Resumen 2018

Rusia asistió al triunfo del músculo y del VAR

Los futbolistas de la selección francesa mantean a Deschamps tras la victoria ante Croacia. /Kai Pfaffenbach (Reuters)
Los futbolistas de la selección francesa mantean a Deschamps tras la victoria ante Croacia. / Kai Pfaffenbach (Reuters)

Una Francia pragmática, aferrada a la estrategia y al acierto goleador de Griezmann, logró su segunda estrella en un Mundial de mal recuerdo para las otras grandes estrellas internacionales

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

El Mundial rompió con lo previsto. No hubo incidentes con los aficionados, Rusia ofreció un nivel organizativo olvidado desde Alemania 2006 (Vladímir Putin puso todos los medios para ello) y las principales estrellas no fueron protagonistas. Las selecciones con un plan adecuado a su figura fracasaron en la Copa del Mundo en la que se estrenó el VAR (con evidente acierto, siendo las mayores polémicas las de la final) mientras que las estrellas que se entregaron por el colectivo fueron las que triunfaron. Las dos finalistas eran significativos ejemplos de ello, pero Francia tiene - por lógica en función de su población global- individualmente mejores futbolistas que además están comprometidos con el plan. La decepción vivida en la última Eurocopa, con aquella derrota ante Portugal en París, convenció a todos de ello. Incluido a Antoine Griezmann, decisivo en todas las eliminatorias cuando tuvo que tocar la pelota, recorriendo metros y ofreciéndose para iniciar el juego ante la presión rival. El fútbol fue más bien escaso ya que el éxito del campeón estuvo basado más en el control ajeno y la estrategia que en la propuesta propia.

Lo visto en la final resumió el ideario de la Francia de Deschamps, que entró en la historia del torneo al repetir título también como seleccionador, y que es tan simple como el lema suizo que hizo popular Alejandro Dumas a finales del siglo XIX con sus famosos mosqueteros. Y como dijo el técnico en el descanso sin ponerse colorado: «Si hay un problema, balones en largo a Kylian (Mbappé)». Francia, que iguala a Uruguay y Argentina, fue la más efectiva ante rivales atrevidos como Croacia o Bélgica y tiene una selección con 25 años de media. Si mantiene su 'estilo Simeone' será difícil moverle de las semifinales.

«Es muy parecido a lo que hacemos en el Atletico», decía Lucas Hernández mientras que Griezmann, el otro atlético campeón con Thomas Lemar, lo tenía claro: «No me importa la manera de jugar, sólo que soy campeón. Tengo la suerte de tener estos compañeros y este entrenador, porque sin el grupo no somos nada», comentó. «No hicimos un gran juego, pero mostramos cualidades mentales y logramos cuatro goles. Este triunfo es merecido. No siempre fue fácil, pero a fuerza de trabajo estamos aquí».

«No me importa la manera de jugar, sólo que soy campeón»

«No me importa la manera de jugar, sólo que soy campeón» Antoine Griezmann

Calidad y esfuerzo demostraron también Mbappé y Kanté, los otros destacados de Francia que han mantenido el nivel esta campaña, algo que no les ha pasado a algunos como Pavard, Pogba o Varane, undécimo en lograr un doblete histórico de Champions y Mundial. Están sufriendo en sus clubes porque el desgaste parece haberles pasado factura para llegar a su mejor nivel. No es algo que le sucede sólo a los galos, ya que otros como Luka Modric o Harry Kane han tenido unos inicios de campaña algo discretos aunque parecen superar el recuerdo de un torneo en el que la valiente y adrenalínica Croacia emocionó al espectador neutral desde que se llevó por delante a Argentina en la fase de grupos.

Croacia emocionó al mundo

En la gran final, que alcanzó después de disputar tres prórrogas, cayó agotada y víctima de unos errores propios y la decisiones del VAR. Se ganó la simpatía de todos durante el torneo por su infatigable corazón y no mereció tanto castigo en algunos momentos de la final, donde mostró un juego más vistoso pero peor tino. El videoarbitraje tampoco estuvo de su lado. «La primera falta no es, el penalti es muy dudoso... Y con tres tiros te marcan cuatro goles, duele muchísimo perder así. Entiendo que ellos con el VAR quieren que mejore pero si es así tienen que mejorar todo bastante. Hay mucho margen, aún no está perfecto», lamentaba un fundido Ivan Rakitic, que en el Luzhniki jugó su partido número 71 de la temporada. Su amigo Luka Modric ganó el premio al mejor futbolista del Mundial, el primero de los galardones (luego llegaron el premio al mejor de la UEFA, el The Best y el Balón de Oro) aunque quizá Ivan Perisic fue el croata más desequilibrante con sus goles y pasión.

Más información

Y es que aunque el Mundial llegaba cargado de estrellas, prácticamente ninguno de los habituales en los premios individuales y mejor once de la FIFA estuvo fino en Rusia. Así, Leo Messi se ahogó por la ansiedad de Argentina en octavos, Cristiano se fue apagando hasta caer con una Uruguay que luego fue víctima de Francia y la Brasil de Neymar fue sorprendida por el ímpetu de la Bélgica de Hazard en cuartos. El extremo del PSG dijo que aquel 6 de julio en Kazán fue el día más triste de su carrera. El torneo no le coronó en la cima mundial y además sus excesivas quejas le granjearon una fama de teatrero que difícilmente se sacudirá el resto de su carrera. España se quedó sin líder, Hierro prescindió de Iniesta, se quedó sin ideas y se estrelló ante Rusia, uno de los anfitriones más rocosos de las últimas ediciones, en los penaltis.

La selección rusa celebra el pase a cuartos, ante la desolación de los futbolistas de La Roja.
La selección rusa celebra el pase a cuartos, ante la desolación de los futbolistas de La Roja. / Lavandeira jr (Efe)

Los rusos fueron la sorpresa de un torneo en el que Latinoamérica quedó fuera de las semifinales de un Mundial por quinta vez en la historia. El reparto del podio parecía una Eurocopa. Por cuarto Mundial consecutivo, el continente con varios de los países más exportadores de talento no logró la corona. Desde 2002 ningún equipo latinoamericano ha vuelto a hacerlo. La siguiente opción será en Catar, la primera Copa del Mundo que se jugará en invierno (del 21 de noviembre al 18 de diciembre de 2022.) y quizá con 48 selecciones, algo que se ha planteado pero aún sólo es seguro para 'United 2026'. Por el momento parece casi imposible, ya que el territorio del emirato es similar al de la comunidad murciana. No se imagina uno dónde podrían entrar tantas selecciones.