Natación | Mundiales

Plata a la valentía de Ona Carbonell

Ona Carbonell, durante su actuación de solo técnico en los Mundiales de Gwangju. /Ed Jones (Afp)
Ona Carbonell, durante su actuación de solo técnico en los Mundiales de Gwangju. / Ed Jones (Afp)

La española pisa el segundo escalón del podio en el solo técnico con un ejercicio basado en un discurso de Nelson Mandela

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Ona Carbonell fue valiente, se arriesgó y logró el merecido premio a su osadía. La catalana consiguió este sábado la primera medalla para la delegación española en los Mundiales en Gwangju (Corea del Sur) al colgarse la plata en el solo técnico de natación artística, nueva denominación de la disciplina antes conocida como sincronizada. Una presea que le permitió además romper el empate a 20 medallas que tenía con Gemma Mengual, excompañera y amiga con quien formó una pareja estelar.

Tras tomarse un año sabático y volver en primavera a las piscinas para preparar su participación en los que son sus séptimos mundiales, Ona Carbonell optó por la audacia a fin de no perder pie ante unas competidoras cada vez temibles. La derrota ante la japonesa Yukiko Inui en las World Series de París que supusieron su regreso a la competición en marzo le hizo ver la necesidad de abandonar 'La serpiente', rutina que le permitió proclamarse subcampeona del mundo en Budapest, y encontrar un nuevo ejercicio con el que desafiar a sus rivales, 'Mandela'.

Una decisión intrépida, máxime teniendo en cuenta los cambios acometidos por la Federación Internacional de Natación (FINA) en la natación artística, que podía costarle cara. Pero el mundo es de los valientes, pensó Carbonell, que se olvidó de la música para desafiar a la física arropada únicamente por las emotivas palabras que quien fuera emblema de la lucha contra el 'apartheid' y Premio Nobel de la Paz pronunció en la ceremonia de los Premios Laureus del año 2000 ensalzando los valores del deporte.

«El deporte une, va más allá de cualquier tipo de discriminación, crea esperanzas. El deporte puede cambiar el mundo», dijo el histórico líder sudafricano aquel día en que fueron galardonados el golfista Tiger Woods, el exfutbolista Pelé o la atleta Marion Jones, entre otros. Mientras resonaban las palabras de Mandela, Ona Carbonell iba perfilando, 19 años después de aquella ceremonia y a miles de kilómetros de Montecarlo, los movimientos que habrían de llevarle a firmar su tercera medalla de plata consecutiva de solo técnico en unos Mundiales tras las preseas amarradas en Budapest en 2017 y en Kazán en 2015, la cuarta en total al sumarse al bronce cosechado en 2013 en Barcelona.

La catalana sumó 92,5002 puntos, superada únicamente por la inalcanzable rusa Svetlana Kolesnichenko (95,0023 puntos) y por delante de la japonesa Yukiko Inui (92,3084), cuyo paso adelante le proporcionó el impulso necesario para consumar su apuesta más arriesgada.

«Lo he dado todo»

«21 medallas mundiales. Ni me lo creo. Después de un año de intentar cuidar mi cuerpo y mi mente, era un objetivo muy grande y todo el mundo trabajó mucho», se felicitó Ona Carbonell, que destacó que «las rivales crecen cada vez más». Dio aún más valor a lo conseguido la barcelonesa al explicar que con los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 ya en el horizonte, se focalizó este año «mucho en el dúo y el equipo porque son las rutinas olímpicas», por lo que el solo estaba un poco más abandonado. «Es una plata mundial, no me lo creo», abundó la española, satisfecha de haberlo «dado todo» pese a que «no era fácil». «Yo creo que Nelson Mandela, desde donde esté, me ha ayudado», completó Carbonell, que consideró «emocionante» nadar a la vera de sus palabras. «Fue un acierto intentar innovar. Aunque fuera muy arriesgado creo que ha sido una buena elección», finalizó.

Con 21 medallas mundialistas ya en su haber - una de oro, once de plata y nueve de bronce- y 35 en grandes competiciones al sumar también dos preseas olímpicas y doce europeas, Ona Carbonell tiene a tiro de piedra el registro absoluto de Andrea Fuentes, que se colgó 36 (16 en Mundiales, 4 olímpicas, 16 europeas).