«Aprovechar la biomasa para calefacción y electricidad dará 3.000 empleos en pueblos»

«El proyecto Mosaico puede generar falsas expectativas». /  L. C.
«El proyecto Mosaico puede generar falsas expectativas». / L. C.

A.T.

-Ha dicho antes que Extremadura, por la alta densidad de combustible forestal de determinadas zonas, podría sufrir incendios de grandes dimensiones. ¿Está respondiendo la Administración a ese problema?

-Está empezando a hacerlo. Un grupo de empresas de gestión forestal de dentro y fuera de Extremadura firmamos un acuerdo con la Junta en agosto de 2017 por el cual se está diseñando un plan de ordenación del monte para evitar que haya grandes superficies continuas con densidades de combustible que propicien grandes incendios. El objetivo es conseguir que en ninguno de los montes de la región haya densidades por encima de las diez toneladas por hectárea. Eso tardaremos en ejecutarlo varios años. Tenemos un planteamiento industrial de poner en marcha tres plantas de pellets para calefacción y agua caliente sanitaria en Moraleja, Herrera del Duque y Caminomorisco. Las obras tardarán solo unos pocos meses y supone una inversión de 10 millones cada una. La capacidad de transformación de cada planta será de 70.000 toneladas de pellets/año. Habrá también tres plantas de biomasa eléctrica en Villuercas/La Siberia, Cedillo y Plasencia. En conjunto, estas plantas podrán crear 3.000 empleos directos, además en zonas despobladas. Con todo esto en funcionamiento, que tardará alrededor de 5/6 años, se acabaría el riesgo de grandes incendios en la región.

-Una última pregunta. El incendio de la Sierra de Gata de 2015 ha dado a luz un proyecto de gestión de la zona quemada conocido como Mosaico, porque se basa en crear espacios de diversos usos y que creen una discontinuidad del monte. ¿Qué opinión tiene?

-Es empezar la casa por el tejado, y así se lo dije a los técnicos y a los profesores de la UEx que han trabajado en él. Para poder aplicar el mosaico primero hay que abrirlo y eso significa cortar los pinos y abrir espacios al monte. Por otro lado, el mosaico es la dehesa, es la zona de cultivos. Es decir, está inventado. El proyecto va a recuperar espacios de cultivo que han sido colonizados por el monte como huertas, olivares, castañares y eso está muy bien, pero que no nos engañen con eso de las cabras bombero. Yo soy de una familia de generaciones de cabreros y sé qué hace una cabra en el monte. Lo importante no son las cabras, sino el cabrero. Mi padre decía que contra el fuego es más eficaz el hacha del cabrero que el diente de la cabra, es decir, lo que hace el cabrero para limpiar, para abrir, para sacar leña que lo que lo limpia la cabra comiendo.

-No lo veo muy entusiasmado con el Proyecto Mosaico.

-Es que lo veo como un ejercicio de voluntarismo. Están generando unas expectativas que luego puede que no se cumplan.