Carlos Sobera ofrece zarzuela «sin chovinismo» a los más jóvenes

Treinta actores forman el elenco de Zarzuela Spanish Operette /R.C.
Treinta actores forman el elenco de Zarzuela Spanish Operette / R.C.

«Si se hiciera en La Scala de Milán tendría la misma aceptación que la ópera», asegura el presentador y empresario teatral

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

«La zarzuela no es un género chico, por más que algunos sigan empeñados en ello. Es popular, sí, pero de enorme grandeza; tanto, que si se hiciera en La Scala de Milán tendría la misma aceptación que la ópera». Lo asegura Carlos Sobera (Baracaldo, Vizcaya, 1960) presentador estelar, actor, 'showman', empresario teatral y ahora embajador de del género musical más castizo con el programa 'Zazuela Spanish Operette', empeñado en acercar al público joven los títulos más populares y conectados con los problemas de hoy en el Teatro Reina Victoria.

Su apuesta es «dar a conocer a quienes desconocen el género» clásicos como 'La Revoltosa', 'El bateo', 'La verbena de la Paloma' y 'Agua, azucarillos y aguardiente' de la mano de la Compañía Lírica Ibérica. «Hay juventud en el escenario, en la orquesta y en una propuesta escénica que conectará con unos jóvenes a los que no solo interesa el rap y el rock», asegura Sobera.

«En los tres años que llevamos al frente de este teatro hemos apostado por el talento de autores españoles y ahora del género más nuestro, pero no lo hacemos por chovinismo: lo hacemos porque está claro que la zarzuela lo merece», asegura Sobera, que avala a «un conjunto excelente» con una treintena de actores a las órdenes de José Luis Gago y una docena de músicos dirigidos por Fran Fernández Benito.

Entre platós, escenarios y despachos
Carlos Sobera. R. / G.

Carlos Sobera apadrina la temporada lírica veraniega que ofrece el Reina Victoria, el teatro madrileño que vendió en un provechoso negocio -lo compró por 7 millones de euros y lo vendió por 9,5- reservándose la gestión y programación del coqueto escenario donde está la oficina de su productora. Astro de la televisión con impecable y exitosa trayectoria, compagina la gestión cultural y otros negocios -en los que sí cosechó algún fracaso-, con la presentación de programas como 'Volverte a ver', 'Firts dates' o 'Supervivientes'. Licenciado en Derecho, fue profesor de Publicidad de la Universidad del País Vasco.

La compañía convierte durante julio y agosto al Reina Victoria, el teatro madrileño que gestiona Sobera, en una popular corrala «para que el espectador entre en el mundo castizo que la zarzuela recupera con toda su magia». Las funciones arrancan con un prólogo que traslada al espectador a esos populares patios de vecindad desde la perspectiva actual, abordado temas como los desahucios o la confrontación política.

La corta temporada se abre con 'La Revoltosa' (del 3 al 14 de julio), sainete lírico de un acto con libreto de José López Silva y Carlos Fernández Shaw y música de Ruperto Chapí. Su argumento conecta con la actualidad hablando de gentrificación. La notificación de desahucio a los vecinos pone en pie de guerra a la comunidad vecinal, en lucha para evitar que su corrala se convierta en un hotel turístico.

«Harán lo imposible para evitar que se especule con la historia del popular barrio de Lavapiés», comenta José Luis Gago, coordinador general del proyecto. «La acción transcurre en otra época, pero con puntos de vista cercanos a nuestros días, y siempre desde una versión clásica y respetuosa. Apostamos por lo clásico en lo visual, pero cuidamos las formas y los textos para satisfacer tanto al público habitual como nuevo», asegura Gago.

El Teatro Reina Victoria recibe este verano las zarzuelas más populares
El Teatro Reina Victoria recibe este verano las zarzuelas más populares / R. C.

En los prólogos se incluyen pasajes musicales de otras zarzuelas y letras adaptadas «para disfrutar del extenso y rico patrimonio musical de unas zarzuelas que deben hacerse rejuvenecidas», precisa Gago. «Si las formas de expresión conectan con el público actual y lo completas con una puesta en escena que respete una historia y aporte verdad a los personajes, tienes un producto interesante y atractivo», asegura. «Los movimientos corales y las coreografías de Alejandra Rodríguez son una apuesta diferente a las habituales», precisa Estrella Blanco, directora artística.

'El bateo (Del 17 al 28 de julio) otro sainete lírico, fue el último éxito de Federico Chueca y su única obra estrenada en el madrileño Teatro de la Zarzuela, el 7 de noviembre de 1901. La música de Chueca es un mosaico de diversos bailes, como las seguidillas, sevillanas, tangos, valses, polkas y gavotas. «Transcurre en los primeros días de la Segunda República, con personajes revolucionarios y la aparición de Antonio Machado, figura que nos ayuda a comprender el ambiente convulso de la sociedad española de aquellos tiempos», explica Gago.

Del 31 de julio al 11 de agosto llega 'La Verbena de la Paloma' con música de Tomás Bretón y libreto de Ricardo de la Vega. Es una versión clásica adaptada con otro prólogo con los protagonistas en el estreno de la zarzuela. Se agregan números musicales como el pasacalle de 'La chula de Pontevedra' o los cuplés de 'La Gatita Blanca' para retratar el Madrid de la época a traves personajes populares de cualquier barrio castizo.

Se cierra el programa con 'Agua, azucarillos y aguardiente' (del 14 al 25 de agosto), estrenada en el teatro Apolo de Madrid el 23 de junio de 1897. Con libreto de Miguel Ramos Carrión y música de Federico Chueca, llegó a las 200 representaciones.