Queiroz avisa a «los superhéroes españoles» que Irán no tiene «nada que perder»

Carlos Queiroz, entrenador de Irán. /Reuters
Carlos Queiroz, entrenador de Irán. / Reuters

El extécnico madridista considera que Hierro, con el que no pudo coincidir en el club blanco, «es el idóneo para unir a una España fracturada»

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial. Kazan

Carlos Queiroz siempre mantiene la sonrisa. Este martes saludó personalmente a los representantes de los medios de comunicación presentes en Kazán a los que conoció hace 15 años, cuando dirigió una campaña al Real Madrid de los 'galácticos'. No pudo tener a sus órdenes a Fernando Hierro porque el malagueño fue despedido, a la vez que Vicente del Bosque, después de aquella Liga 2002-2003 ganada por el Real Madrid a la Real Sociedad tras un último encuentro ante el Athletic en el Bernabéu.

El portugués , que habló durante la mayor parte de la rueda de prensa en español, insistió varias veces en que para Irán «es un placer, un honor y una oportunidad única jugar contra España, que es uno de los candidatos más serios a llevarse la Copa del Mundo» en Rusia. No ocultó que sus jugadores «están muy emocionados, realmente felices de estar aquí, y Masoud lo puede confirmar». «Es una oportunidad fantástica poder jugar contra jugadores tan buenos. Estamos contentísimos. Estar aquí ya es una victoria para nosotros, nos brinda una oportunidad única para los jugadores, van a poder aprender y crecer con esta experiencia. No hemos llegado a este Mundial pensando que iba a ser fácil, hemos venido para mejorar y jugar contra España significa ganar, Seguro que después de jugar con ellos vamos a ser mejores», aventuró.

Pese a la buena racha de resultados de su selección, ya que lleva ocho partidos sin encajar un gol, Queiroz avisa que no tienen «nada que perder», por lo que buscarán «hacer un partido con la responsabilidad de ser competitivos, con honestidad y con integridad». «Eso para nosotros está fuera de duda, es la obligación de Irán. España tiene un estilo de fútbol muy difícil, de control de balón y de tiempo. Es un estilo muy particular, pero lo más importante es nuestra actitud colectiva. Hay que ser positivos e intentar tener la opción de ganar», apuntó.

«Aunque el equipo de Irán no tiene superhombres como muchos jugadores de España, tenemos una rara capacidad de sacrificio, trabajo y concentración. Tenemos la virtud de salir con más ganas cuanto más difícil es el rival. Por lealtad a los aficionados tenemos que jugar con la actitud de querer ganar. Después de 90 minutos veremos el resultado. El último partido nuestro no cuenta, pero la reputación de España tampoco. Hay que jugar el partido», añadió.

La salida de Lopetegui

Conocedor del Real Madrid y de su presidente, Florentino Pérez, muchos esperaban que analizase la destitución de Julen Lopetegui con algún matiz madridista, pero se limitó a hacerlo pensando en el duelo de este miércoles: «El fútbol siempre trae algo nuevo. Sabemos que hay sorpresas. Ha sido una situación rara, pero es pasado. Es irónico, porque peleé tanto para tener a Hierro como jugador y ahora lo tengo al otro lado del banquillo. Sabe que tengo mucha admiración por él. Conociendo a Hierro y sus capacidades creo que es la persona idónea para unir un equipo de España fracturado. Es un hombre y una personalidad que vimos contra Portugal que el cambio no se ha notado nada. El equipo está jugando al fútbol como si nada hubiera pasado».

Después de definir a sus rivales como «superhéroes» y «superhombres», la prensa iraní le preguntó cómo pueden frenar a esos jugadores. «Si existiera una fórmula pagar un millón sería barato (risas). No podemos concentrarnos en ellos, sino en lo que nosotros podemos hacer. No hay equipo perfecto ni partido fácil de ganar. Es la magia del fútbol. Si fuera un partido de la NBA sería diferente. En el fútbol vemos que cada partido es como una lotería, porque uno le puede ganar a los mejores del mundo si tienen un mal día. Siempre existe posibilidad. Nosotros respetamos y admiramos a los españoles, pero esto significa que no tenemos nada que perder. La responsabilidad grande es para España», recalcó.

«Juntos podemos hacer supercosas»

El técnico luso, que dirigía a Portugal hace ocho años en el duelo de octavos en Sudáfrica, detalló que su selección «se ha preparado para competir en otros torneos y aquí podemos ganar o perder, pero siempre saldremos ganando, porque no tenemos nada que perder». «España es favorita. Ha ganado muchos campeonatos, pero hay otros valores que también están en el fútbol. Podemos centrarnos en nuestra capacidad de sufrimiento. Intentarán controlar el partido desde el punto de vista táctico y físico, pero no van a controlar nuestra voluntad de ganar y competir. No pueden controlar nuestra capacidad de luchar. Esto se escapa de sus manos. Defenderemos cuando haya que defender. Nos remangaremos y defenderemos en equipo porque saber defender significa respetar el fútbol. Lo que no podemos hacer es defender y rendirnos porque no sería respetar a España. Cuando tengamos el balón nuestra actitud debe ser ganar el partido», insistió.

Queiroz, que lamentó la baja de Cheshmi por lesión, no es un hombre que viv¡a fuera de la realidad y sabe que sus dos próximos rivales, primero España y luego Portugal, son los que tienen más opciones de pasar en el grupo. «Sólo tengo que ver los 23 de España… Espero que Portugal también pueda estar entres los tiburones (en su época del también solía usar símiles de animales). Como campeón de Europa tiene la obligación. Pero lo que me preocupa sólo es tener la certeza de que mis jugadores salgan fuertes y concentrados, con actitud siempre positiva. Pero no hablo de Isco, Asensio, Iniesta… Si no hace lluvia va a hacer viento… Lo más importante es lo que nosotros hagamos en el partido. No tenemos superhombres, pero juntos podemos hacer supercosas», bromeó.

Eso sí, se negó a explicar cómo jugará su equipo en Kazán contra estos superhombres: «Amigo, no es fácil jugar contra España. Si digo cómo lo vamos a hacer no nos va a ayudar. No puedo contarle nuestra estrategia. Pero estamos para competir y mi objetivo se basa en un par de principios. El primero es que sabemos que no tenemos el mismo nivel de preparación, no voy a repetirlo. Los iraníes tienen que tener las mismas condiciones, son jugadores y lo que quieren es jugar al fútbol ¿Por qué castigarles? Son personas normales con esposas, hijos, que ríen y lloran. Así que, independientemente de la situación, mi principio al trabajar con ellos es trabajar sin excusas ni explicación. Jugamos por los colores de la selección y lo que me preocupa como entrenador es acabar los partidos sin que nadie apunte a nadie con el dedo, sin que nadie le eche la culpa a nadie de nada, que cada uno asuma su responsabilidad. Me siento muy orgulloso de lo que han hecho hasta el momento. Deben salir del campo con la cabeza alta, que vayan al vestuario sabiendo que los iraníes están orgullosos de ellos. Deben dejar los colores de Irán mejor de lo que estaban. Así lo hicimos y así lo haremos».

 

Fotos

Vídeos