140 ciclistas toman Cánovas en una atípica edición del Premio San Jorge

Participantes en la carrera, a su paso por la avenida de España. :: lorenzo cordero/
Participantes en la carrera, a su paso por la avenida de España. :: lorenzo cordero

REDACCIÓNCÁCERES.

Primero estaba previsto para el 21 de abril, pero coincidió con el Domingo de Resurrección. Después se aplazó una semana y se programó para el 28 de abril. Pero se convocaron elecciones generales. Así que este año el Gran Premio de Ciclismo San Jorge, que se celebra desde hace décadas coincidiendo con la festividad del patrón de Cáceres, ha vivido una de sus ediciones más atípicas al retrasarse su celebración hasta el mes de julio.

El calor fue, precisamente, el principal inconveniente al que tuvieron que hacer frente los participantes. Y eso que la jornada de ayer, con 34 grados de máxima, no fue de las más sofocantes. Un total de 140 corredores, según el dato facilitado por la organización, participaron en las diferentes categorías de esta prueba, que arrancó a las diez de la mañana y se prolongó hasta las dos de la tarde.

Las inmediaciones del Paseo de Cánovas se convirtieron ayer en un circuito al aire libre, que discurrió por los números pares e impares de la avenida de España, cortada al tráfico para la ocasión. La prueba también discurrió por la calle Comandante Sánchez Herrero.

«Esta carrera se lleva haciendo desde los años 50. Hubo un pequeño parón en torno al año 2000. Después se nos pidió a la Escuela de Ciclismo Cáceres Bike que la volviéramos a organizar y estamos intentando relanzarla lo máximo posible», destacaba Gerardo Gil, miembro del equipo organizativo. Ponía el acento, además, en la presencia de ciclistas procedentes de puntos como Fuenlabrada o Béjar.

Tras la competición, la entrega de premios se focalizó en la calle San Pedro de Alcántara. En este punto David Martín, presidente de la Escuela de Ciclismo Cáceres Bike, se mostraba satisfecho por la acogida de la prueba mientras destacaba la ausencia de incidentes.

Hubo pruebas para todas las edades, desde carreras dirigidas a las pequeñas promesas hasta carreras pensadas para los más veteranos. Se repartieron 1.300 euros en premios en metálico para las categorías absolutas.

En la categoría reina, dentro de la modalidad masculina, se proclamó campeón David Como, de Bicicletas Rodríguez. El segundo puesto fue para Juan Gaspar (Tany Nature), mientras que el bronce se lo llevó Moisés Dueñas (de la Escuela Ciclista Bejarana).

En la modalidad de chicas, la ganadora fue Cristina Barrado ( miembro de la asociación Francisco Pizarro), mientras que el segundo puesto se lo llevó Tamara Sánchez (MTB La Roca).