Triunfo de quilates para el Extremadura

Alberto Lorite / Extremadura UD: VÍDEO: LaLiga123

El equipo de Almendralejo consigue una victoria histórica en La Rosaleda para salir momentáneamente del descenso y aferrarse a la Segunda División

RAÚL PEÑA

El Extremadura asaltó La Rosaleda. Uno de esos estadios donde puntuar ya es sinónimo de triunfo y ante el equipo con más presupuesto de la categoría, el Extremadura consiguió una victoria que es gloria. Los azulgranas, gracias a los goles de Lolo González -sí, el sanluqueño de nuevo- y de Pardo doblegó a un equipo que llegaba en horas bajas, pero luchando por el ascenso directo, y que se marchó del encuentro derrotado en todos los sentidos.

El Extremadura hizo un encuentro comprometido, inteligente y lleno de fútbol. Es cierto que, cuando tocó sufrir, el conjunto de Manuel se juntó y lo hizo, pero aprovechó al cien por cien las jugadas a balón parado para desequilibrar el encuentro, dormir fuera del descenso y meterle presión al Lugo, que hoy juega en el feudo del Córdoba. Esta quizá sea la victoria de más prestigio de este Extremadura UD en su corta historia.

En el comienzo del partido quedó demostrado que el Málaga quería dejar encarrilado cuanto antes el partido para que la presión en el terreno de juego y sobre la grada no creciese con el paso de los minutos. Eso sí, enfrente se encontró con un Extremadura maduro, con las ideas muy claras y con un poso sobre el césped inhabitual para un equipo que está inmerso en la lucha por la salvación.

1 Málaga

Munir; Cifuentes, Pau Torres, Luis Hernández, Diego González; Erik Morán (Harper, min. 46), Lacen (Renato, min. 80), Ontiveros (Hicham min. 73), Mula; Adrián y Blanco Leschuk.

2 Extremadura

Casto; Ale Díez, Pardo, Borja Granero, Bastos; Lolo González (Fausto Tienza, min. 80), Olabe, Zarfino; Perea (Nando, min. 68), Kike Márquez (Willy, min. 84) y Ortuño.

GOLES:
0-1 Lolo González; min. 32. 1-1: Blanco Leschuk, min. 49. 1-2: Pardo, min. 75.
Árbitro:
Ávalos Barrera. Amonestó a los locales Pau Torres y Mula; y al visitante Zarfino.
Incidencias:
Estadio de La Rosaleda. Unos 18.900 espectadores, 550 de ellos de Almendralejo.

La personalidad de todos los jugadores azulgranas sobre el tapete de La Rosaleda es digna de elogio. El Málaga comenzó el choque atacando, pero el Extremadura supo juntar líneas, sufrir y deshabilitar cualquier ataque local. Sólo a balón parado creó peligro real el conjunto de López Muñiz en la primera media hora, pero Casto, bajo palos, paró la mejor ocasión para los malaguistas.

El Extremadura no conseguía salir de con comodidad de su medio campo, lo que dificultaba la creación de jugadas ofensivas en el centro del campo azulgrana. Ante esta situación, el balón parado se postuló como una de las vías de escape para el Extremadura de cara a conseguir el primer gol del partido. Avisó Kike Márquez y golpeó Ale Díez. El lateral cacereño puso un centro delicioso al corazón del área, entre la zona del portero y el punto de penalti, o sea, donde duele. Ahí apareció el protagonista azulgrana de las últimas jornadas, Lolo González, para meter la testa lo justo para peinar el esférico y poner por delante al Extremadura en La Rosaleda.

El jugador de Sanlúcar de Barrameda consiguió su segundo tanto consecutivo para el Extremadura y confirmó que es la sorpresa positiva del conjunto de Manuel en este último mes de competición. Y es que Lolo González no sólo aporta goles al marcador, sino que también está aportando muchísimo defensivamente para darle equilibrio al equipo sobre el terreno de juego.

Tras el gol de Lolo González, el partido se agitó en las dos áreas. La respuesta local llegó por medio de Adrián González, pero el mediocentro no aprovechó el pase de la muerte de Ontiveros. En ese toma y daca, el Extremadura también avisó, pero el remate de Ortuño a la media vuelta, tras un buen centro de Ale Díez, se marchó desviado.

El descanso no frenó el frenesí en el partido. Nada más salir de vestuarios Mula tuvo una buena ocasión, pero Casto realizó una grandísima estirada para atajar el balón y evitar el gol. Esta ocasión fue un avisó, ya que Blanco Leschuk convirtió en gol una buena jugada por banda de Cifuentes con un cabezazo completamente solo en el área.

El gol le pudo sentar mal a los azulgranas y espolear a los locales, pero no fue así. El Extremadura tiró de personalidad, compitió a las mil maravillas y se acabó llevando el encuentro gracias a su fe.

A un cuarto de hora del final, Pardo aprovechó un balón suelto tras un saque a balón parado para remachar, con una buena volea, el cuero al fondo de la red y darle la victoria al Extremadura. El Málaga apretó con más intención que fútbol en los últimos minutos, pero el conjunto azulgrana defendió muy bien -y eso no es noticia- para acabar amarrando tres puntos que sirve para dormir fuera de los puestos de descenso y para que el equipo se crea -pero de verdad- que puede competir y ganar ante cualquier equipo de la Segunda División.

Manuel: «Nuestra gente sabe que podemos ganar en cualquier sitio»

Manuel Mosquera, técnico del Extremadura, llegó a la sala de prensa de La Rosaleda con una sonrisa de oreja a oreja que demostraba que la satisfacción era completa. El entrenador gallego admitió que la victoria ante el Málaga sirve para subir en la clasificación, pero también para crecer en autoestima. «Nuestra gente sabe que podemos ganar en cualquier sitio».

Manuel se acordó de Almendralejo, de su afición, de sus jugadores y de todos los que forman el club tras la importante victoria de su equipo: «La satisfacción es por un pueblo, por un equipo, por unos jugadores y por una afición», señaló.

Eso sí, el entrenador no quiere que su equipo caiga en la autocomplacencia y quiere a un Extremadura igual de intenso en los partidos que quedan por delante. «La receta es seguir así, pensar en que se puede ganar en cualquier sitio», reiteró Manuel Mosquera.