Mundial Francia 2019

Barbara Bonansea, la heredera de Paolo Rossi en la 'Azzurra' femenina

Barbara Bonansea celebra uno de sus dos goles ante Australia. /François Lo Presti (Afp)
Barbara Bonansea celebra uno de sus dos goles ante Australia. / François Lo Presti (Afp)

El doblete contra Australia ha convertido a la atacante de la Juventus en la cara del éxito de la selección italiana

STANISLAS TOUCHOT (COLPISA / AFP)PARÍS

Un doblete contra Australia y un halago del gran Paolo Rossi. Barbara Bonansea, atacante de la Juventus, es la cara del éxito de una selección italiana que entró con buen pie en el Mundial 2019 y que puede asegurar su clasificación para octavos de final desde el viernes en Reims contra Jamaica.

«¿La Paolo Rossi del fútbol femenino? Sí, me veo reflejado un poco en ella. Es talentosa, rápida y ha marcado dos goles», dijo, entusiasta, el héroe del Mundial del 82 conquistado por los 'Azzurri', tras el triunfo de las italianas el domingo contra Australia (2-1).

En ese éxito inesperado contra un valor seguro del fútbol femenino, Bonansea, que cumplirá 28 años el jueves, causó sensación entre el costado izquierdo y el eje del ataque. Veloz y con calidad técnica, marcó los dos goles de la victoria de su país, el último de ellos en el quinto minuto del tiempo de descuento, además de un tercero anulado por un fuera de juego.

La punta de la Juventus fue aplaudida por sus compañeras bajo la atenta mirada de sus padres, llegados en autocaravana desde Pinerolo, cerca de Turín, hasta Valenciennes (unos 1.000 kilómetros), pues su padre tiene miedo a volar.

Rechazó una oferta del Lyon

Pero aunque muchos, también en Italia, la acaben de descubrir en el Mundial francés, la explosión de Bonansea tampoco es una gran sorpresa. Tras una excelente Eurocopa 2017, fue contactada por el Olympique de Lyon, el mejor equipo de Europa, lo que prueba su potencial y valor.

La oportunidad parecía a priori imposible de rechazar para una jugadora italiana, sin acceso al profesionalismo en su país. Pero al mismo tiempo la Juventus de Turín lanzó su equipo femenino y Bonansea, nacida a 20 kilómetros de la capital piamontesa, optó por el corazón y por la camiseta blanquinegra.

Dos temporadas, 50 partidos y 37 goles más tarde, la delantera ha levantado con la Juve dos campeonatos y una Copa de Italia. Pero sobre todo ha acompañado el crecimiento del fútbol femenino en Italia, donde la disciplina, que todavía tiene un largo camino que recorrer, partía de muy atrás.

Hace apenas cuatro años, la que esta semana ha aparecido tres veces en la portada del periódico 'La Gazzetta dello Sport' salía en los diarios por otro motivo, nada feliz. Bonansea formaba parte del Brescia, que amenazaba con no disputar la final de la Copa de Italia por unas declaraciones del presidente de la Liga amateur, Felice Belloli. A propósito de la financiación del fútbol femenino, del que era responsable, Belloli dijo que no quería «dar dinero a cuatro lesbianas». Las cosas están cambiando.