El creador de Bob Esponja anuncia que sufre ELA

Fotograma de la primera película de Bob Esponja. /
Fotograma de la primera película de Bob Esponja.

«Cualquiera me conozca sabe que seguiré trabajando hasta que sea posible», asegura Stephen Hillenburg

COLPISA

Stephen Hillenburg (Lawton, Oklahoma, 21-8-1961) ha anunciado una mala noticia para muchos jóvenes. «Quiero que la gente oiga directamente de mí que me han diagnositado ELA (esclerosis lateral amiotrófica)», avisó el creador del popular personaje Bob Esponja en Variety. Pero también aseguró que no quiere que nadie le reemplace en la confección de la serie. «Cualquiera que me conozca sabe que seguiré con mi trabajo en 'Bob Esponja' y con mis otras pasiones hasta donde sea posible», remarcó el estadounidense.

A Hillenburg se le ocurrió la idea de la animación cuando trabajaba en el Instituto Oceánico de Orange Country después de terminar su trabajo en 'La vida moderna de Rocko'. El personaje amarillo se convirtió en un éxito entre los más pequeños desde que Nickelodeon comenzó sus emisiones en 1999 -actualmente ha superado los 200 episodios-. «Nuestros pensamientos y apoyo están con Steve y su familia durante este tiempo difícil. Por respeto a los deseos de privacidad no haremos más comentarios sobre el brillante creados que lleva la alegría a millones de seguidores», señalaron en un comunicado desde la televisión que disfruta de su franquicia.

La cadena norteamericana ha renovado la serie para una décima y una undécima temporada, pero el universo del dibujo que vive en una piña en el fondo del mar va mucho más allá. Se ha expandido en dos películas, videojuegos y una amplia variedad de mercadotecnia que ha convertido a Bob Esponja en un personaje icónico del siglo XXI. Además, el trabajo de Hillenburg ha sido reconocido con dos premios Emmy de 17 nominaciones desde que triunfara en 1992 con 'Wormholes'.

Según Variety, el guionista sufre las primeras etapas de la ELA. La esclerosis lateral amiotrófica es una enfermedad degenerativa difícil de disgnosticas y de la que sólo sobrevive un 10 % de los pacientes una década después de que se inicie. «Mi familia y yo agradecemos el amor efusivo y el apoyo. Pedimos sinceramente que respeten nuestra privacidad durante este timpo», añadió Hillenburg, quien está casado y tiene un hijo.