Ricky Rubio, MVP a una dirección estelar

Ricky Rubio, junto al trofeo. /How Hwee Young (Efe)
Ricky Rubio, junto al trofeo. / How Hwee Young (Efe)

El base de El Masnou se proclama mejor jugador de un campeonato de cuyo quinteto ideal también forma parte junto a Marc Gasol

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Ricky Rubio ya tiene el Mundial que soñó con ganar ya antes de la puesta de largo de la selección española en China y, de paso, el MVP que le acredita como el mejor del torneo. Cuando casi nadie situaba a España entre las favoritas, el base de El Masnou tenía el presentimiento de que el oro se lo colgarían del cuello él y sus compañeros. Más que un presagio era el frío conocimiento del gen ganador de un equipo quizás con menos talento individual que aquel que reinase trece años atrás en Saitama pero con el mismo compromiso, fe y espíritu grupal que el que tenían los 'Júniors de Oro'.

Tras firmar estelares actuaciones desde el debut ante Túnez para liderar a España camino de una final en la que los pupilos de Sergio Scariolo no dieron opción a Argentina, el base de los Phoenix Suns era designado como jugador más valioso de un campeonato que termina con promedios de 16,4 puntos, 4,6 rebotes, 6 asistencias y 1,5 robos por partido, para un 17,5 de valoración.

Lejos de bajar el pistón tras una semifinal a cara de perro, aún tuvo espacio para meter una marcha más en el partido decisivo frente a Argentina para comandar el triunfo con 20 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias y 19 de valoración, superado sólo en esta última faceta por Marc Gasol (22). Sucede así a Kyrie Irving, que se adjudicó el mismo galardón hace cinco años en el Mundial del que ofició como anfitriona España.

Un torneo que nunca podrá olvidar Ricky Rubio, que se convirtió durante el mismo en el máximo asistente de la historia de los Mundiales desde que comenzase a contabilizarse esta estadística allá por 1994. Pero, sobre todo, porque cumple el sueño que tenía desde que, con 15 años asistiese por televisión a la gesta que completó el combinado tutelado por entonces por Pepu Hernández en Saitama.

«Un equipo de leyenda»

Por entonces Aito García Reneses ya le había dado la alternativa en la ACB con la camiseta de La Penya, de donde salió rumbo al Barça para luego dar el salto a la NBA y convertirse en uno de los mejores bases de la mejor competición del planeta. Soñaba con estar algún día en el mismo lugar del podio que aquellos 'Júniors de Oro' y desde este domingo ya puede mirarles de tú a tú.

«Hemos trabajado muy duro, hemos sacrificado mucho. Cada uno da muchísimo para el otro y hemos dado una lección ya no sólo en el deporte sino en la vida. Este es un equipo de leyenda», resaltaba el director de orquesta de la selección española una vez se bajaba de lo más alto del podio en Pekín.

«Espero que esta historia que hemos escrito aquí en China pueda inspirar a mucha gente para ser capaz de superar el día a día y muchos baches que hay en la vida»

Enfatizó Ricky Rubio la satisfacción por aprovechar una oportunidad única. «He aprendido muchísimo y he sabido prepararme para este momento. Sabía que era un momento muy importante para mí pero lo he disfrutado como un niño», proclamó en declaraciones efectuadas a Cuatro el base catalán, que tuvo un recuerdo para su madre, fallecida hace tres años por un cáncer: «Sé que ahí arriba estará muy contenta».

Y lanzó por último un mensaje a la afición española. «Espero que esta historia que hemos escrito aquí en China pueda inspirar a mucha gente para ser capaz de superar el día a día y muchos baches que hay en la vida», dijo con el oro bajo el cuello y el trofeo que le acredita como MVP a buen recaudo.

Quinteto ideal

Además de llevarse el MVP, Ricky Rubio fue incluido en el quinteto ideal del Mundial de China, donde halló acomodo otro español, Marc Gasol, soberbio también en la final tras el descomunal partido de semifinales que jugó ante Australia. El mediano de los Gasol anotó 20 puntos, capturó siete rebotes y repartió otras tantas asistencias en 25 minutos frente a la albiceleste para un 22 de valoración.

Junto al base de los Phoenix Suns y el pívot de los Raptors, formaron parte del mismo el serbio Bogdan Bogdanovic, el francés Evan Fournier y el argentino Luis Scola.