Funestas relaciones

Funestas relaciones

DKiss apuesta mañana por la mezcla del género criminal y el romance con 'Del amor al odio', una serie basada en casos reales cuyos protagonistas no comieron perdices

JULIÁN ALÍA

El género de crimen se ha consagrado como uno de los que mejor funcionan en el canal en abierto DKiss, y no son pocos los espacios que ofrece de esta temática ('Asesinato en primera persona', 'Belleza mortal', 'La venganza de Gypsy', 'Un asesino en el trabajo'.). También los que se centran en las relaciones personales, en el amor e incluso en la infidelidad ('Una cita única', 'Bodas extraordinarias, 'Alta infidelidad'.). Y en multitud de ocasiones, ambos géneros se tocan o conviven juntos. De hecho, no es la primera vez que el canal apuesta por lo que parece una historia romántica, y que acaba tornándose en una trágica. Pero este domingo, a las 22.00 horas, sí es la primera vez que llega 'Del amor al odio', con doble capítulo.

Esta nueva serie que estrena el canal muestra casos reales de parejas en las que los celos, los triángulos amorosos, la traición o la desconfianza acaban sacando lo peor de algunos de sus protagonistas, llegando incluso a cambiar su personalidad por completo. Y es que en cada una de las entregas se cuenta la historia de una relación amorosa que tiene un final muy distinto al esperado. O al menos al común de los cuentos más clásicos. 'Érase una vez (en Hollywood)' titula Tarantino a su nueva película, que se acaba de estrenar en España, naciendo de la realidad y creando un cuento. Uno a su manera, con el asesinato de la actriz Sharon Tate en el horizonte. Y aquí, más bien lo contrario. Lo que podría parecer la típica historia del 'fueron felices y comieron perdices' tornándose en tragedia. Sin lugar alguno a la imaginación.

Fue el caso de Sherry Lee Gibson, una joven que acababa de mudarse a la ciudad de Vincennes (Indiana, Estados Unidos) para trabajar en el hospital local. Allí empezó una relación con Lindy Alton, de 25 años. Tiempo después, el 1 de marzo de 1975, los bomberos descubrieron el cuerpo quemado de Sherry en una granja abandonada. Lindy, único sospechoso en un primer momento, fue interrogado por la Policía, y dijo que había sido secuestrado y encerrado en el maletero de su coche. Y a partir de ese momento, prosigue un cúmulo de confesiones falsas, contradicciones y acusaciones que no se resolverían hasta 26 años más tarde.

Secretos y celos

Tras esta primera entrega, el canal estrena el segundo episodio, que narra lo que le sucedió a Rebecca Simpson, una mujer con una vida aparentemente perfecta. Con una familia idílica, varias casas en propiedad y un número suficiente de cifras en la cuenta bancaria como para comprarse los caprichos que se le antojasen, empezó una relación con Danny Watts, su entrenador personal, de 29 años.

Pero, tras cuatro años de romance secreto, Rebecca no estaba dispuesta a divorciarse de su marido y formar una nueva familia con Danny, como este pretendía. Con el punto y final del romance entre ambos, Danny encuentra a una madre soltera, con la que se acaba casando. Un hecho que provoca celos en Rebecca, que se acaba enfrentando a ella en público, llegando a copar las portadas de los periódicos locales. Pero ahí no queda la cosa, y decide recurrir a alguien para que ponga punto y final a la vida de quienes ya, presa de la ira, considera sus enemigos.