Atrio compra por 1,2 millones el palacio de la antigua sede de Carreteras de Cáceres

La delegada de Economía y Hacienda, María Luisa Martínez (izquierda), y José Polo, de Atrio, en el momento de la firma para la adjudicación provisional del palacio. ::/LORENZO CORDERO
La delegada de Economía y Hacienda, María Luisa Martínez (izquierda), y José Polo, de Atrio, en el momento de la firma para la adjudicación provisional del palacio. :: / LORENZO CORDERO

José Polo y Toño Pérez se adjudican en subasta el inmueble de la plaza de los Golfines para ampliar su oferta turística de lujo en la Ciudad Monumental

LAURA ALCÁZAR

Contento –pero no sin cierta inquietud– se mostraba ayer José Antonio Polo Criado, de Atrio Restaurante Hotel, al término de la subasta pública de bienes del Estado que tuvo lugar a las 11.00 de la mañana en la Delegación de Economía y Hacienda, en la plaza de Hernán Cortés. Y no es para menos, porque la sociedad San Mateo Hoteles S.A., de la que es propietario junto al chef Toño Pérez, se adjudicó uno de los lotes que se subastaban, en concreto, el número uno: el palacio de la antigua sede de la Unidad de Carreteras del Ministerio de Fomento, situado en la plaza de Los Golfines, que tenía un precio de salida de 1.144.309 euros.

La subasta pública de este inmueble, junto a otros 18 repartidos por toda la provincia, se publicó en el Boletín Oficial del Estado el pasado 10 de abril, y los interesados en hacerse con él han dispuesto de un mes para registrar sus pujas. Lo han hecho a través del proceso de subasta a sobre cerrado, es decir, los postores incluyen en dicho sobre un documento con la cifra que están dispuestos a pagar por el bien público.

San Mateo Hoteles S.A. presentó su propuesta el último día, con una oferta económica de 1.210.000 euros, que fue revelada en el transcurso de la apertura de sobres. Fue la única oferta que se registró, convirtiendo, por tanto, a los dueños de Atrio en propietarios provisionales de un edificio más en la Ciudad Monumental, que les servirá para ampliar su oferta turística de lujo.

Esta adjudicación es provisional. Será definitiva cuando los interesados reciban por teléfono o correo electrónico una notificación ministerial de adjudicación a su favor. A partir de ese momento, la legislación marca un mes de plazo para que los adjudicatarios hagan efectivo el ingreso del dinero y elijan notaría en Cáceres donde escriturar el inmueble. Para participar en la subasta, Atrio ha tenido que depositar unos 57.000 euros como garantía, el 5% del precio de salida.

El Ministerio de Hacienda entregará el edificio en su estado actual de conservación y los compradores renuncian, por ley, al derecho de saneamiento «por defectos o vicios ocultos». Tampoco podrán hacer reclamaciones posteriores sobre su estado, una vez que lo hayan recibido.

Con esta nueva adquisición, los inquietos empresarios cacereños afianzan su empeño personal de impulsar una oferta turística de alta calidad en la Ciudad Monumental, desde el lujoso sello gastronómico y hotelero que es Atrio.

Polo, a cargo de la parte financiera del negocio, fue quien asistió a la apertura de sobres, y el primero de los socios en saber que se quedaban el palacio. «Vinimos el último día, estaba dispuesto a poner 400.000 euros más que me dejaban la economía absolutamente destrozada», relataba a HOY instantes después de rubricar la adjudicación. «No sabíamos si era el momento. A última hora bajé el precio y me ha salido bien», decía satisfecho.

Un garaje en Cáceres, una casa en Jerte y joyas

El Ministerio de Hacienda también sacó ayer a subasta pública una plaza de garaje y un trastero en el número 12 de la avenida Virgen de la Montaña de Cáceres. El lote recibió dos ofertas económicas fue adjudicado por 20.002 euros. Quedaron desiertos, sin embargo, un piso en la avenida Antonio Hurtado, otro en la calle Viviendas de Caminero y un solar en la avenida Juan Pablo II.
En Jerte, un pujador se hizo con una vivienda unifamiliar de más de 1.600 metros cuadrados con una oferta –la única presentada– de 63.420 euros. Y en Villanueva de la Sierra se adjudicó una finca rústica que recibió dos propuestas de 220 euros cada una. En el apartado de bienes muebles, en su mayoría de joyas que provienen de personas que fallecen sin herederos, se adjudicó por 921,65 euros una pareja de mecheros en plata y oro y broches de piedras. No se adjudicaron otros solares y fincas repartidos por la provincia, y cuatro lotes más de joyas.

'Hamman' y gimnasio

Sobre el uso que darán al edificio, valoran nuevos servicios de alto 'standing' que complementen al Relaix Chateaux de San Mateo y a las suites proyectadas junto a éste, en la Casa Paredes. «Estos días no queríamos hacernos pajaritos en la cabeza por si no salía. Pensábamos qué podíamos hacer y tenemos que ir viéndolo poco a poco. Yo le decía a Toño que necesitamos un 'hamman' (baños árabes) y un pequeño gimnasio», avanzaba. Tampoco descartan habilitar un espacio para reuniones en la última planta del edificio. «Poner algo bonito arriba, con vistas a Santa María y a Golfines, realmente sería algo muy especial». «En el centro de la ciudad –añadía– que no tienes que coger el coche y te da grandes posibilidades de hacer cosas». Y es que su emplazamiento, en el corazón de la Parte Antigua, ha sido decisivo para que se animaran a pujar. «Nos gustó la situación, y también que no tiene protección y por dentro puedes hacer lo que quieras».

Antes de materializar este nuevo proyecto, que primero tiene que solventar escollos burocráticos, como su cambio de uso –ahora es institucional–, el 'tándem Atrio' espera culminar el próximo año las doce suites que albergará la Casa Palacio de los Paredes. «La obra va muy bien, y la casa está preciosa pero están saliendo piezas arqueológicas que hay que datar y fotografiar», precisaba. «Son cosas interesantes porque estamos metiéndonos en la historia de una casa de finales del siglo XIII».

Turismo

Sobre el repunte turístico que ha experimentado Cáceres, Polo lo tachó ayer de ser «de medio pelo». A su juicio, «hay que revisar todo, no es una cuestión de números, sino de calidad, y de saber cuál es el modelo de turismo y de ciudad que queremos». «Encontrarme una ciudad llena de gente –prosiguió–, que no permite ver nada, que ensucia, no gasta nada, no se compra una patatera, viene y se va, no es precisamente mi modelo de ciudad». Igual de crítico se mostró con Womad, del que dijo que «hay que hacer una revisión muy seria de lo que era y de la imagen que da en la ciudad».

Un palacio de los sesenta en el corazón medieval

La antigua sede de Carreteras que subastó ayer la Delegación de Economía y Hacienda es una finca urbana de 561 metros cuadrados situada en el número 6 de la plaza de Los Golfines de Cáceres, con una superficie construida, según figura en el Catrasto, de 1.800 metros cuadrados.

El edificio data de los años sesenta del siglo XX, pero su construcción en piedra y su aspecto señorial hacen que no desentone entre sus vecinos. En esta privilegiada ubicación, junto a la plaza de Santa María, están los emblemáticos palacios de Los Golfines de Abajo, que acoge la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, y el de la Diputación Provincial. Y lindando con el inmueble adquirido por Atrio, en la plaza de San Jorge, la Casa Palacio de los Becerra, sede de la Fundación Mercedes Calles Carlos Ballestero.

De estética sobria, con puertas y ventanas adinteladas, y blasones en su parte más alta, el edificio se distribuye en cuatro plantas. La fachada principal mira a la plaza de Los Golfines, un espacio abierto y zona de paso para quienes inician su visita a la Ciudad Monumental desde el Arco de la Estrella, cruzando Santa María y pasando por aquí para encarar desde San Jorge la subida a San Mateo y Las Veletas.

El uso del palacio está catalogado de institucional, de ahí que los propietarios necesiten una modificación en el Plan General Municipal (PGM) para destinarlo a otros fines. Trámite que pasará primero por la Comisión de Urbanismo y después por el Pleno. Y que, según José Polo, «llevará su tiempo». «Ahora hay que empezar a verlo técnicamente para la modificación, pero nos gusta hacer las cosas legalmente, y no sé si eso puede llevar uno o dos años», estimaba.

El Ministerio de Fomento sacó a concurso su rehabilitación en 2011 pero la crisis económica acabó con el proyecto. El Consorcio Cáceres Ciudad Histórica propuso en 2016 destinarlo a viviendas o uso hotelero para revitalizar el casco viejo pero la propuesta era incompatible con el PGM.