Franco y sus generales no han muerto en los callejeros

Calle José Antonio dedicada a Primo de Rivera en Ruanes/
Calle José Antonio dedicada a Primo de Rivera en Ruanes

El despacho jurídicode Eduardo Ranz demandará a doce municipios de la región si no renombran sus calles y plazas al incumplir la Ley de Memoria Histórica

J. LÓPEZ-LAGO

En Ruanes, una pequeña población cacereña de 67 habitantes que se encuentra entre Trujillo y Montánchez, casi la mitad de las calles recuerdan a la época franquista. Como era de esperar, el abogado Eduardo Ranz, conocido por denunciar todos estos vestigios de la dictadura ha puesto la vista en este diminuto municipio extremeño, al igual que hizo con la pedanía de Villafranco del Guadiana, que depende del Ayuntamiento de Badajoz y que ya ha iniciando su proceso para cumplir con la Ley de la Memoria Histórica. En el caso de Guadiana del Caudillo también han sido demandados y están a la espera de una decisión judicial por tener este nombre.

Algunos Datos

Pueblos con calles, plazas o travesías que incumplen la Ley de la Memoria Histórica en la provincia de Cáceres. Berrocalejo, Casas de Don Antonio, La Garganta, Casas de Don Gómez, Collado de la Vera, Navalvillar de Ibor, Peraleda de San Román, Ruanes, Santa Cruz de Paniagua y Santibáñez el Alto en la provincia de Cáceres. Peñalsordo en la provincia de Badajoz.

Calles y Plazas más comunes. General Franco, Queipo de Llano, Mola, Yagüe y José Antonio Primo de Rivera.

Nombres de pueblos en los que se ha iniciado un proceso por incumplimiento de la Memoria Histórica. Villafranco como pedanía de Badajoz y Guadiana del Caudillo, ambos en la provincia pacense.

En Ruanes, además de una calle dedicada a José Antonio Primo de Rivera, en su callejero aparece una plaza y una calle denominadas General Franco. Plaza del General Mola o calle Queipo de Llano también son otras direcciones que tiene este pequeño pueblo cacereño. En realidad se trata de uno de los doce municipios de la región sobre los que el bufete de este abogado madrileño ha realizado un derecho de petición solicitando la redefinición de «calles de exaltación de Guerra Civil», según consta en el documento enviado por Ranz. Y aunque faltan la mayoría de los carteles por las esquinas, esta petición es el paso previo a una demanda judicial, explica Ranz, que da tres meses de plazo a los municipios que conserven simbología franquista para que observen la Ley de la Memoria Histórica que la prohíbe desde que entrara en vigor hace nueve años. Según sus cálculos, este otoño dará el paso ante el juzgado.

«No es un trámite complejo, basta con incluir la redefinición de la calle en el orden del día de un pleno, y después, en la mayoría de los casos, dar traslado a la Diputación para que ratifique la decisión. Ha habido de todo, desde alcaldes que no han respondido a otros que han dicho que lo llevarán a pleno. Yo no he buscado casos que puedan ser ambiguos sino aquellos que no admiten discusión y que están incumpliendo la Ley», señala Ranz.

Además de en Ruanes, en la provincia de Cáceres también se ha fijado en Berrocalejo (123 habitantes). Solo hay que echar un vistazo a Google maps para comprobar que allí existen la calles José Antonio Primo de Rivera, la calle Queipo de Llano, la calle Generalísimo Franco, la avenida de los Caídos, la Plaza del General Mola y la calle del Comandante Castejón.

Casas de don Antonio (192 habitantes) tiene sus plazas y calles dedicadas al general Franco y al General Mola, así como una Plaza de José Antonio. En el caso de La Garganta (464 habitantes) existe la Plaza General Franco, mientras que en Casas de Don Gómez (308 habitantes) se conserva la travesía de José Antonio.

Otro pueblo que tiene dedicada una calle a este personaje histórico considerado el fundador de la Falange es Navalvillar de Ibor (455 habitantes), que también dedica una travesía al General Queipo de Llano.

En Peraleda de San Román (316 habitantes) tiene también plaza el General Franco, y calles para sus generales Yagüe, Queipo de Llano, Mola y Castejón, así como una vía denominada José Antonio. En Santa Cruz de Paniagua (241 habitantes, al noroeste de la región, también se puede encontrar el visitante con la Travesía General Franco, uno de los viales más extensos del pueblo, así como con la calle General Mola. En cuanto a Santibáñez El Alto (372 habitantes), este municipio cacereño incluye en su callejero las plazas del General Franco y el General Mola, así como la travesía de José Antonio y la calle del General Queipo de Llano, tal y como se puede apreciar con la aplicación de Google, que también revela que en el pueblo de la provincia de Badajoz de Peñalsordo (1.088 habitantes) existen calles dedicadas al General Yagüe y a José Antonio.

El despacho del abogado Eduardo Ranz también incluye en su relación de pueblos extremeños donde ha pedido la redefinición de estas nomenclaturas a los municipios cacereños de Villa del Campo (521 habitantes) y Collado de la Vera (156). En todos los casos el bufete se ha basado en los datos del Catastro, donde asegura que aún permanecen referencias en ambos casos al General Primo de Rivera y al General Franco.

Según Eduardo Ranz, que ya tiene una sentencia a favor de su causa en Olmedo (Valladolid) ya ha planteado más de 30 demandas contencioso-administrativa por incumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica, mientras que peticiones de redefinición cuenta más de cien en toda España.

Para este abogado madrileño, éstos son los casos que él ha detectado o ha tenido acceso, pero intuye que puede haber muchísimos más. Por eso recuerda: «Dos son las obligaciones de los Ayuntamientos en materia de memoria histórica, realizar el catálogo de vestigios, y su retirada inmediata. El año que viene cumplirá 10 años la Ley de Memoria Histórica, el tiempo que los Ayuntamientos llevan incumpliéndola».

Y añade Ranz: «Desde un punto de vista democrático y jurídico, hay dos opciones: dar cumplimiento a la misma de forma inmediata; o seguir dilatando, y con ello ser cómplices del golpe de estado de 1936, contra la legalidad de la II república».