FIBA

Nadie quiere jugar el Mundial de China

Solo Miles Plumlee (d), será el jugador que repetirá en el Mundial de China tras el de 2014./Afp
Solo Miles Plumlee (d), será el jugador que repetirá en el Mundial de China tras el de 2014. / Afp

Las estrellas e incluso jugadores de segundo nivel de varias selecciones, reniegan acudir a la cita baloncestística y prefieren centrarse en los compromisos con sus respectivos clubes

NACHO CABALLEROMadrid

La Copa Mundial de baloncesto de la FIBA ha sido históricamente un torneo que no atrae lo suficiente a los jugadores, sobre todo los estadounidenses, como para dedicar su tiempo en verano a intentar colgarse la medalla de campeón con su país. Conscientes de que los Juegos Olímpicos tienen un mayor reconocimiento en el mundo del deporte, estos prefieron preparse y ponerse a tono con la vista puesta en la NBA, pero en esta ocasión, el sentir se ha generalizado en otros baloncestístas de otras selecciones.

España, Australia o Canadá, a parte de Estados Unidos, han sido los países más perudicados por las renuncias de sus estrellas. En el conjunto nacional dirigido por Sergio Scariolo, la plantilla se encuentra mermada debido a las bajas de Pau Gasol, Nikola Mirotic, Serge Ibaka y Sergio Rodríguez.

El barcelonés decició no acudir a la cita mundialista debido a su lesión en el pie, de la que prefirió recuperarse plenamente y así tener más opciones de encontrar nuevo equipo en la NBA con quien disputar su decimonovena temporada, siendo finalmente los Portland Trail Blazers la franquicia que le ofreció un puesto en la plantilla y con quien jugará la próxima campaña.

Por su parte, la decisión de cuál de los nacionalizados llevar al Mundial, entre Mirortic e Ibaka, no fue un problema para Scariolo, puesto que los dos rechazaron representar al combinado español esta vez, al igual que Sergio Rodríguez.

El mismo camino tomaron Ben Simmons en Australia o Andrew Wiggins, Tristan Thompson y RJ Barrett en Canadá, que volvieron a dejar tiradas a unas selecciones que con sus aparaciones serían candidatas al triunfo final, pero que bajan el nivel considerablemente sin ellos.

Estados Unidos, la peor parada

Pero sin lugar a dudas, la selección más damnificada ha sido la de Estados Unidos. De la primera pre-lista que dio Gregg Popovich, ya se han caído más de la mitad: James Harden, Anthony Davis, Bradley Beal o Damian Lillard fueron de los primeros en renunciar a acudir a China con su país.

Jerry Collangelo, el director general de la selección se vio obligado a conovocar a jugadores clasificados en un segundo escalón, viendo que las estrellas del baloncesto no querían oír hablar del Mundial de China. El problema es que ni siquiera se ha conseguido convencer a estos jugadores para ir, aunque sea para acudir al campus de entrenamiento previo, e incluso, por poner un ejemplo, un jugador como Landry Shamet, de segundo año en la liga y que probablemente no vuelva a tener la oportunidad de acudir con la selección estadounidense, reniega a acudir.

De la actual lista solo hay tres jugadores que participaron en el All-Star de la temporada pasada: Kemba Walker, Kris Middleton y Kyle Lowry, siendo Walker el único que fue elegido para los mejores quintetos de la temporada en la NBA. Siempre ha habido bajas importante en los Mundiales, ya que para muchos jugadores no vale ni por asomo, el mismo reconocimiento que se obtiene cuando ganas con tu selección que con su equipo, pero este año ha sido un auténtico descalabro. Algunos, como Evan Fournier, que sí acudirá con el equipo francés, comentó que era inverosímil ver a jugadores «que nunca han estado con la selección, rechazar la invitación» y que el problema puede ser la falta de «motivación».

Sea como fuere, el Mundial de China se apróxima como uno de los más abiertos de la última década, y la importante lista de bajas hacen que hasta la todopoderosa Estados Unidos, que lleva dos citas enteras sin perder un encuentro, se tambalee a menos de un mes para el inicio.