La gran oportunidad de Inglaterra

Kance celebra el gol de la victoria ante Túnez./REUTERS
Kance celebra el gol de la victoria ante Túnez. / REUTERS

Los ingleses se enfrentan a Panamá en un choque en el que buscarán encarrilar el pase a octavos

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

Inglaterra es el equipo más regular del mundo. Siempre llegan a la fase final, siempre aparece como uno de los tapados y siempre decepciona. Mundial tras Mundial; Eurocopa tras Eurocopa. Desde 1990, cuando Lineker y Gascoigne llevaron a la Inglaterra de Bobby Robson a semifinales y a soñar con el título, todo han sido bandazos.

Esta vez los 'Pross' aspiran a algo más. En un grupo muy desequilibrado, ya se deshicieron de Túnez. Con más dificultades de lo previsto, pero ¿quién gana con comodidad en esta Copa del Mundo? Y ahora llega una digna Panamá que sin embargo está futbolísticamente muy lejos de los británicos.

Son los pequeños detalles los que hacen a Inglaterra favorita. El primero, Harry Kane. Si Portugal tiene a Cristiano Ronaldo, Francia a Griezmann y Bélgica a Lukaku, Inglaterra tiene a Kane. Uno de esos futbolistas que desatascan partidos, de esos capaces que rescatar a su equipo con un tanto salvador. Como ya hizo en la primera jornada. Solo le falta madurar, y si lo hace este puede ser su gran Mundial.

Otro, un prodigio de la naturaleza llamado Marcus Rashford que puede dejar fuera nada menos que a Sterling. La polémica por un tatuaje poco antes del Mundial parece haber descentrado a la estrella inglesa, un futbolista desequilibrante pero bastante apagado, sin embargo, en el debut ante Túnez. Tanto que hoy puede ser suplente.

Y si la apuesta de Southgate sale bien, otro de sus valores puede ser el joven Jordan Pickford, un portero que ha desbancado nada menos que a Joe Hart, cuya presencia entre los Pros ya se había comenzado a tambalear y tiene toda la confianza del seleccionador. A sus 24 años, ha comenzado muy bien, y si se asienta en la meta puede ser un valor muy seguro.

Panamá en cambio ofrecerá voluntarismo. Una solvente defensa con Escobar, Murillo y Torres no fue sin embargo suficiente para evitar que su equipo encajara tres tantos ante Bélgica y juega además obligada, porque una derrota ante los ingleses la dejaría fuera del Mundial sin llegar siquiera a la tercera jornada de la fase de grupos.

Ese es al menos el guión, con una Inglaterra destinada a jugarse con Bélgica el campeonato del grupo y por lo tanto el lado bueno del cruce. Tienen equipo individualidades para batir sin problemas a los centroamericanos. Pero cuidado: los Pros son capaces de todo. Mundial tras Mundial; Eurocopa tras Eurocopa; no decepcionan y demuestran su infinita capacidad de decepcionar. Panamá, y sobre todo, Bélgica, comenzarán a vislumbrar si pueden o no cambiar de costumbres.