,7 % de todo el territorio extremeño- tienen una densidad media de cinco habitantes por kilómetro cuadrado.

Por contra, y a pesar de la dinámica demográfica negativa, en Extremadura no hay ningún pueblo abandonado, al contrario de lo que ocurre en otras regiones.

'La Revuelta de la España vaciada', que tiene lugar hoy en Madrid, exige inversiones e infraestructuras, y reclama medidas concretas y urgentes contra la despoblación.

Al margen de qué se puede hacer y qué políticas deben adoptarse, hay realidades que ponen más palos a la rueda, como el envejecimiento y la emigración.

En términos comparados, tal como señala el análisis de CaixaBank, «la población extremeña está más envejecida que la media española y, atendiendo a las tasas de reemplazo y maternidad, tiene menos posibilidades endógenas de renovación».

La emigración, «el fenómeno demográfico -afirma el citado estudio- con mayor impacto socioeconómico», ha supuesto que más de medio millón de personas nacidas en Extremadura residan en otras comunidades autónomas. Si todas volvieran, muy poco probable, la población actual de la región aumentaría en un 51,4 por ciento.