Los monumentos cacereños incluidos en la Lista Roja se elevan de 15 a 24

A la izquierda, el pueblo abandonado de Zamarrilla; a la derecha, la ermita de San Jorge y Torre de los Mogollones (arriba); y el convento ruinoso de Garrovillas de Alconétar (abajo). /
A la izquierda, el pueblo abandonado de Zamarrilla; a la derecha, la ermita de San Jorge y Torre de los Mogollones (arriba); y el convento ruinoso de Garrovillas de Alconétar (abajo).

Hispania Nostra pide que se rehabiliten enclaves como la ermita de San Jorge, el puente de Alcántara o el castillo de Trevejo

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

La Lista Roja del Patrimonio es una triste lista compuesta por monumentos españoles que necesitan ser rehabilitados para no perderse. La elabora Hispania Nostra, una asociación fundada en 1976, de carácter no lucrativo, que tiene como objetivo la defensa, salvaguarda y puesta en valor del patrimonio cultural español. está declarada de utilidad pública.

Por desgracia Cáceres es una de las provincias que más monumentos tiene en peligro de convertirse en ruinas, y va a peor. Si en el año 2014 tenía 15 monumentos en esa lista ahora son 24. Solo hay nueve provincias que tengán más número de monumentos en peligro: Murcia, Jaén, Badajoz, Cantabria, Soria, Burgos, Palencia, Zaragoza y León.

Hay provincias como Huelva o Gerona que solo tienen un monumento en esta lista, las Islas Baleares tiene dos y solo tres edificios notables en peligro Lérida y Álava.

De la Lista Roja se puede salir si las instituciones cumplen sus deberes y reparan los desperfectos. De hecho, de los 15 monumentos cacereños en peligro hace cinco años, ha salido la ermita de San Berto o de San Bartolome, que se encuentra en Hinojal. También la ermita de Valbón de Valencia de Alcántara y el berrocal de Trujillo, cuando se quería hacer en este paraje un campo de golf con 58 apartahoteles.

Los otros 12 monumentos que estaban en peligro hace cinco años y que siguen estándolo son: la ermita de San Jorge, que está a 12 kilómetros de Cáceres; en Alcántara, el puente romano y el Palacio de los Rocos Campofrío; en Trujillo la Casa Rectoral de Santa María y la ermita de Santa Ana; en Garrovillas de Alconétar el hermoso convento de San Antonio de Padua, el convento de San Joaquín en Santa Cruz de la Sierra; la ermita del Santo Cristo de Talaván; la iglesia de Santiago en Casas de Miravete; el palacio y torre de los Pizarro de Conquista de la Sierra; el Castillo de Peñafiel en Zarza la Mayor y el castillo de Trevejo en Villamiel.

A la izquierda, el castillo de Trevejo, en Villamiel; a la derecha, el puente romano de Alcántara (arriba) y la torre de Floripes del Castillo de Alconétar (abajo).
A la izquierda, el castillo de Trevejo, en Villamiel; a la derecha, el puente romano de Alcántara (arriba) y la torre de Floripes del Castillo de Alconétar (abajo).

A esos doce monumentos, se han unido otros tantos en estos cinco años. El más reciente es la inclusión otra vez del berrocal de Trujillo, en esta ocasión por el impacto ambiental y visual-paisajístico ocasionado por un parque fotovoltaico y las líneas eléctricas de evacuación.

También se ha incluido el convento franciscano de Nuestra Señora de los Ángeles de la Bien Parada, que está ubicado en Abadía, y que se espera que pronto salga de la lista al ser ya de propiedad municipal. En Gata se encuentra en mal estado el Monasterio de Nuestra Señora de Monteceli del Hoyo; en Coria el Convento de San Francisco. En Garrovillas de Alconétar también está la fortaleza sumergida en el embalse, de donde sale de las aguas la Torre de Floripes. Otro castillo en ruinas que está en la Lista Roja es el que se encuentra en Romangordo, la fortaleza de Medina Al-Balat.

Cerca de la ciudad de Cáceres se ha colocado la Torre de los Mogollones, que está junto a la ermita de San Jorge, que lleva años en la lista, y el poblado en ruinas de Zamarrilla. En Valdesalor está el castillo de la Torrecilla, y en Torreorgaz el castillo del Cachorro. Otra fortaleza que se pide recuperar es el de Mayoralgo o Garabato que está cerca de Aldea del cano, y el castillo de Castellanos, antes de llegar a Cordobilla de Lácara.

Talaván se manifiesta para que arreglen sus ángeles malos

Vecinos de Talaván, muchos de los cuales pertenecen a la asociación 'Talaván, historia viva', se muestran indignados estos días, porque esperaban que dentro de poco la ruinosa ermita del Santo Cristo, en donde se encuentran sus famosos Ángeles Malos, iba a comenzar a estar reparada, salvando así a esta joya, única en el mundo, de la ruina.

Señalan que cuando ya tenían el proyecto y el dinero para hacer la obra de rehabilitación, han sido frenados por la Junta de Extremadura. Se manifestarán mañana domingo, 5 de mayo, a las doce y media de la mañana en la Plaza Mayor del pueblo.